La Contrarrevolución de las ONG en USA: La Revolución de Color Americana

Publicidad

Si queréis ver como se encauza una rebelión para que no llegue ni ahora ni nunca a revolución no os perdáis este post. Aunque hiriente, es una triste realidad que vivimos día a día. Con las mismas técnicas con que crearon a Juan Guaidó y alimentaron tantas oposiciones golpistas han cooptado el movimiento de resistencia negra y lo han usado en su propio beneficios.

Hasta que no nos deshagamos de la lacra del dinero fácil, los liderazgos y establezcamos una sólida ideología que deflecte las interferencias del capital en forma de financiación y sobornos, promoviendo la acción solidaria, o más aún, símplemente altruista, ambas anticapitalistas, estaremos en las garras de aquellos que nos quieren usar para sus propios fines. ¿Es posible desprenderse de sus manipulaciones? Si!

Salud! PHkl/tctca

________________

Traducción tarcoteca – America’s Own Color Revolution – Global ResearchGlobal Research – Centre for Research on Globalization 17.6.2020 por F. William Engdahl

Revolución de Color es el término utilizado para describir una serie de operaciones de Cambio de Régimen lideradas por la CIA y notablemente efectivas utilizando técnicas desarrolladas por la RAND Corporation [agencia privada de espionaje], ONGs «pro democráciticas» y otros grupos desde la década de 1980. Fueron burdamente utilizadas para derrocar al régimen comunista polaco a fines de la década de 1980 [Lech Walesa y el sindicato Solidaridad]. A partir de ahí, las técnicas fueron refinadas y utilizadas, junto con considerables sobornos, para derrocar al régimen de Gorbachov en la Unión Soviética.

Para cualquiera que haya estudiado esos modelos de cerca, está claro que las protestas contra la violencia policial lideradas por amorfas organizaciones con nombres como Black Lives Matter o Antifa son producto de algo más que una indignación puramente moral espontánea. Cientos de miles de jóvenes estadounidenses están siendo utilizados como ariete para no solo derrocar a un presidente de EEUU, sino también en el proceso, las estructuras del orden constitucional.

Si dejamos a parte la emisión del vídeos que muestran a un policía blanco de Minneapolis estrangulando con su rodilla en el cuello de un hombre negro, George Floyd, y observamos lo que ha sucedido en todo el país desde entonces, está claro que ciertas organizaciones o grupos estaban bien preparados para instrumentalizar el horrible evento y avanzar su propia agenda.

Las protestas desde el 25 de mayo a menudo comenzaron pacíficamente solo para ser copadas por actores violentos bien entrenados. Dos organizaciones han aparecido habitualmente en relación con las protestas violentas: Black Lives Matter y Antifa (EEUU). Los vídeos muestran a manifestantes bien equipados vestidos con uniformes negros y enmascarados (no por protegerse del coronavirus), destrozando coches policiales, incendiando cuarteles, rompiendo escaparates con tuberías o bates de béisbol. Es evidente el uso de Twitter y otras redes sociales para coordinar ataques sorpresa y masivos desde las «multitudes que protestan».

Lo que se ha desarrollado a partir del incidente desencadenante de Minneapolis se ha comparado con la ola de disturbios y protestas de los guetos principalmente negros en 1968. Viví esos eventos en 1968 y lo que se está desarrollando hoy día es muy diferente. Se compararía mejor con la revolución de color yugoslava que derrocó a Milosevic en 2000.

 

Gene Sharp: ‘Esquema’ para derrocar un régimen

En el año 2000, el Departamento de Estado de EEUU, ayudado por su National Endowment for Democracy (NED) [la CIA política] y algunos agentes designados por la CIA, comenzaron a entrenar en secreto a un grupo de estudiantes universitarios de Belgrado dirigidos por un grupo de estudiantes llamado ‘Otpor!’ (¡Resistencia!). La NED y sus diversas ramas fueron creadas en la década de 1980 por el jefe de la CIA, Bill Casey, como una herramienta secreta de la CIA para derrocar a regímenes específicos en todo el mundo bajo la apariencia de ser una ONG de derechos humanos [igual que hicieron en los 50-60s con las ‘compañías de frutas’ en el caribe]. De hecho, obtienen su financiación del propio Congreso y de la USAID.

