La crisis global vista por Naomi Klein y Angela Davis

Angela Davis y Naomi Klein participan en una charla organizada por ‘The Rising Majority’, una coalición antirracista y anticapitalista de organizaciones y movimientos, para evaluar colectivamente este momento y buscar soluciones concretas para esta crisis sin precedentes.

Publicidad

“Hace 15 años que las personas manteras seguimos unidas manteniendo la lucha por los derechos humanos. A pesar de que la policía nos persigue, los políticos nos utilizan y los medios nos criminalizan, a pesar de sobrevivir con 200 euros al mes, si hay suerte. Durante este tiempo pasado en la vulnerabilidad hemos vivido algunos aprendizajes que queríamos compartir por si hoy os pueden ser de ayuda a vosotras. Aprendizaje #1: La creatividad es revolucionaria. Os animamos a usar vuestra creatividad para pensar cómo podemos cambiar nuestro modelo de vida y poner en el centro a las personas cuando el virus pase. Aprendizaje #2: Compartir el dolor. (…) Al final, vulnerables en mayor o menor medida, lo somos casi todas. Que hablen las mujeres, las personas que aman diferente, las ancianas, las trabajadoras del hogar, las cajeras de supermercado que no ganan ni para pagar el alquiler (…) No nos une el dolor sino la respuesta al dolor”.

El 3 de abril Top Manta, la marca de ropa impulsada por algunas personas del Sindicato de Vendedores Ambulantes de Barcelona, empezó a compartir en su cuenta en Instagram algunos aprendizajes para enfrentarnos al momento de emergencia que estamos viviendo y a la crisis que seguirá.

Mientras Top Manta regalaba sabiduría a quien la quisiese recoger, al otro lado del mundo, en una charla online en directo, Angela Davis y Naomi Klein también compartían sus ideas sobre cómo fortalecer los movimientos sociales en la época del coronavirus. Muchas personas conocen estas dos líderes, la primera siendo una activista, filósofa, escritora y educadora feminista afrodescendiente estadounidense de reputación internacional y la segunda una escritora, activista y cineasta canadiense conocida por sus críticas al capitalismo y a la globalización corporativa.

Como si hubiera un hilo rojo a enlazar estos discursos, Angela Davis al final de la charla compartía el deseo de crear conversaciones globales que involucren a personas de África, de América Latina, de la India, convencida de que, para un cambio profundo, tenemos que aprender de la gente que viene de otras vivencias, de otras partes del mundo y que busca abordar esta crisis de manera creativa.

Thenjiwe McHarris, moderadora de la charla organizada por The Rising Majority y activista de Amnesty International, afirma que es necesario amplificar el poder colectivo para poner en marcha una democracia transformadora a través de una visión feminista y antirracista que ayude a un cambio estructural real y profundo de las políticas de izquierda.

Está claro que este momento de emergencia es complicado y peligroso, pero también pone en evidencia el porqué necesitamos una visión diferente. Hoy más que nunca estamos viviendo una situación que lleva consigo la posibilidad de levantar demandas poderosas y audaces para construir el movimiento que la gente y el planeta se merecen.

“Esta conversación –sigue McHarris– nos permite entrar realmente en una evaluación colectiva de lo que es este momento (…) Empezando por Naomi Klein, me gustaría preguntar cuál es su evaluación de esta crisis sin precedentes y qué nos dice sobre los fracasos y las amenazas de las soluciones capitalistas a este desastre”.

“La respuesta rápida a esta pregunta –empieza Klein– es que el capitalismo es el desastre porque esta crisis está generada por él. (…) Si nos alejamos para ver la imagen completa lo que veremos es que nuestro sistema económico, que (…) se basa en la voluntad de sacrificar la vida en el interés del beneficio (…), ha generado las precondiciones para que esta crisis sea aun más profunda, debilitando nuestro sistema inmunitario colectivo y generando las condiciones para que el virus corra desenfrenado”.

