La cruda realidad

Publicidad

Este articulo viene a cuento de un intercambio de pareceres con mi amigo Armando. Emigrante, sobreviviente a cincuenta primaveras, nacionalizado en el estado español y residente en este “maravilloso” conglomerado de naciones, desde hace unos ocho años.

Lleva Armando cuatro años trabajando como comercial, con contrato mercantil, sin seguridad social y a comisiones. Invirtiendo horas y horas en su trabajo y sacándose un jornal de miseria con el que poder sobrevivir. Tiene repartidos tropecientos curriculums y acudiendo a entrevistas de trabajo unas cientos de veces.

Años atrás, &nbsp cuando teóricamente la economía estaba boyante (boyante para la clase burguesa, que acumuló dinero a espuertas), ya solo conseguía trabajos precarios y mal pagados, debido a su edad.Y actualmente con la crisis (una más, de las que lleva implícito el funcionamiento en este sistema económico capitalista), no os quiero ni contar.

Sé, de su valentía y esfuerzo constante, para salir de la situación económica precaria en que se encuentra. De su no desfallecimiento y de su afán encomiable de superación.Sé del tiempo y estudio que invierte , en sus pocas horas libres, en la preparación de unas oposiciones como única salida al problema que comporta su edad, para el mercado laboral.Lo he visto siempre ilusionado y sin tirar la toalla nunca.Pero esta semana me lo encontré, con semblante decaído, rostro cansado y espíritu rendido. Me contaba que había acudido a los flamantes sindicatos vende-obreros de UGT y CCOO, demandando información y ayuda para la cuestión suya de las oposiciones. Recibió cantidad de buenas palabras y datos sobre temarios y concursos de oposición, y para finalizar se le derivó a una academia particular, donde miren ustedes la casualidad, el director-gerente de la misma, es un alto cargo burocrático del sindicato, a nivel local. Estuvo acudiendo a la citada academia, cerca de un año, pero había tenido que dejarlo por imposibilidad para seguir pagando las clases.Dias antes de dejarlas, el señor director-gerente, a bordo de su deslumbrante BMW, le comentaba, “ que la única salida a la coyuntura económica del estado español, residía en que se copiara el modelo chino, consistente en largas jornadas de trabajo y salarios bajos, para que así, las mercancías de este estado fueran competitivas y se vendieran por todo el mundo”. Invento este, que ya se llevó a término, en la Alemania nazi de los años treinta, donde se anularon todas las organizaciones obreras, para desmontar cualquier posible resistencia por parte de la clase obrera, mediante decretos, leyes, represión, asesinatos y cárcel.Vamos, situaciones de flagrante esclavitud para la clase trabajadora.

Y esto lo argumenta y defiende un alto cargo de un sindicato, teóricamente obrero, valiente sinvergüenza e hipócrita redomado, el susodicho elemento. Claro está, que a&nbsp este individuo no le faltarán los ingresos, via sindicato ( financiado y comprado con subvenciones públicas ) y via negocio privado, donde siempre acudirán los alumnos clientes derivados desde el sindicato.

Con todo este panorama, comprendo el desencanto de mi amigo Armando.

Me siguió comentando, que actualmente, él, solo se jugaría la vida y movería algún dedo, por sus nietos, hijos y pareja. Le pregunté, si se viera apoyado, ayudado y solidarizado por una organización obrera de clase, cambiaría su actitud. Me confesó, iluminándosele los ojos, que siendo así, él seria el primero en salir a la calle a defender y luchar por sus derechos y los de sus hermanos de clase. Que volverían a renacer en él, las esperanzas y anhelos por una sociedad más justa e igualitaria, y que viendo que existían compañeros que apostaban y se la jugaban por él, él no faltaría a los compromisos de su clase social.

Honestidad y solidaridad de clase compañeros, esas son las palabras y ese es el camino, que nos llevará indefectiblemente a conquistar un mundo nuevo, más igualitario, más democrático y más feliz, para con la raza humana.

Publicidad

También podría gustarte

Publicidad

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More