En la desestabilización Serbia en 2000 por medio de Otpor!, la NED y el embajador de los Estados Unidos en Belgrado Richard Miles seleccionaron y capacitaron a un grupo de varias docenas de estudiantes, dirigidos por Srđa Popović, utilizando el manual, ‘De la dictadura a la democracia’, traducido al serbio, del difunto Gene Sharp y su Albert Einstein Institution. En un prologo sobre los eventos en Serbia, el Washington Post escribió: «Los consultores financiados por Estados Unidos jugaron un papel crucial tras las bambalinas en prácticamente todas las facetas de la lucha opositora, realizando encuestas de seguimiento, capacitando a miles de activistas de la oposición y ayudando a organizar un recuento de votos paralelos de vital importancia. Los contribuyentes estadounidenses pagaron 5.000 latas de pintura en aerosol utilizadas por los activistas estudiantiles para pintar graffitis anti-Milošević en las paredes de Serbia».

Escuadrones de activistas entrenados se desplegaron en protestas para hacerse con manzanas enteras de la ciudad con la ayuda de «cascos inteligentes» que incorporaban pantallas de vídeo que les daba una visión instantánea de su entorno. Bandas de jóvenes que convergían en intersecciones específicas en comunicación constante por teléfonos móviles y superaban a la policía. El gobierno de los Estados Unidos gastó unos $ 41 millones en la operación. Los grupos de estudiantes fueron entrenados en secreto en las técnicas del manual Sharp para organizar protestas que se burlaban de la autoridad de la policía, demostrando que eran torpes e impotentes contra los jóvenes manifestantes. Profesionales de la CIA y el Departamento de Estado de EEUU los guiaron detrás de la escena.

La revolución del color de Otpor! fue el modelo refinado y desplegado en 2004 como la Revolución Naranja de Ucrania con bufandas con logotipos y colores, y en 2003 en Georgia como la Revolución Rosa [o la creación de Juan Guaidó]. Más tarde, la secretaria de Estado Hillary Clinton utilizó el mismo Esquema para lanzar la Primavera Árabe. En todos los casos, el NED estuvo involucrado junto con otras ONG, incluidas las Fundaciones Soros.

Después de derrotar a Milosevic, Popovic estableció un centro global de capacitación para la ‘Revolución del color’, CANVAS, una especie de consultoría comercial con fines de lucro para la revolución, y estuvo presente personalmente en Nueva York trabajando supuestamente con Antifa durante el Occupy Wall Street, donde también se informó que participaba el dinero de Soros.

 

Antifa y BLM

Las protestas, disturbios, acciones violentas y no violentas que se extienden por Estados Unidos desde el 25 de mayo, incluido un asalto a las puertas de la Casa Blanca, comienzan a tener sentido cuando entendemos el Manual de la Revolución de Color de la CIA.

El impacto de las protestas no sería posible si no fuera por una red de funcionarios políticos locales y estatales dentro del Partido Demócrata que prestaron apoyo a los manifestantes, incluso hasta el punto en que el alcalde demócrata de Seattle ordenó a la policía abandonar varias manzanas en el corazón del centro para su ocupación por manifestantes [la CHAZ o Capital Hill Autonomous Zone].

En los últimos años, porciones importantes del Partido Demócrata en los Estados Unidos han sido tomadas en silencio por lo que se podría llamar candidatos radicales de izquierda [lo que en España se denominaría derecha moderada tipo PP]. A menudo ganan elecciones con el respaldo activo de organizaciones como Democratic Socialists of America  [DSA] o Freedom Road Socialist Organizations [FRSO]. En la Cámara de Representantes de EEUU, la vocal de los nuevos representantes en torno a Alexandria Ocasio-Cortez (D-NY), Rashida Tlaib y el Representante de Minneapolis, Ilhan Omar, son todos miembros o están cerca de los Socialistas Democráticos de América. Claramente, sin funcionarios locales demócratas simpatizantes en ciudades clave, las protestas callejeras de organizaciones como Black Lives Matter y Antifa no tendrían un impacto tan determinante.

Para comprender mejor cuán serio es el movimiento de protesta actual, deberíamos ver quién ha estado invirtiendo millones en BLM. El Antifa es más difícil debido a su forma explícita de organización anónima. Sin embargo, su Manual online recomienda abiertamente que las «células» locales de Antifa se unan a los capítulos de BLM.

 

Sigue al dinero: FRSO

BLM comenzó en 2013 cuando tres amigas activistas crearon el hashtag #BlackLivesMatter para protestar por el asesinato de un adolescente negro desarmado, Trayvon Martin, por un vigilante de edificios hispano y blanco, George Zimmermann. Alicia Garza, Patrisse Cullors y Opal Tometi estaban todas conectadas y financiadas por grupos de calle vinculados a algo llamado Freedom Road Socialist Organization, una de las cuatro organizaciones radicales de izquierda más grandes en los Estados Unidos formada a partir de algo llamado New Communist Movement disuelto en la década de 1980.

El 12 de junio de 2020, la página web de la organización socialista Freedom Road dice: “¡Ahora es el momento de unirse a una organización revolucionaria! Únete a la Organización Socialista Freedom Road … Si has estado en las calles las últimas semanas, hay muchas posibilidades de que hayas estado pensando en la diferencia entre el tipo de cambio que este sistema ofrece y el tipo de cambio en este país necesidades. El capitalismo es un sistema fallido que se nutre de la explotación, la desigualdad y la opresión. La administración reaccionaria y racista de Trump ha empeorado la pandemia. La crisis económica que estamos experimentando es la peor desde la década de 1930. El capitalismo monopolista es un sistema moribundo y necesitamos ayuda para acabar con él. Y eso es exactamente para lo que trabaja la Organización Socialista Freedom Road”.

En resumen, las protestas por el asesinato policial de un hombre negro en Minnesota se están utilizando para pedir una revolución contra el capitalismo. FRSO es un paraguas para docenas de amorfos grupos, incluidos Black Lives Matter o BLM. Lo interesante de las autodescritas raíces marxistas-leninistas de la Freedom Road Socialist Organization (FRSO) no es tanto su política de izquierda como su propio financiamiento a partir de un grupo de fundaciones bien dotadas y exentas de impuestos.

Alicia Garza, de BLM, también es miembro o ejecutiva de cinco grupos distintos de Freedom Road, que incluye el cargo de presidenta de la Junta de Right to the City Alliance 2011 (RCA), miembro de la Junta de la Escuela de Unidad y Liberación (SOUL), de People Organized to Win Employment Rights (POWER ), Directora de Forward Together (FT) y Proyectos Especiales de la Alianza Nacional de Trabajadoras Domésticas (DNA).

La Right to the City Alliance RCA obtuvo $ 6.5 millones entre 2011 y 2014 de varias fundaciones exentas de impuestos tradicionales, incluida la Fundación Ford ($ 1,9 millones), de las dos principales exenciones de impuestos de George Soros, Open Society Foundations, y la Foundation to Promote Open Society por $ 1.3 millones. También de la Kellogg Foundation relacionada a los al copo de maíz $ 250.000, y curiosamente, de la Ben & Jerry’s Foundation (compañía de helados) por $ 30,000.

Garza también obtuvo importante financiación de la fundación como Directora Ejecutiva del frente de FRSO, POWER, donde el ex «Zar de Trabajos Verdes» de Obama, Van Jones, un autodenominado «comunista» y también «nacionalista negro ruidoso», ahora con CNN, estaba en el consejo. Alicia Garza también presidió la Right to the City Alliance, una red de grupos activistas que se oponen a la gentrificación urbana. Ese frente, desde 2009, recibió $ 1,3 millones de la Fundación Ford, así como $ 600.000 de las fundaciones Soros y nuevamente, Ben & Jerry’s ($ 50.000). Y el SOUL de Garza, que afirmó haber capacitado a 712 «organizadores» en 2014, cuando cofundó Black Lives Matter, recibió $ 210.000 de la Fundación Rockefeller y otros $ 255.000 de la Fundación Heinz (la familia del ketchup y John Kerry) entre otros. Con Forward Together de FRSO, Garza formó parte de la junta de una «organización multirracial que trabaja con líderes y organizaciones de la comunidad para transformar la cultura y las políticas para así catalizar el cambio social». Obtuvo oficialmente $ 4 millones en ingresos de 2014 y desde 2012 y 2014, la organización recibió un total de $ 2,9 millones de la Fundación Ford ($ 655.000) y otras fundaciones importantes.

La cofundadora de BLM, nacida en Nigeria, Opal Tometi, también proviene de la red de FRSO. Tometi encabezó la Black Alliance for Just Immigration de FRSO. Curiosamente con una «plantilla» de dos personas, obtuvo dinero de las principales fundaciones, incluidas de nuevo la Fundación Kellogg por $ 75.000 y las fundaciones Soros por $ 100.000, y, nuevamente, Ben & Jerry’s ($ 10.000). Tometi recibió $ 60.000 en 2014 para dirigir el grupo.

