López y ETA

Publicidad

&nbsp &nbsp Hay otra ETA al mismo servicio violento pero de «España». Normal. Espionaje y contraespionaje. Contra y reco­ntra con la misma firma. No hay una sola ETA. ETA es una organi­zación bífida, un dragón con dos cabezas por lo menos. La ETA independentista es una facción espiritual, intangible, etérea y espa­cial, no propiamente un maquis guerrillero. La ETA centralista es lo mismo, pero sin haber pasado por el registro de bandas terroris­tas. Como acción católica y opus dei son células dentro de la misma IC. ETA es, por todo eso, indestructible. ETA sólo podría desapa­recer por extenuación o por aburrimiento.

&nbsp El flamante lehendakari (alzado al puesto por la Ley de Partidos y la complicidad del juez y tribunal de turno que coadyuvan a españoli­zar a Euskadi) que no lo es siquiera por el número de votos, dice que «pondrá todas las fuerzas para hacer frente a ETA». Pero ya gasta pólvora en salvas para desmantelarla. A lo largo de estos 30 años ¿cuántas veces se ha dicho que se la había descabezado y des­armado? Amén.

&nbsp Si tuvieran elegancia y dignidad este López y su partido que van a estar ahí contra la mayoría abertzale y soberanista, no se hubieran atrevido a convertirse en usurpadores morales de Euskadi, en un golpe de mano legitimado sólo por la argucia leguleya de quienes ostentan el poder absoluto gracias a sus ejércitos y policías. Por eso y porque el pacto PSOE-PP va contra natura es fácil pronosticar que pronto se tirarán los trastos a la cabeza allí o aquí, allí y aquí, y Ló­pez no agotará ni de coña la legislatura. ¿Cómo podrá gobernar «como dios manda» un territorio tan especial alguien al que el 50% le odia, amenazado de muerte y que sólo cuenta con un 4,6% que le arropa?

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More