La amnesia (??) de Tabaré Vázquez y su renuncia al partido socialista

El 4 de diciembre se dio a conocer una noticia que sorprendió a todos y todas. En principio podemos decir que la sorpresa inicial fue la renuncia de Tabaré Vázquez como afiliado del partido socialista, integrante de la coalición gobernante. Esto generó un gran impacto debido a la complicada situación que atraviesa Uruguay por el controvertido tema de la candidatura presidencial.

Pero lo que efectivamente causó un profundo estupor en muchísimas personas fue la carta en la cual explica los motivos por los cuales presentó su pedido de desafiliación. En ésta dice “lamentar profundamente” la posición del partido respecto al aborto.

Y aquí entramos en la enrevesada cuestión de la amnesia o ignorancia del presidente uruguayo, afiliado al partido desde el año 1983, partido que “asume el marxismo como método para la comprensión crítica de la realidad y guía para la acción destinada a su transformación[1]. La posición del partido socialista de Uruguay respecto del tema del aborto es histórica y desde luego previa al ingreso de Tabaré.

Pero como si esto no fuera suficiente y efectivamente la defensa del derecho al aborto hubiera sido incorporado en las últimas décadas en una maniobra de unos o unas trasnochadas socialistas, existe una historia de la defensa del aborto por parte del socialismo que se remonta a los inicios de la revolución soviética de la mano del camarada Lenin, ya que el primer país en legalizar el aborto.

Efectivamente, la Revolución Rusa (reivindicada por el partido socialista del Uruguay) dio pasos importantes en el camino de las conquistas de los derechos de las mujeres.

El socialismo preconizó desde sus inicios que toda lucha que se encare y que no desafíe las bases de la opresión de las mujeres será inútil e infructuosa.

El partido socialista de Uruguay tiene una historia de 70 años en defensa de este derecho. En su declaración de principios queda claro que los hombres y las mujeres que lo integran “comparten el objetivo histórico y asumen el compromiso militante de construir la sociedad socialista, es decir una sociedad sin clases, de personas libres, iguales y solidarias[2]”.

La Carta de Valores Socialistas[3] que rige el partido, aprobada en el 25º Congreso Extraordinario realizado en Montevideo en Mayo del año 2004, establece claramente en su apartado “Valores socialistas en la función pública, la responsabilidad institucional y la organización política”, punto 11º, que “Para los socialistas la democracia es un valor sustantivo e implica respetar la libre expresión y organización política y la aceptación total de la voluntad soberana de la ciudadanía…”. Y ese es un principio vulnerado rudamente por Tabaré Vázquez. El presidente uruguayo antepuso autoritariamente (al menos) sus convicciones personales, desoyendo el clamor de gran parte de la sociedad y de los representantes del pueblo en el congreso nacional, acerca de un tema de tanta trascendencia social como es el aborto. Vulneró con esta decisión los intereses colectivos de un amplio sector de la población uruguaya.

Por eso, son de un tenor rayano en el absurdo y lo imprudente, tanto la declaración por la cual fundamentó su polémico veto así como lo que aduce como motivos para solicitar su desafiliación.

Deberemos pensar que el presidente de Uruguay adolece de un supino desconocimiento de las bases del socialismo histórico y sus correspondientes demandas o que efectivamente ha sido estafado en su buena fe.

Recomendación: Cuando usted se afilie a un partido, lea siempre en forma íntegra las bases fundacionales y la declaración de valores. Y no olvide la letra pequeña ante la cual siempre alertan las múltiples organizaciones de defensa de los y las consumidoras. Puede usted ser estafado como Tabaré Vázquez. Téngalo en cuenta.&nbsp



[1] Declaración de Principios del Partido Socialista del Uruguayhttp://www3.ps.org.uy/doc_ps/dppios.htm

[2] Id. Citada

[3] Carta de Valores Socialistas de Partido Socialista del Uruguay http://www3.ps.org.uy/doc_cartavaloresyetica.htm

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS