Kepa Bilbao tira de moviola (I)

Publicidad

Vaya por delante que he seguido con regularidad las obras del bermeotarra, y he dado cuenta de ellas también; y estoy en posición de afirmar que en ellas siempre he hallado cuestiones, aclaraciones sobre los temas tratados y pistas abiertas de interés que bien pueden servir de orientación para seguir posibles rastreos; tanto en lo referente a la modernidad, al capitalismo o a su viaje caribeño a la isla de Cuba, sin obviar su historia, no publicada en formato libro mas accesible en la red, del grupo en el que militó: Crónica de una izquierda singular ( de ETA-berri a EMK/MC y a Zutik-Batzarre).

En la presente ocasión se vuelca en los años transitorios en « Años de plomo. La excepcionalidad vasco-navarra en la transición. 1975-1985» , editado por Gakoa Liburuak. El ( re)subítulo, amplía las pistas de hacia dónde va a llevar a quienes penetren en su obra: Hechos, movimientos sociales, ideologías, violencia política y la izquierda radical.

Bilbao va avanzando desde el inicio como si estuviese pertrechado de un rastrillo que todo lo abarca a su paso, de modo y manera que varios son los frentes que van siendo tratados sobre la marcha: así el referido al movimiento obrero ( con sus diferentes sindicatos, las movilizaciones, y su represión policial salvaje, Gasteiz), al institucional ( con los disrintos gobiernos: Arias Navarro, Suárez… y el rey, nombrado por el caudillo, a la cabeza), a los partidos de oposición, a los movimientos que se fueron produciendo en el seno del Movimiento y el ambiente crispado de los cuarteles con las diferencias tendencias en presencia, sin obviar los atentados de la derecha extrema ( Atocha). Se disecan los tiras y aflojas entre reforma y ruptura de la oposición al franquismo, la ley de Reforma y la habilidad de Suárez, frente al desinfle de la dicha izquierda…hasta llegar a las primeras elecciones de junio de 1977 * ( los asteriscos envían a ciertas aclaraciones/ puntualizaciones posteriores), de la que se da cumplida cuenta en cuanto a los partidos que se disputaron los escaños, tanto en lo que hace a las restricciones impuestas para presentarse, a los resultados electorales, como a la sopa de siglas de las numerosas organizaciones de la que se da cuenta detallada al tiempo que se entregan algunas certeras pinceladas sobre los orígenes de muchas de las organizaciones de la izquierda, en particular: Bilbao entrega un verdadero catálogo de las fuerzas en presencia. La postura de Bilbao va a ser la de un ni/ni: es decir, que ni la transición fue una maravilla , un modelo exportable del paso de la dictadura a la democracia, como se vendía, y se vende, pero tampoco fue simplemente una operación de maquillaje del franquismo; en las páginas 189 y 190 se hace un atinado balance [ dicho lo cual, sí que opino que el harakiri franquista dejó incrustadas partes sustanciales en la nueva fase que se inauguraba—que han permanecido en estado latente hasta irrumpir con fuerza con motivo de algunos acontecimientos, 23F aparte, como el 15-M, el referéndum catalán o la exhumación del caudillo…o la espectacular explosión Voxera].

Estos primeros pasos (La crisis del franquismo y la reforma política) ya muestran el nivel en el sentido de que Bilbao ha hurgado los documentos de época, la prensa, bibliografía, etc., hasta los rincones más interiores de la interioridad de los asuntos y cuerpos tratados.