Naomi Klein: «El capitalismo es el desastre porque esta crisis está generada por él»

Está claro para Naomi Klein que el sistema sanitario privado de Estados Unidos, la demolición de la sanidad pública en Inglaterra e Italia a causa de los recortes económicos de los años pasados, así como la denigración constante del trabajo de los cuidados o de los servicios básicos (preparar comida, meterla en cajas, distribuirla), no solo está facilitando la difusión del virus sino que vuelve a poner en evidencia el oportunismo de las corporaciones que, en lugar de contestar a la pregunta ¿cómo podemos salvar vidas?, buscan estrategias para aumentar sus propias riquezas y sus propios intereses.

Sigue Klein: “Ya sabemos lo que están haciendo: están empujando su lista de deseos en nombre de `la crisis´. Y no tenemos que olvidar los ataques explícitos contra nuestra democracia (…). Viktor Orban, en Hungría; Jair Bolsonaro [presidente de Brasil], Benjamin Netanyahu [primer ministro de Israel], Trump [presidente de Estados Unidos], todos ellos están tomando poderes extras para vigilarnos y, en el caso de Orban y Netanyahu, lo han hecho con decretos legislativos sin plazo de vencimiento”.

Y si esto es lo que pasa en Italia, Estados Unidos e Inglaterra –añade Davis–, ¿qué es lo que está pasando en Palestina, en Kurdistán -especialmente en el Kurdistán sirio– o en otras poblaciones que siempre han estado bajo diferentes formas de represión? ¿Qué es lo que está pasando en las cárceles de todo el mundo?

“Si ha habido tanta preocupación por la gente que estaba confinada en los cruceros –afirma Angela Davis –, donde una rápida trasmisión y contagio es inevitable pues, por supuesto, tendríamos también que preocuparnos aún más por las personas que están en la cárcel o en los centros de detención de inmigrantes. En primer lugar, las personas que están en la cárcel, por lo general, se quedan por un período de tiempo bastante corto: tal vez un mes, seis meses. Sin embargo, en las condiciones actuales, una sentencia de tres meses puede equivaler a una pena de muerte (…). Muchas organizaciones como Critical Resistance, No New Jails, All Of Us or None, Transgender Gender-Variant & Intersex Justice Project han exigido que muchos prisioneros sean liberados (…) Estamos exigiendo especialmente la liberación inmediata de los ancianos, pero, claro, cuando consideramos el hecho de que el encarcelamiento acelera el envejecimiento, si hablamos de ancianos, tenemos que pensar en personas mayores de 50 años. Y sé que la mayoría de las personas que tienen 50 años no necesariamente se consideran viejas en el llamado ‘mundo libre’, pero ese no es el caso tras las rejas. También se está pidiendo la liberación de todos los niños que están en centros de menores y de todas las personas que están a la espera de juicio. La liberación tiene que suceder y no solo por el bien de los que están detrás de las barras sino por la salud de todas las personas. Y luego, aunque logremos sacar de la cárcel a un gran número de gente, tenemos que pensar que tendrán solo la calle para refugiarse. Se da por hecho que las personas tienen casas, tienen dinero para la comida y también los medios para estar en contacto las unas con las otras. Muchas no tienen acceso a estos lujos. Así que esta situación debería hacernos pensar también en como obtener vivienda y comida accesibles y gratuitas”.

Teniendo más clara la situación dibujada por Klein y Davis, según McHarris, haría falta saber qué es lo que se requiere concretamente de los movimientos en este momento.

