La Consagración de Nicolás

Como un santo castigado por martirios, Nicolás Maduro Moros, caminas aguantando  ofensas, insultos y acechos, soportando un aguacero de flechas y ataques de todas partes, las del imperio, la de sus lacayos y las flechas envenenadas de quienes, no pudiendo con Chávez, se la cargan contra ti en esta hora dura.  Allí vas, carajo, guapeando como un macho, carajo, y haciendo el trabajo que te encomendó nuestro padre eterno Hugo Chávez Frías, comandante de la nación, allí vas, Nicolás, palante, cumpliendo, batallando y venciendo.

Nicolás, Nicolás, Nicolás.

Que no has tenido tiempo ni de limpiar los zapatos. Que no has hecho otra cosa que trabajar y trabajar sin descanso, día tras día, desde que tuviste que ocupar, nada más y nada menos, que el lugar de comando de esta revolución bolivariana, ese vacío tan grande que dejó Chávez. Que vaina la que te ha tocado, que enfrenta tan gigante, sustituir a un gigante tan gigante, y que coraje tan arrecho el que has tenido.

Tú no llevas una  cruz como le tocó cristo, ni vas caminando a calvario alguno, a ti te tocó llevar  a un gigante, Llevar a Chávez y su pueblo al campo infinito de la victoria. No es poca cosa, como el mismo  diría.

Aquella tarde, esa tarde que nos golpeó y estremeció a toda Venezuela y el planeta, parado frente a las cámaras, nos informaste la muerte de Hugo Chávez. Había llegado la hora. La vida inflexiva nos volcó a las calles en una multitud como nunca, que gemíamos ante el dolor con aquel susurro que comenzó a crecer. Chávez Vive, la lucha sigue.

Un mes después te elegimos presidente de la República Bolivariana de Venezuela, como nos lo pidiera Chávez antes de partir. En una difícil elección golpeada por el mismo dolor y por la ausencia. El pueblo cumplió la promesa, hizo lo que tenía que hacer, como lo sigue haciendo.

La canalla arremetió desde entonces a golpearte. No ha cesado su vil ofensiva para derrocar en ti a Chávez resurrecto. Tú no has dejado de hacer lo que tocaba, trabajar y trabajar, día tras día, con una mano enfrentando el golpe de la oligarquía y con la otra manteniendo y avanzando en seguir el camino para cumplir el Plan de la Patria.

En el mes de Abril, cuando ya pudimos despertar del letargo y el dolor, Venezuela chavista venció el llamado plebiscito creciéndonos un más de un millón de votos ante Capriles.

Soportas los embates Nicolás, no solo la godarria sino la extrema izquierda, arrecian a diario sus ataques acusándote de reformista de traidor, de entreguista, de burgués y tantas infamias juntas desde las plumas de quienes no son capaces ni siquiera de esperar a ver si es verdad que fracasarán tus intentos por mantener la patria, que de una vez te quieren caído y derrotado por sus egos laxantes.

“Nicolás Maduro va a mejorar al maestro y va a ser amado tanto como a Chávez por este pueblo”. Me escribió una querida camarada hace pocos días. Yo le creo.

Te veo como a un hijo de Chávez, digno y gallardo, haciendo lo que se debe hacer y lo mismo que hiciera Chávez.

La revolución pacífica y democrática no se perderá en tus manos.

Yo, que soy solo uno más de aquellos ocho millones, aquí lo escribo. Este pueblo de Chávez, sigue contigo.

Tú nunca pediste ser presidente, quizá ni sospechaste que te tocaría serlo. El pueblo, nunca tonto ni pendejo como escriben algunos radicales, sabe bien lo que está pasando, conoce la frontal batalla que damos contra el imperio y sus lacayos y siente la injusta e innoble carga sobre tu corazón que arrecia desde nuestras filas. La Revolución está en las mejores manos, ya se hubiera perdido en manos de quienes pretenden presentarse como más revolucionarios y críticos irresponsables.

La historia siempre es más larga que nuestra propia vida, se escribe más despacio, es la suma de todas las fuerzas reunida en resultados.

Podrán o no respetar acuerdos los empresarios hoy sentados en la mesa, pero allí estaría Chávez si estuviera vivo. Tocará apretar la tuerca y profundizar en poco tiempo, pero tu pueblo no será el que te diga reformista. Tu pueblo sabe que la revolución está en batalla y venciendo. Venciendo.

¡Sigue adelante primer presidente Chavista, el pueblo está contigo!

¡Chávez vive, la lucha sigue!

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS