La configuración del coronavirus

Publicidad

Desde que empezó el cisne negro todo ha sido unir de a poco todos los puntos de la figura patógena a través de acontecimientos de enorme calado mundial que ya conocemos, datos emergentes que se han ido incorporando al escenario pandémico, análisis y reflexiones independientes, extrapolaciones históricas y tensiones geopolíticas. Seguir la línea en busca de la verdad con rigor racionalista y poniendo énfasis sobre las cuestiones en las que podemos influir y actuar crítica y constructivamente. Como esos volcanes en erupción del planeta hay que atender la explosión informativa sin quemarse y sin caer en la histeria colectiva o en conspiraciones. Un ejercicio de lucidez y comprensión de lo significa la VIDA. La que teníamos, la que está siendo reconfigurada y la que reestructuraremos o de lo contrario puede imponerse la esclavitud de una pseudo existencia. Estos sucesos deberían suponer un cambio y una esperanza. Estamos hart@s de necropolítica, de injusticia social y falta de soluciones sobre el núcleo del problema que es la sanidad y la repercusión económico laboral. De protección y humanitarios sobre las clases trabajadoras y sectores vulnerables. El paisaje de fondo deja al desnudo un sistema capitalista asesino y explotador. Gobernantes que ponen en peligro nuestras vidas o políticos que a fuerza de demagogia utilizan la debilidad emocional del país para hacer populismo y agarrar votos nos acercan a la realidad de un mundo nuevo y revolucionario más que nunca. Hong Kong, Irak, Chile, Nueva Delhi, representaron el esquema radicalmente opuesto al que ahora tenemos. Pasan los días y el confinamiento nos obliga a mantenernos firmes en la esperanza de una transformación. El abismo es no saber qué hacer y observar la degradación planetaria y la crisis capitalista con la misma indiferencia que el acatamiento de instrucciones y órdenes. El peligro está ahí y el camino a tomar. La visión de una colectividad reformulada también. Se prepara un futuro tal vez caótico, tal vez, excesivamente aséptico. La certeza es que el devenir trazará nuevos puntos con el pueblo suficientemente concienciado del sentido de la supervivencia y las decisiones en juego.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More