En el segundo capítulo ( La excepcionalidad vasco-navarra ) se da un paso atrás, para coger impulso, contextualizando, a los años sesenta y primeros setenta para presentar la irrupción y consolidación de diferentes movimientos sociales ( ciudadano, feminista, gay, euslkaltzale, anti-nuclear), tras haber dado cuenta de la división el seno de la oposición y al auge del movimiento obrero, con clara presencia del asamblearismo, la división en su seno es expuesta con tino por Bilbao, deteniéndose en las dos corrientes de CCOO – la CECO y la CONE- y en otras corrientes sindicales, como la naciente LAB, señalando la implantación por zonas y las particularidades alavesa y navarra; asistimos al Proceso de Burgos y a la primera parte de la VI Asamblea de ETA en la que se produce la división entre quintos y sextos, a la que seguiría una segunda parte en la que se dio la escisión entre poli-milis y milis, para concluir dando paso a la creación de EE ( Euskadiko Ezkerra) entre EIA y EMK y al posterior hurto de las siglas – apropiándose legalmente de la marca- por parte de los primeros; la profundización de los avatares de tal efímera coalición da pie al autor para extenderse en los entresijos partidistas que rodearon aquellos años. Concluye esta parte con unas escuetas paginas en las que se constata como tras la muerte del caudillo, ETA se propuso atentar contra aquellos alcaldes que habían tenido relaciones con el franquismo, la oleada de muertes no fue escasa y muchos militantes de UCD, AP o del carlismo vivieron temblando ante las amenazas. [ I.U.: Algunas propuestas que quedan expuestas, por alguno de los citados, parecen ser un tanto desmesuradas ya que al final parece que deberían pedir perdón, además de los activistas y sus apoyos, el PNV y el gobierno vasco por aprovecharse de la situación y por mirar para otro lado, la sociedad civil por haber mostrado una gran insensibilidad ante las muertes, las extorsiones, los secuestros y las amenazas, etc.; por ese camino difícil es llegar a algo concreto ya que puede haber quien puestos a montar confesonarios y exigir arrepentimientos, puede hacerlo también con quienes de uno u otro modo organizaron o apoyaron, aplausos incluidos, el terrorismo de Estado, miraron para otro lado en los casos de tortura y malos tratos o hicieron posibles ciertas legislaciones con respecto a los presos que más parecían guiadas por la venganza que por la justicia En este asunto no cabe duda de que cada cual muestra dolor por SUS muertos, y para el resto muestra cierta solidaridad de boquilla, cuando algunos no hacen ni eso. Para complicar más las cosas, las víctimas de la violencia policial y parapolicial ( BVE, GAL..)que contaba con claros apoyos en los cuerpos de seguridad del Estado son las que realmente han quedado desatendidas en especial, y los responsables cubiertos y perdonados cuando no ascendidos…Estas dos varas de medir hacen que el tema esté en cierto sentido encallado, más si en cuenta se tiene que hay crímenes del franquismo ( cadáveres en las cunetas,…de la guerra) y de los malos tratos de funcionarios franquistas, y post, que usaron la violencia en las comisarías, cuarteles, cuartelillos y en poblaciones enteras en general] …Es claro que la exigencia de verdad, justicia, reparación y reconocimiento habrán de ir imponiéndose, mas no solo exigiendo a unos y eximiendo de culpa y responsabilidad a otros [ I.U.: en este orden de cosas, y lo planteo en un plano hipotético de ponerme en su pellejo: complicado es exigir ciertas denuncias o similares a personas presas con el fin de aclarar algunos crímenes todavía no aclarados...sabiendo que con ello aumentan las penas suyas o de otros; al igual que realmente problemático resulta decir a alguien que está encerrado y tiene por delante un porrón de años de encierro que todo lo que hizo no valió para nada más que para que se pudra entre rejas…tal vez esto pueda explicar la resistencia de algunos presos a acogerse a ciertas medidas de supuesta inserción ] * .

El paso siguiente, La Constitución de 1978 y la cuestión vasco-navarra, aborda las diferentes maniobras, y disensiones en el seno del partido ganador de las elecciones, que se dieron a la hora de ver quiénes iban a participar en la elaboración de dicha carta magna; al final, fueron siete las sillas ( tres representando a UCD, uno al PSOE, uno por el PCE, uno por minoría catalana y otro de AP). Al final , tras fogosas discusiones sobre el término nacionalidad que debía encajar con la soberanía única del pueblo soberano español, la cosa se dirigió hacia el café para todos. Se habla de la posterior composición de la Comisión redactora, y se dan a conocer las cifras de la votación en cuanto a la Constitución.

Continúa la travesía con el capítulo, En plena escalada violenta de ETA y en medio de un golpe de Estado frustrado, la Reforma y el autogobierno se asientan, en donde se analizan las elecciones de 1979 en las que HB dio la campanada, al tiempo que algunas fuerzas del espectro de la izquierda dicha radical, ORT y PTE, se derrumbaron quedando así HB convertida en una organización de masas muy activa y agrupando a diferentes fuerzas, lo que suponía una excepción con respecto al ambiente de desencanto que se apoderaba del resto del estado hispano…Se exponen las distintas posturas con respecto al Estatuto de Gernika y los resultados de la consulta sobre él. Eran tiempos de abandono de las armas por parte de los poli-milis, negociadas con el ministro del interior de la época Rosón, a la vez que conocemos otras consultas electorales ( generales y municipales). Asistimos al fuego cruzado que se daba en torno a Suárez, a lo que había de sumar las acciones de ETA, lo que forzó la dimisión del presidente del gobierno y el 23F, del que se aclaran las diferentes explicaciones al respecto , señalándose como en tal intento de golpe de estado confluían varios proyectos de alzamiento, cinco se contabilizan, a la vez que se constata que el rey, estaba al corriente indudablemente de los que tramaba, estando de acuerdo con la pretensión de que se crease un gobierno de unidad nacional bajo el mando de Armada…Sea como sea, es claro que de tal intento frustrado la figura del rey salió fortalecida, al ser presentado como salvador de la patria y de la democracia que había sido puesta en peligro. Son también los momentos en que se activa la creación del GAL, sus atentados, y los indudables lazos entre los promotores de hombres del aparato estatal y del partido en el gobierno, ya que para entonces en las elecciones generales, el PSOE había obtenido mayoría absoluta al tiempo que el PCE sufría un duro varapalo.

El quinto capítulo, Los rupturistas, se detiene en la situación del momento en el que en el estado prácticamente las fuerzas rupturistas habían desaparecido, y el asentamiento de la reforma era prácticamente total, mientras que en Euskadi y Navarra, gozaban de buena salud. Entre estas fuerzas las que realmente seguían a flote eran HB / ETA y EMK, tiempos en los que los segundos se vieron arrastrados por la fuerza de los primeros y la tentación del uso de la violencia de cara a lograr, la ruptura, que todavía se consideraba posible caló, al extenderse la que practicaba ETA-m y los Comandos Autónomos Anticapitalistas, al grupo que programáticamente coincidía con EMK, Iraultza, que se alzaba como una violencia de respuesta tratando de poner sumo cuidado en atentar contra objetos y no contra personas. De tales grupos armados y sus acciones se da cuenta del mismo modo que Bilbao se detiene en la permisividad de EMK con respecto a la movida de HB y ETA, y las diferencias de valoración que mantenían al respecto con LKI con respecto a la violencia ejercida por los milis. En aquellos momentos hasta el comité federal de MC mostró a su apoyo a la lucha del pueblo vasco. Se expone igualmente la evolución posterior de los postulados de EMK, coincidiendo con los tiempos de la caída del muro berlinés y las nuevas luchas a nivel mundial, en lo que hace a la valoración de la violencia ya sus relaciones pasadas con la izquierda abertzale y se incide en los aspectos negativos que suponían el militarismo, autoritarismo, el sectarismo, etc. , admitiendo que había tardado demasiado en despegarse de dicha galaxia, con los subsiguiente problemas de insensibilización moral y falta de empatía para con las víctimas de la violencia… [ el bandazo fue de órdago, al menos para quienes no participamos en los debates habidos, ni los conocimos, ya que hacía tiempo que habíamos abandonado el grupo; no menos problemático lo fue, según me consta, para algunos que todavía pertenecían a él; no cabe duda de que a tal organización no podría achacársele no cumplir lo dicho por Nietzsche en su Aurora: «La serpiente que no cambia su piel, muere. Así las mentes que no cambian sus opiniones: dejan de ser mente» ] *.

El intenso periplo por aquellos años transitorios, se cierra con unas notas musicales, Música, paro y contestación juvenil. El Punk y el Rock Radical Vasco, que surgían en los tiempos de reconversión industrial , con el consiguiente paro y el desencanto de los militantes obreros que asistían a los cambalaches de sindicatos y partidos, lo que dio ciertas formas alternativas de organización frente al sindicalismo generosamente subvencionado. En este ambiente es en el que florecen diferentes radios libres y el surgimiento de grupos de rock que superando las primeras resistencias, a quienes habían visto en los cantautores euskaldunes la banda sonora de sus luchas, y favorecidos por cierto oportunismo proselitista, alcanzaron una potente audiencia. Hertzainak, La Polla, Kortatu, Cicatriz, Eskorbuto a su bola y con desencuentro, si es que en algún momento habían estado encontrados, …concluyendo con unas notas de la relación entre canción y violencia ( Imanol, Hertzainak, Barricada, Guk, etc. ). Música que si no fue la banda sonora de las luchas, sí que las acompañó, coreándolas.

Destacable resulta la claridad expositiva que hace que el paso de las hojas se deslice sin dificultad, lo que supone que para quienes vivimos aquellos años implicados nos sirva de recordatorio y revisión de los vivido y pensado sur place; para quienes no lo vivieron por edad o por falta de implicación puede facilitarles la comprensión de algunas posturas que en principio, si no se estaba pillado en la ola, se antojan realmente inexplicables y desproporcionadas. Tampoco evitaré indicar que es tal la acumulación de datos, nombres y hechos, tejemanejes y demás, que la obra puede considerarse un verdadero vademécum de la época visitada, y que, en consecuencia , se presta a la lectura directa y también a conservarse como libro de ineludible consulta.

N.B.: cualquiera que haya leído el artículo habrá podido constatar que el seguimiento de las ideas y hechos expuestos en el libro en la última parte ha ido siendo menos detallado, más flou; ello no es debido al desinfle o pérdida de interés del que escribe, ni de los temas tratados, sino a que la cosa podía tomar , si no lo ha hecho ya, unas medidas desproporcionadas. Dicho queda.

Súmese a lo anterior que teniendo en cuenta la extensión que ha ido adquiriendo el artículo, he optado por añadir algunas opiniones, críticas y/o complementarias – cosa que en parte he hecho con las frases incluidas en corchetes-, en otra entrega posterior, evitando – así que la crítica del libro quedase desdibujada al resultar farragosa y equívoca.

Quien no esté interesado en lo que sigue puede cortar por la línea

—————————————————————————-

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More