La abstención no es una consigna libertaria

Publicidad

Una de las principales herramientas que utilizan las plutocracias para conservar el poder consiste en promover altos porcentajes de abstención, si fuera posible la de todos aquellos verdaderos demócratas conscienciados que jamás votarían por los plutócratas o élites acaudaladas que ostentan el poder, frenando el desarrollo moderno y progresista de la sociedad y obstaculizando su avance científico y tecnológico.

“Todo está atado y bien atado”. La sentencia pertenece al antepenúltimo dictador, Francisco Franco, en los prolegómenos de restaurar la plutocracia coronada mediante el nombramiento de Juan Carlos I y último de España y nada de Canarias como jefe del Estado, ahora nuevamente monárquico y colonial, el cual nombró presidente del Gobierno en primer lugar a Arias Navarro (el de: “españoles, Franco ha muerto” compungido y con lágrimas de cocodrilo en la cara), calificado posteriormente por el heredero del régimen de “un desastre sin paliativos”, nombrando como sustituto al falangista Adolfo Suárez, siendo este el responsable de la elaboración y aprobación de La ley de Reforma Política para transitar el camino del franquismo a la plutocracia coronada, para lo cual convocó elecciones mediante una reaccionaria y conservadora normativa publicada por real decreto de 18 de Marzo de 1977 y cuyas principales mordazas fueron en primer lugar incluir la injusta ley de D’Hont para el reparto de escaños, sistema nada proporcional dado que favorece a los partidos mayoritarios y al bipartidismo, transformando en una quimera aquello de “una persona un voto” y en segundo lugar la asignación provincial de escaños (cada provincia, independientemente del número de habitantes, tiene asignado un mínimo de dos diputados, por 52 provincias son 104 diputados, más uno por Ceuta y otro por Melilla, lo que suman 106 de un total de 350), primando el conservador e ignorantado voto de la España rural, todavía vigente aunque Canarias, por ejemplo, ni siquiera el estatutillo reconoce la división provincial ¡Muy “democrático” todo ello!

“Santo Domingo de la Calzada, llévame a misa de madrugada” (copla canaria). Instaurada la dinastía borbónica extranjera, las convocatorias electorales se realizaban en horario laboral y las empresas estaban obligadas legalmente a conceder cuatro horas a sus trabajadores para asistir a lar urnas, así el miércoles 15 de Diciembre de 1976 se celebró el referéndum sobre la Reforma Política de Suárez, con un 78% de participación. El miércoles 15 de Junio de 1977 tuvieron lugar las primeras elecciones generales (Franco había fallecido el 20 de Noviembre de 1975, tomándose por lo tanto los herederos casi un par de añitos de nada para amañar aquello de “Todo está atado y bien atado”), siendo la participación de un nada despreciable 79%. El miércoles 6 de Diciembre de 1978 se celebró el referéndum sobre la constitución española, conocida popularmente conocido como “La inocentada” pues el día de los inocentes debió publicarse en el Boletín Oficial del Estado, pero debido a que era el día de los inocentes y las correspondientes suspicacias, pues eso, se publicó al día siguiente, siendo la participación de un 67%, ya sin tanto “entusiasmo” como las anteriores convocatorias debido a que se trata de una constitución a imagen y semejanza de la monarquía (“La persona del rey es inviolable y no está su-jeta a responsabilidad”), así como a sus deficiencias democráticas al no incluir ni siquiera el derecho de Autodeterminación, ni la obligación de la concesión de la Independencia a los países y pueblos colonizados mediante la Resolución 1514(XV) de la Asamblea General de las Naciones Unidas, suscrita por España aunque, vergonzosamente, se abstuvo en la votación, aplicable, entre otros territorios, a Canarias, una posesión colonial española en el Noroeste de África (no confundir el derecho de Autodeterminación con el derecho a la Independencia amparado por la citada Resolución). Jueves 1 de Marzo de 1979, elecciones generales, con 68% de participación. Jueves 28 de Octubre de 1982, elecciones generales, con una participación del 80%. Domingo 8 de Mayo de 1983, elecciones municipales, con una raquítica participación del 65.7% ¡EUREKA, EUREKA! ¡15 puntos menos que las celebradas en jornada laboral apenas 6 meses antes! No les cupo la menor duda ¡LAS ELECCIONES HABÍA QUE CELEBRARLAS, OBLIGATORIAMENTE, EN DOMINGO! Además se ahorrarían las 4 horillas que los trabajadores tenían para ejercer su derecho al voto, aunque fuera una vez cada cuatro años pero, insignificante al comparar con el aumento de la abstención y el rédito político que sacaban las fuerzas conservadoras, por decirlo de forma suave, y el bipartidismo.

