La crispación: una poderosa herramienta de manipulación

Publicidad

Por MSNoferini

Que llevamos unos cuantos años instalados en una constante crispación social y política es innegable, y decir que los principales responsables los hemos de buscar entre nuestra clase política y buena parte de los medios de comunicación no es desvelar nada nuevo. El promover la crispación, con mayor o menor justificación, no es patrimonio exclusivo de ciertos ideales políticos, sociales o líneas editoriales (ya que no pocas veces algunos parecen querer otorgarle erróneamente la exclusividad a la izquierda) pues aunque la crispación puede ser espontanea ante determinados hechos o circunstancias –como ocurrió y ocurre desde el inicio de eso que vino a llamarse “crisis”- o provocada, en ambos casos siempre encontraremos una parte interesada en favorecerla, buscando rédito a ella.

Tal como recordaba el periodista Joaquín Estefanía en una reciente entrevista para el programa el Intermedio, el Partido Popular fue el primero tras la dictadura franquista en promover la crispación en la última etapa de Felipe González, con un tal José María Aznar al frente del partido, como efectiva arma política contra el Gobierno del PSOE.

Tal vez todos/as tengamos nuestra pequeña parte de corresponsabilidad en haber inflado el suflé de la crispación, pero lo peligroso no es lo que pueda escribir uno o cien mil ciudadanos anónimos a título personal en las redes sociales sino los poderes y medios que difunden cierta información y crean el clima adecuado de confrontación para sacarle provecho.

Entiendo que en la última legislatura de M.Rajoy hubo mucha de esa crispación espontanea ante una inaceptable situación de un Gobierno corrupto que se preocupaba de legislar más en favor de los poderosos que en buscar soluciones a la grave situación económica y de desprotección social que vivían millones de personas en este país, y que utilizó y potenció el conflicto catalán para tapar sus miserias. Pero lo que se está viviendo en los últimos meses, potenciado por la gran cantidad de medios de ideales ultraconservadores, neoliberales, y que parecen haberse arrogado el cometido de ser los garantes de la sacrosanta unidad de la patria, es de tal gravedad que está llevando al renacer de unos peligrosos ideales que creíamos muertos y enterrados a una mayor profundidad de la que se encuentra enterrado cierto dictador en su lúgubre cripta.

La fuerza que parece estar cogiendo el partido de extrema derecha VOX, el peligroso escoramiento del PP y Ciudadanos hacia esos mismos postulados –o tal vez dejando ver su verdadera cara-, la inaceptable proliferación de actos de nostálgicos de la criminal dictadura franquista, capaces de patear a mujeres indefensas que osaron plantarles cara armadas con su simple desnudez, y todo potenciado por no pocos medios de comunicación –esos que denominamos como caverna mediática-, deberían llevarnos a la siguiente reflexión: ¿qué futuro nos aguarda como país si una parte importante de la población apoya y aprueba los ideales que parecen defender la incorruptible y cada vez más extremista derecha española?

MSNoferini

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More