La Audiencia de Teruel absuelve al nieto de Franco del atropello a dos guardias civiles

Publicidad

La Audiencia Provincial de Teruel ha hecho público este miércoles una sentencia por la que absuelve a Francisco Franco Martínez-Bordiú, Francis, nieto mayor del dictador Francisco Franco, de los delitos de atentado contra la autoridad y conducción temeraria por los que fue condenado en primera instancia el pasado febrero a 30 meses de prisión por un juzgado de lo Penal. El tribunal considera ahora que durante el juicio la identificación que hicieron los testigos sobre la presencia de Francis Franco —nombre por el que se le conoce popularmente— en el lugar del suceso no fueron concluyentes y que, por tanto, “no se practicó prueba de cargo suficiente como para desvirtuar la presunción de inocencia”.

El suceso por el que fue juzgado el nieto del dictador se produjo sobre las 7 de la mañana del 30 de abril del 2012, cuando dos guardias civiles dieron el alto a un vehículo que circulaba con las luces apagadas y en sentido contrario por la carretera nacional 234 a su paso por la provincia de Teruel. El conductor del coche hizo caso omiso de las señales de los agentes y se dio a la fuga a gran velocidad, sin respetar las distintas señales de tráfico y con riesgo para la seguridad. Los guardias lo persiguieron durante 30 kilómetros, y cuando pudieron detenerlo en un camino entre las localidades de Collados y Laguerruela (en el noroeste de Teruel), uno de los ocupantes encañonó a los agentes con una escopeta mientras el conductor daba marcha atrás con su coche y arremetía y chocaba contra el vehículo de la Guardia Civil. Uno de los agentes resultó lesionado. El automóvil fue hallado cinco horas después abandonado en el municipio d Bea (Teruel). Estaba registrado a nombre de la sociedad Entrago 99 S.L., propiedad de Francisco Franco Suelves, hijo de Francis Franco.

En febrero, un juzgado de lo Penal de Teruel consideró probado que el conductor del vehículo era el nieto del dictador al considerar que el testimonio de uno de los agentes, que lo reconoció como la persona que iba al volante, era creíble y se había mantenido inalterable durante la instrucción de la causa. Por el contrario, el fallo tildaba de “poco creíbles y no ajustadas a la realidad” las declaraciones de los testigos que Francis Franco aportó a la vista y que situaban a este en Madrid el día que sucedieron los hechos. Por todo ello, fue considerado culpable de un delito de atentado a la autoridad y otro contra la seguridad vial por conducción temeraria por lo que fue condenado a 30 meses de prisión y a indemnizar al agente que lesionó con 1.500 euros y a la Dirección de la Guardia Civil con 2.720 euros, la cantidad que costó reparar el automóvil del instituto armado.

Ahora, sin embargo, a sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Teruel enmienda la decisión de la juez al considerar que durante la vista no se practicó “prueba de cargo suficiente” capaz de debilitar la presunción de inocencia del nieto del dictador. En opinión de los magistrados, el reconocimiento del agente en el que se sustentó la condena “no resulta en modo alguno concluyente” y el resto de las pruebas aportadas durante la vista tampoco pudieron certificar que Francis Franco estuviera aquel día en el lugar de los hechos. Por el contrario, los magistrados consideran verosímiles las afirmaciones de los testigos de la defensa que lo situaban en otro lugar, por lo que concluyen que este “no tuvo participación alguno en dicho incidente pues no se encontraba en las localidades referidas, sino en Madrid donde había regresado desde la finca de Aranda del Moncayo, el día anterior, para realizar gestiones personales pendientes al día siguiente”.

https://elpais.com/politica/2018/10/10/actualidad/1539160254_925495.html

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More