La exigencia de antidemocráticos y discriminatorios avales, el penúltimo invento para aumentar la abstención. El Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario, una organización profundamente democrática, presentó por primera vez sus candidaturas al congreso y al senado metropolitanos en la convocatoria electoral del año 2008, lo que puso especialmente nervioso al colonialismo, motivo por el cual el brazo político del borbonato (esa dinastía extranjera que desde hace siglos reina en España), el PPSOE, conjuntamente con el grupo catalán (Convergencia i Unió, representantes ahora encarcelados o exiliados por el mismo régimen monárquico y colonial que han ayudado a tejer, dicho sin segundas) y PNV, pactaron una involucionista reforma electoral mediante la cual, para presentarse a las convocatorias a Cortes Generales desde el 2011, aquellos partidos que no hubieran obtenido representación parlamentaria anteriormente tenían que presentar avales, en cada circunscripción electoral, del 0.1 y 1(diez veces más) por ciento, según se tratase de un partido o una agrupación de electores respectivamente, antidemocráticos y discriminatorios avales que obligan a una agrupación de electores que quiera presentarse en todo el Estado a reunir aproximadamente medio millón de avales, mientras “sus señorías” hacen campaña, y cuya principal consecuencia fue que sólo con los datos del 2011 un millón de electores se quedaron sin opción a quien votar, interesadamente, aumentando la abstención y el voto en blanco, que benefician al bipartidismo y a la criminal, indecente e ilegítima extrema derecha, como ha quedado patente en el reino de España y otros Estados europeos, así como en USA y Brasil, cada día más desencantado afortunadamente. Los avales no fueron cuestionados y, en consecuencia, si apoyados, además de por los proponentes y “Colisión” Canaria, por IU, ERC (representantes ahora también encarcelados o exiliados por el mismo régimen monárquico), ICV y UPyD, incomprensiblemente, dado que, aunque votaron en contra de la propuesta reforma, lo hicieron al no aceptarles los proponentes su enmienda a la totalidad fundamentada, en primer lugar, “en el rechazo a dar solución al problema de la falta de proporcionalidad flagrante entre votos y escaños” y, en segundo lugar, “a la supresión del derecho de sufragio municipal de los españoles residentes en el extranjero” (enmienda número 10, Boletín Oficial de las Cortes Generales, Núm. 282.6, de 14 de diciembre de 2010, accesible en el link adjunto), enmienda que, como puede comprobarse en el link, no incluye el rechazo explícito a los avales del artículo 169.3 de la LOREG, motivos más que suficientes para imposibilitar que el Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario, que brega infatigablemente por la Descolonización e Independencia de nuestra sorraballada patria, Canarias, pueda colaborar con ninguna de las citadas organizaciones, aunque nos solidarizamos con las víctimas de la enloquecida represión desatada por el medieval régimen, como hemos dejado patente en un sin fin de comunicados, escritos de apoyo e incluso presencialmente en los pueblos y ciudades de la hermana República de Catalunya. El cerrojazo a la participación electoral y, en consecuencia, la potenciación de la abstención, se obtuvo mediante la inclusión en la citada modificación de la Ley Electoral de la obligación que tenían los emigrantes, si querían ejercer su derecho al sufragio universal, de desplazarse al consulado más cercano para votar, lo que en la mayoría de los casos supone desplazamientos incluso a pie, por ejemplo en zonas de la Amazonía, de varias jornadas, aumentando la abstención del denominado voto CERA hasta el 95% de este numerosísimo colectivo emigrante, más de un millón, obligado a emigrar debido a la depresión española iniciada en el 2008, todo ello bajo la hégira del inefable Zapatero, el de la “champion league de la economía” y que tanto entusiasma al podemita Pablo Iglesias.

Resumiendo, la abstención es la consigna favorita de la extrema derecha, que se beneficia de la misma, y también del bipartidismo. Mediante una elevada abstención accedió el nazismo alemán al gobierno, comandado por Hitler, causa de más de cien millones de muertes, también los islamo-nazis del GIA en Argelia, drama que causó un millón de muertes, sobre todo de civiles inocentes. Es la abstención la que provocó el ascenso de la extrema derecha en Al Andaluz, en USA, en Brasil y en los países europeos, como Francia, Italia, Austria, Alemania, etc., así como en el Reino Unido. También ocurre con el voto en blanco, esto es, no poner ninguna papeleta en los sobres electorales, pues se suma a la mayoría. Tanto la abstención como el voto en blanco son auténticas lacras que jamás en la historia han supuesto avance alguno, sino, contrariamente, un retroceso. No ocurre los mismo con el voto nulo, en este caso portador de la única consigna libertaria en una colonia: “Descolonización e Independencia”, voto verdaderamente revolucionario, dado que el elector o electora que opta por esta opción quiere participar pero las triquiñuelas de la plutocracia en general y de la plutocracia coronada en el reino de España en particular le han cercenado todas las opciones de participación y son electores conscienciados que no están dispuestos a asumir aquello de “un mal menor”, dado que por ser menor no deja de ser mal, “el voto útil” y otras machangadas por el estilo, ejerciendo su derecho al sufragio universal emitiendo un voto nulo que, al aumentar la participación, favorece en general a los partidos minoritarios, actúa de revulsivo en los miembros de la mesa electoral, conscienciénciandolos y haciéndolos reflexionar (hasta 10 y más personas) y constituye una revolucionaria forma de lucha revindicando la democratización del sistema, como en la actual coyuntura exigiendo la eliminación de los avales. El Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario llama a sus militantes y simpatizantes, así como a todos los anticolonialistas en particular y a todos los demócratas en general, tanto en Canarias como en los demás pueblos hermanos del Estado español y en el resto del mundo, a votar imprimiendo nuestra papeleta rebelde e introduciéndola en los sobres tanto al congreso como al senado, integrantes de las cortes generales del reino de España.

Es tu papeleta rebelde/¡Imprímela por duplicado!/Para que votes al congreso/ Y también para el senado.

Ministerio de Ciencias Sociales de la República Democrática Federal Canaria

 

Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario

 

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More