La banca se opone al ‘impuesto especial’ para pagar las pensiones que sugiere Sánchez

A la banca le ha faltado tiempo para poner el grito en el cielo. Cuando se trata de rescatar bancos con dinero público o de permitir intereses o comisiones usureros (cláusulas suelo, comisiones de gestión…) no hay queja. La más leve insinuación, sin embargo, sobre un impuesto bancario no es admisible para quien se considera «la sangre que tiene la economía para operar, no se puede sobrevivir sin sector bancario». Por eso precisamente parece de sentido común la nacionalización del sector bancario: para que dejen de chupar la sangre de la mayoría social y, entre otras cosas, se puedan pagar pensiones públicas dignas a cargo de los presupuestos del Estado, en buena parte con lo que se ahorra en mantener a la mafia bancaria.

 

La banca se revuelve contra el impuesto especial para pagar las pensiones

Luis Suárez / El Boletín

La posibilidad de poner un impuesto especial a la banca para financiar parcialmente la financiación de las pensiones públicas no ha sentado bien en el sector financiero, que ha criticado una propuesta que a su juicio pone en riesgo la rentabilidad del negocio y supone una distorsión sobre otros sectores económicos.

 

José María Roldán, presidente de la AEB (Foto: APIE)

 

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, ha apuntado hoy que “la banca ya paga impuestos”, de hecho “más impuestos” que otros sectores, unos cinco puntos más en el Impuesto de Sociedades, si bien ha señalado que necesita una “mayor precisión” sobre la propuesta concreta antes de hacer un “juicio de valoración”.

Roldán, que ha intervenido en un seminario organizado por la APIE y patrocinado por BBVA en la UIMP de Santander, considera que la financiación de las pensiones es un problema “complejo” provocado por el envejecimiento de la población, que requiere una “solución integral”. “La moda de los impuestos finalistas no me gusta”, ha reconocido, sino que a su juicio “lo que hay que buscar es un sistema tributario coherente”.

Asimismo, Roldán ha puesto de relieve los problemas de rentabilidad que arrastra la banca española, que se encuentra por debajo del coste de capital. “Somos la sangre que tiene la economía para operar, no se puede sobrevivir sin sector bancario”, ha llegado a señalar.

 

También sobre el impuesto a la banca se ha referido el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, que considera que antes de hacer cualquier consideración sobre un gravamen “hay que contextualizar en la situación del sistema bancario español”. Aunque ha reconocido que “es difícil explicar” que hay un “reto de rentabilidad en la banca española” cuando los ciudadanos ven la cifra bruta de beneficios, el banquero vasco ha señalado que “el coste de capital de la banca española está por encima de la rentabilidad sobre fondos propios”, lo que significa que el sector puede tener problemas para captar capital y consecuentemente financiar a la economía”.

No obstante, Goirigolzarri ha descartado hacer una valoración concreta sobre este gravamen, ya que todavía no está sobre la mesa, más allá de señalar que “discriminaciones por sector sólo se justifican porque estos sectores tengan “externalidades negativas”.

El debate de poner un impuesto especial a la banca lo puso en escena el hoy presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en enero de este año. El entonces líder de la oposición apostaba por esta medida para paliar en parte la situación de la Seguridad Social, que es incapaz de generar los ingresos suficientes vía cotizaciones para pagar las pensiones públicas. Su llegada al poder ha reactivado las expectativas sobre un gravamen de este tipo, aunque en principio la decisión final deberá corresponder al Pacto de Toledo.

 

Enlace con la noticia

 

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS