Kurdistan: «Mejor una vida dura en el campamento que la ocupación turca»

Casi 7,000 personas viven ahora en el campamento de Washokani, que fue construido para personas desplazadas de la zona de ocupación turca. Para la mayoría de ellos, las condiciones difíciles son las mismas.

Publicidad

Más de 300,000 personas se han visto obligadas a huir como resultado de la invasión turca de las áreas autónomas del norte de Siria, que comenzó el 9 de octubre. Las ciudades de Serêkaniyê (Ras al-Ain) y Girê Spî (Tal Abyad) fueron ocupadas por el estado turco. La administración autónoma del norte y este de Siria inicialmente colocó a las personas desplazadas de la zona de ocupación en las escuelas públicas. En la ciudad de Tiwêna, que se encuentra a unos doce kilómetros al oeste de la capital cantonal Hesekê, la Administración Autónoma y la Media Luna Roja Kurda (Heyva Sor a Kurd) establecieron la ciudad de tiendas Washokani sin el apoyo de organizaciones internacionales de ayuda. Ahora hay casi 7,000 personas desplazadas viviendo allí, que están tratando de mantener el sistema democrático de Rojava lo mejor que pueden.

Casi a diario llegan más personas al campamento, cuya atención completa también es proporcionada por las estructuras autónomas y Heyva Sor a Kurd. Aunque las organizaciones internacionales han sido llamadas varias veces para apoyar a los refugiados, hasta ahora en vano. A pesar de las difíciles condiciones en Washokani, los habitantes se sienten aliviados de estar fuera de la zona de ocupación. Muchos declaran preferir vivir en una tienda de campaña a la ocupación turca. En las ciudades de Rojava anexionadas por Turquía, hay ataques indiscriminados contra la población civil, asesinatos a sangre fría y secuestros, así como saqueos por parte del ejército turco y sus tropas auxiliares yihadistas. La comunidad internacional continúa manteniendo su silencio e ignorando los crímenes de guerra de Turquía en el norte de Siria.

«Nuestras condiciones aquí son, por supuesto, mejores que en las regiones afectadas por los ataques de la milicia. La administración del campamento satisface nuestras necesidades tanto como pueden. Las condiciones climáticas de invierno dificultan la vida, pero es mejor que vivir bajo la ocupación turca», dice Ahmed Mihemed del pueblo Deşişa en Til Temir. Quiere que Turquía se vaya de Siria.

Palabras similares provienen de Ayşe Mihemed. Huyó de Serêkaniyê, la ciudad donde comenzó la invasión turca. Ella declara: «Prefiero vivir bajo las condiciones en Washokani que bajo el control de los yihadistas».

Fuente: ANF

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More