Líbano: Las fuerzas patrióticas y Hezbollah se hacen con el control de Beirut, frente a las fuerzas del gobierno títere de occidente

4
Hizbulah se hace con el control total de Beirut Oeste y cesan los combates

Al menos once personas han fallecido en los enfrentamientos que se han registrado en Beirut después de la ofensa gubernamental contra Hizbulah. La organización chiíta se ha hecho con el control de todo el oeste de la capital libanesa y ha bloqueado las carreteras al aeropuerto. Los combates han cesado.

GARA

BEIRUT-. Fuentes de la seguridad han señalado que al menos once personas han muerto y una treintena han resultado heridas en los combates que se han registrado en varias zonas de la capital desde ayer entre Hizbulah y milicianos sunitas pro-gubernamentales, en lo que han utilizado granadas, fusiles y lanzagranadas.

Hizbulah se ha hecho con el control de medios de comunicación, oficinas de partidos políticos y del Ejército y ha bloqueado las carreteras que conducen al aeropuerto de Beirut, según informa Reuters. La compañía Middle East Airlines ha señalado que todos los vuelos están suspendidos al menos hasta mañana.

Tanto la radio como la televisión del primer ministro, Saad al-Hariri, han dejado de emitir. Las oficinas de las formaciones pro-gubernamentales están ocupadas sobre todo en la parte occidental de la ciudad, mayoritariamente musulmana. Varias sedes del Ejército también están controladas por las milicias chiítas.

Hizbulah ya controla todo el oeste de la capital libanesa, el corazón financiero, político y comercial de la ciudad, después de que las milicias pro-gubernamentales hayan depuesto las armas en el distrito que quedaba fuera del control del movimiento chiíta. El Ejército libanés permanece hasta el momento al margen y se limita a custodiar edificios oficiales y los hogares y oficinas de algunos de los principales líderes de la mayoría parlamentaria libanesa.

Las televisiones muestran imágenes de las calles de ese sector vacías y en aparente tranquilidad.

Desmantelar la red de telecomunicaciones de Hizbulah

El desencadenante de los enfrentamientos, que han llevado a Líbano al abismo de otra guerra, fue la decisión de la mayoría pro-occidental que está detrás del Gobierno de Siniora -una coalición de fuerzas sunitas, cristianas, falangistas y drusas- votó el martes en una sesión maratoniana el desmantelamiento de la red de telefonía de Hizbulah, un sistema de comunicaciones que el Partido de Dios usó con gran eficacia para hacer fracasar la ofensiva israelí de verano de 2006.

En la misma línea, el Gobierno ha destituido al responsable de la seguridad del aeropuerto internacional de Beirut, el chiíta Wafiq Shukair, tras el descubrimiento de unos sistemas de vigilancia con cámaras de vídeo de la carretera al aeródromo.

Además, la nueva crisis ha estallado en el contexto de una huelga general convocada por los sindicatos y secundada ampliamente por la oposición para exigir incrementos salariales equiparables al brutal incremento del coste de la vida.

La huelga general, reprimida y obstaculizada por el Gobierno, se convirtió en una jornada de movilización contra las medidas arbitradas para desarmar a Hizbulah. Sus partidarios bloquearon la carretera al aeropuerto de Beirut.

La mayoría de los vuelos seguían ayer cancelados y sólo cuatro aviones pudieron despegar con destino a otras capitales árabes y a París.

Declaración de guerra

El líder de la organización chiíta Hizbulah, Hassan Nasrallah, compareció ante los medios y calificó las recientes actuaciones del Gobierno pro-occidental de Fuad Siniora contra el grupo opositor como una "declaración de guerra y el lanzamiento de una guerra por parte del Gobierno contra la resistencia y sus armas para el beneficio de Estados Unidos e Israel".

En una video-conferencia transmitida en directo desde un complejo de la barriada sur chiíta de la capital, el jeque advirtió de que "nuestra respuesta a esta declaración de guerra es nuestro derecho a defendernos, a defender nuestra existencia y nuestras armas".

El líder de la coalición gobernante, Saad al-Hariri, ha propuesto un acuerdo para terminar la crisis por el que la decisión del Ejecutivo que desencadenó los combates sería considerada como "un malentendido". Las decisiones serían enviadas después al Ejército libanés, que de momento no ha tomado partida en los enfrentamientos, lo que daría al comandante de las Fuerzas Armadas, Michel Suleiman, la opción de suspender su aplicación.

Pero el canal de televisión Al Manar, de Hizbulah, ha citado posteriormente a una fuente de la oposición que rechazaba cualquier idea para poner fin al conflicto que no fuese la propuesta que el líder del grupo, Hassan Nasrallah, presentó ayer, en la que exigía que las medidas adoptadas por el Gobierno sean anuladas.

Por su parte, el Consejo de Seguridad de la ONU ha pedido "calma y moderación" y ha instado a todas las partes a regresar al diálogo "pacífico". Mientras, la Casa Blanca ha urgido a Hizbulah a que termine sus actos "perjudiciales" y Arabia Saudí ha reclamado una reunión de emergencia de ministros árabes de Asuntos Exteriores.


Convocan reunión de ministros de Exteriores árabes para tratar sobre Líbano

EFE –

Los ministros árabes de Asuntos Exteriores celebrarán una reunión extraordinaria en El Cairo este fin de semana para tratar sobre la situación en Líbano, según informó hoy el portavoz del Ministerio de Exteriores de Egipto, Hosam Zaki.

En un comunicado difundido por la agencia oficial de noticias egipcia Mena, Zaki dijo que Arabia Saudí y Egipto han pedido que los jefes de la diplomacia de los países de la Liga Árabe se reúnan urgentemente "para abordar el deterioro de la situación en el Líbano".

Añadió que la petición fue transmitida al secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa, quien regresó ayer de Estados Unidos tras acortar el viaje que tenía previsto realizar a este país.

Por su parte, Jordania se sumó a las voces que reclaman una reunión de emergencia y expresó su apoyo al "Gobierno legítimo de Líbano", según su ministro de Exteriores, Salah Bashir.

"Jordania respalda al Gobierno legítimo del Líbano y sus instituciones constitucionales, e insta a todas las partes a obedecer a la autoridad legítima del Estado libanés", dijo Bashir en un comunicado.

Tanto Egipto como Jordania, al igual que Arabia Saudí, apoyan al Gobierno pro-occidental de Fuad Siniora frente a la oposición encabezada por el grupo chií Hizbulá, que hoy consiguió hacerse con el control total de las calles de Beirut