La organización socialista Freedom Road, que ahora está abiertamente llamando a una revolución contra el capitalismo a raíz del asesinato de Floyd George, tiene otra rama, The Advancement Project, que se describe a sí mismo como «una organización por los derechos civiles multirraciales de Nueva Generación» [observese la coincidencia con las NNGG del PP español y otras similares]. Su junta directiva incluye un ex Director de Ámbito Comunitario del Departamento de Educación de EEUU de Obama y un ex Fiscal General Asistente en Derechos Civiles de Bill Clinton. El Advancement Project de FRSO en 2013 obtuvo muchos millones de las fundaciones exentas de impuestos más importantes de los EEUU, Incluyendo la Ford ($ 8.5 millones), la Kellogg ($ 3 millones), la Fundación Hewlett del fundador de la industria de defensa HP ($ 2.5 millones), la Fundación Rockefeller ($ 2.5 millones) y las fundaciones Soros ($ 8.6 millones).

 

Grandes cantidades de dinero y ActBlue

Para 2016, el año de las elecciones presidenciales donde Hillary Clinton estaba enfrentandose a Donald Trump, Black Lives Matter se había asentado como red bien organizada. Ese año, la Fundación Ford y la Borealis Philanthropy anunciaron la formación del Black-Led Movement Fund (BLMF), «una campaña conjunta de donantes con duración de seis años con el objetivo de recaudar $ 100 millones para la coalición del Movimiento por las Vidas Negras» en la que BLM era parte central. Para entonces, las fundaciones Soros ya habían otorgado unos $ 33 millones en subvenciones al movimiento Black Lives Matter. Esta fue una cantidad importante para la fundación.

El BLMF se identificó como creado por las principales fundaciones de EEUU, incluyendo además de la Fundación Ford, la Fundación Kellogg y las Fundaciones de la Sociedad Abierta de Soros. Así describieron su función: «El BLMF proporciona subvenciones, recursos para la construcción de movimientos y asistencia técnica a organizaciones que trabajan para avanzar en el liderazgo y la visión de líderes jóvenes, negros, queer, feministas e inmigrantes que están conformando y liderando un debate nacional sobre criminalización, actuación policial y racismo en los Estados Unidos «.

La Coalición del Movimiento Por la Vida de los Negros (M4BL), que incluye a Black Lives Matter, ya en 2016 hizo un llamado para «desfinanciar los departamentos de policía [lo que supondría privatizarlos], reparaciones basadas en la raza, los derechos de voto para los inmigrantes ilegales [hoy prohibidos], la desinversión en combustibles fósiles, el fin de la educación privada y las escuelas charter [privadas], un ingreso básico universal y universidad gratis para negros».

En particular, cuando hacemos clic en el sitio web de M4BL, de su botón de donación aprendemos que las donaciones irán a algo llamado ActBlue Charities. ActBlue intermedia donaciones a «Demócratas y progresistas» [a cambio de ahorrar en impuestos]. Hasta el 21 de mayo, ActBlue había donado $ 119 millones a la campaña de Joe Biden.

Eso fue antes de las protestas mundiales de BLM del 25 de mayo 2020. Ahora las grandes corporaciones como Apple, Disney, Nike y otras cientos pueden estar regando con incontables millones de dólares en ActBlue bajo el nombre de Black Lives Matter, fondos que de hecho podrán destinarse a financiar la elección del presidente demócrata Joe Biden. Quizás esta sea la verdadera razón por la que la campaña de Biden haya estado tan comprometida con el apoyo de los votantes negros.

Lo único que queda claro a partir de esta descripción del crucial papel de las grandes fundaciones financieras] de dinero detrás de grupos de protesta como Black lives Matter es que hay una agenda mucho más compleja que impulsa las protestas que ahora desestabilizan las ciudades de todo Estados Unidos. El papel de las fundaciones exentas de impuestos vinculadas a las fortunas de las grandes empresas industriales y financieras como Rockefeller, Ford, Kellogg, Hewlett y Soros dice que hay una agenda mucho más profunda y mucho más siniestra que los disturbios actuales de lo que sugeriría la indignación espontánea.

Fuente – https://tarcoteca.blogspot.com/2020/06/la-contrarrevolucion-de-las-ong-en-usa.html 28.6.2020

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More