Para Klein hay mucho que hacer especialmente porque estamos solo en las primeras etapas de esta tremenda crisis. Si hubiera sido por Trump o por Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido, se hubiesen dejado las personas ancianas morir silenciosamente para así solucionar el problema. Pero gracias a los viajes geográficos del virus, que ha llegado a golpear partes del mundo que tienen un tejido social fuerte –como por ejemplo Italia y España– estos líderes han sido forzados a tomar decisiones diferentes. Su estrategia es rápida porque temen –afirma Klein– que las personas exijan precisamente lo que Angela Davis comentaba: vaciar las cárceles, exigir que todas tengan una casa y acceso a la comida, alcanzar un “acuerdo verde” por el bien del planeta. Y puntualiza: “En esta crisis nos encontramos en una posición mejor que la última vez en 2008, cuando la economía global colapsó y teníamos muy claro que nos estaban obligando a pagar para salvar a los banqueros. Ocupamos las plazas y dijimos que no, y sé que hay personas que nos están escuchando desde el Sur de Europa y que fueron parte de este movimiento (…) pero entonces no empujamos nuestras propuestas con el coraje y con la fuerza suficiente. Esto es lo que tenemos que hacer ahora. (…) Es una carrera contra el tiempo”.

Por otro lado, Davis sostiene que mucha gente se está dando cuenta de que el capitalismo no está equipado para servir verdaderamente las necesidades de las personas: “La razón por la que existe esta crisis sanitaria es precisamente por el proceso de privatización que comenzó en los años 80, que es la misma época que vio el nacimiento del complejo industrial carcelario. Los hospitales ahora operan en gran medida bajo el mandato de ganancias del capital… y las camas vacías no son rentables. Creo que la gente tiene la capacidad de darse cuenta de que la asistencia sanitaria no tiene que ser comprada y vendida como si fuera una mercancía o que la gente no tiene que estar en la cárcel solo por el hecho de que no hay lugar para ella en la economía actual”.

«El racismo es una cuestión feminista. La falta de vivienda es una cuestión feminista. La abolición de las prisiones es una cuestión feminista»

Angela Davis no olvida mencionar que la crisis está revelando la naturaleza del capitalismo racial que impulsa, a través de las instituciones, un racismo estructural contra el cual es necesario organizarse desde una perspectiva feminista. Y explica: “El racismo es una cuestión feminista. La falta de vivienda es una cuestión feminista. La abolición de las prisiones es una cuestión feminista (…) Las personas que están en el centro de esta crisis y en primera líneas son mujeres. Mujeres de todos los orígenes raciales y étnicos, mujeres pobres, mujeres trans, especialmente en los países del hemisferio sur”. No olvida mencionar a las personas que están padeciendo violencia machista y maltrato infantil y que están obligadas a pasar las 24 horas con sus abusadores sin poder entrar en contacto con quienes son sus “salvavidas” y acaba afirmando que la pandemia es una oportunidad para construir una organización que mejora la idea de una solidaridad internacional.

Y si de alguien podemos aprender, añade por su parte Klein, es del poder transformador de la crisis de Argentina en 2001, cuando ella misma asistió a la reconversión de las fábricas abandonadas en cooperativas de trabajadores. “Si no queremos terminar en un mundo donde Jeff Bezos [dueño de Amazon] será el último hombre vivo en esta Tierra, lo trabajadores que están trabajando en negocios que se están cerrando tienen que saber que pueden hacerse cargo, por derecho, de estos sitios y transformarlos en cooperativas”, afirmó.

Klein no olvida poner en la mesa otra cuestión importante: el derecho al acceso global a internet, que ahora mismo está en manos de unas pocas corporaciones. “Cuando hablamos de represión y hablamos de respuestas autoritarias a esta crisis, eso incluye la capacidad, desafortunadamente, de cerrar unilateralmente nuestras plataformas (…) Hay que ser capaces de encontrarse sin el permiso de Mark Zuckerberg [dueño de Facebook]. Necesitaremos todas las herramientas de las que hemos hablado: (…) las huelgas de renta, las huelgas de deuda, tal vez incluso una huelga general”.

Según Davis estamos obligadas a vivir dentro de los límites de los Estados-nación, pero los Estados-nación ya no funcionan para mejorar nuestras vidas. De hecho son cada vez más obsoletos y, por esta razón, está convencida que este tipo de conversaciones internacionales y globales tendrían que pasar cada vez más y concluye: “Tenemos que crear formaciones duraderas que nos ayuden a alejarnos de este monstruo capitalista hacia un futuro mejor”.

Fuente: Diario en Femenino

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More