La clave

Publicidad

En el presente artículo hablaré en clave, en muchas claves, hablaré para aquellas pocas personas que me siguen y que me conocen, que cada uno pille los retales que pueda y que saque en claro lo que considere que debe aprovechar. Habrá quien no aproveche nada, pero esto lo hago para ti, que lo necesitas, que si lo necesitas yo tengo una sonrisa para que te alegres, un abrazo que te reconforte, pero también soy cabrón para hacer que se me respete.

Pero esto son cosas para más adelante, hoy hemos venido para algo. Porque hemos venido para algo, yo por lo menos me niego a dejar este mundo y dejarlo en la deriva que lleva: debemos hacer la revolución, hemos venido a este mundo para ello.

Como bien apunta Pablo Hasel en su blog, la revolución no llegará sola ni es imposible, tenemos que trabajarla http://contrasugenocidiodiario.blogspot.com.es/2016/08/ni-derrotismo-ni-triunfalismo-ni-la.html. Pero permitidme que le dé un punto de salsa y conspiración a nuestro proyecto, que quede todo en secreto. Últimamente vengo viendo un vídeo de 5 horas por partes hablando sobre la dinastía de los Rothchild https://www.youtube.com/watch?v=yHcWNPqAv4Y, ya me había salido muchas veces este nombre en algunas de mis lecturas y…bueno, ahí lo dejo para su visionado crítico y que cada cual saque sus conclusiones.

Podemos seguir enfrentados en mil facciones, podemos seguir viendo enormes diferencias en nuestros discursos, podemos pensar que los anarquistas y los comunistas no tenemos nada que ver, que los hombres somos muy malos y las mujeres incapaces de dejar de ser víctimas tal y como defienden en la escuela de la tercera ola con Nacho Escolar y su seudónimo “feminista”. Podemos seguir enfadados toda la vida e irnos viendo que no conseguimos hacer esa revolución para la que vinimos.

Pero permitidme que hable de cosas intrascendentes para ésta, que hable de conversaciones y comentarios que nos pueden poner en un camino correcto. Decía uno de mis contactos que, “para algunos, la afiliación política la tienen como a su pareja: por mal que estén no la dejan hasta que tengan otra”, y yo de esto sé, quizás no sea un intelectual universitario, ¡Dios me salve de compararme al gran Stalin!, seguramente no pase de lumpen, pero del acto revolucionario que supone dejar una militancia fiel de 10 años sin recambio entiendo, y aquí cada uno sabe cómo le maltratan en su relación.

Permitidme que no os incluya a todos en este texto, quizás sea yo el que no se incluya, quizás hablemos de estar unidos. Podemos exigirnos demasiado, podemos quedar derrotados nada más empezar, pero que no nos falte un análisis correcto para que no nos sorprendan los acontecimientos.

Podemos dar miles de explicaciones, pero permitidme que no os de tantas, yo que tantas tuve que dar. Aceptemos la realidad. La burguesía está ganando y buena prueba de ello es la falta de grandes luchas en las calles, conscientes de su ventaja, la burguesía da pasos de gigante y nos planta leyes que reprimen la escasa respuesta que se da, y es por lo que, las calles, deseosas de que las tomen, sólo les hace falta una aplicación para que personas de todas las edades se enfrenten a las grandes temperaturas (y sí, estoy hablando de Pokemon GO). La gente deja los porros y se apunta al gimnasio, la vigorexia crece por momentos. Cualquier cosa que te haga sentirte a salvo de la represión será una buena escapatoria.

A nosotros nos toca quitarles ese miedo. Yo doy por hecho que todos votan a Podemos, hago proselitismo comunista con todos y al facha españolista le doy caña, al resto les hago ver de que la cosa está pa’ que cojamos las armas.

Hay muchas formas para conseguir ese efecto, yo ahora lo hago con Ana Tijoux. Como venía diciendo en una letra mientras volvía andando tarde a casa, “aquí cada cual tiene su fetiche”, su propio proyecto político. Yo tengo el mío, que se puede compenetrar con muchos de los vuestros… y de las vuestras.

Podría entrar a discusión con tu proyecto, analizarlo con lupa para ver todas sus contradicciones y defectos, pero romperíamos este buen rollo que estamos creando. Yo lo pongo fácil frente a las dificultades que nos pone el sistema; te saludo y te sujeto la puerta en el portal.

Lo pongo fácil pero tenemos que hacer la revolución, ojo, y eso es lo difícil. Si para el pulso que tiene que llevar Otegi en su realidad, lo difícil, “es hacer la paz”, para nosotros es conseguir que esos chavales que crecen entre aplicaciones y gimnasios hagan la guerra en pro de la clase trabajadora, antes que la furia creada por la MTV nos la lancen encima https://www.youtube.com/watch?v=D7eS3wAlego.

Como yo no soy nadie, ni más ni menos que tú, para desviarte de tu proyecto pero, dando por hecho que también viniste para la revolución, sí que voy a poner una primera base. Te pido que hagamos un esfuerzo colectivo y tratemos al sistema mediáticamente de la misma forma que ellos nos tratan a nosotros. Es un esfuerzo, no te engaño, pero al menos uno en el que no te verás impotente ante la pasividad del resto del mundo.

Tendremos que dejar de darle credibilidad a los medios del sistema, dejar de seguirlos por muy molones que parezcan como Público y La Sexta. Empecemos a llamar a las instituciones burguesas como ellas llaman a quienes se le oponen de alguna forma: “el régimen europeo”, “el régimen de España”, etc. Si tanto les gusta estar unidos como para poner a Franco durante 40 años, desconfiemos de toda aquella persona u organización que la defienda, empecemos a darle las gracias a España y a decirle adiós https://kaosenlared.net/gracias-espana/.

Nos vemos con un zumo de piña, salud y revolución.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More