Karl Rove, la envidia de Maquiavelo

Pasará el tiempo y resultará difícil que el nombre de George W. Bush pueda desligarse de los escándalos políticos y mediáticos, su gestión al frente del más grande imperio militar del planeta constituyó un precedente de lo que no debe hacerse, pero se hace porque le viene en ganas.

Por estos días vuelve el fantasma de W. a asomarse en los titulares de la prensa, esta vez a través de las declaraciones de su principal asesor Karl Rove. El llamado “cerebro de Bush” declaró a la BBC en una entrevista estar “orgulloso de haber usado técnicas que rompían la voluntad de esos terroristas”.

Y es que la política heredada por el Partido Republicano en los Estados Unidos de América siempre ha estado apegada al más fétido sabor de la incoherencia, no podría resultar menos inapropiado que el señor Rove ofreciera esas declaraciones en momentos en que se cuestiona, más que nunca, la posición de su país con respecto al conflicto en el Medio Oriente, así como lo insostenible que resulta para el contribuyente norteamericano continuar financiando una guerra sin futuro.

Pero lo más denigrante resulta que el asesor presidencial del último ex presidente de los Estados Unidos sienta orgullo por un acto lesivo para cualquier ser humano, no importa su posición política, geográfica o
racial.

De esas minucias también vive el imperio, de enorgullecerse de sus conquistas de rapiña, de sus injerencias en otras patrias, siempre en nombre de esa mal llamada democracia que pregonan con torturas.

Si la respuesta de grupos extremistas era la de planificar atentados contra aviones, ciudades u otros objetivos, para los señores de la CIA resultaba coherente utilizar los waterboarding y otras formas innombrables de tortura con prisioneros y así de paso, al decir de Karl Rove, recibir información valiosa que nos permitió impedir atentados.

La envidia de Maquiavelo, actuando secretamente en los personeros políticos de un gobierno que acrecentó los conflictos en el planeta, en vez de erradicarlos; que incrementó los actos racistas, xenófobos y políticos
dentro de la nación, en vez de homologar la sociedad; una administración con más soldados, militares, compañías del Complejo Militar Industrial, prisioneros, que cualquier otra en el mundo.

El fin, como justificante de una posición política viene a ser en los Estados Unidos de América el detonante de los más impresionantes escándalos que se recuerden, y W. Bush no podría ser la excepción.

Habría que preguntarle a Rove, a los Bush, al propio Obama, cuál sería la explicación de que estén incluidos en la lista de países que violan los Derechos Humanos naciones como Cuba, mientras los mayores torturadores e invasores de la historia no tienen un acápite allí.

Como quiera que en la nación del Norte de América no se violan los derechos humanos, tendríamos que abstraernos y preguntarnos qué son, si no, los ahogamientos simulados, así como las inenarrables situaciones dantescas que el mundo conoció a través de fotografías publicadas por los propios torturadores del ejército de los Estados Unidos.

Según Rove “el mundo ahora es más seguro”, luego de la utilización de esos métodos de obtención de información.

Hasta esos niveles llegan los lastimosos puntos de vista de los políticos norteamericanos, hasta allí llega el orgullo por la tortura, la invasión, la injerencia en los asuntos internos de otras naciones.

Pero Rove no se queda ahí, no le basta organizar el escándalo en la BBC y esparcirlo por los medios de prensa de todo el planeta: ahora acaba de publicar un nuevo libro titulado Courage and consequence, en el que califica la gestión del más pequeño de los Bush de impresionante, duradero y significante.

Son lecciones de política que alguna vez leí en un antiguo manual europeo: Merece, pues, notarse que, al usurpar un Estado, debe su ocupador discurrir y hacer todas las crueldades de un golpe, para no tener que
insistir en ellas todos los días y para poder, no repitiéndolas, tranquilizar a los ciudadanos y ganárselos haciéndoles beneficios. Así hablaba Nicolás, y Karl Rove lo sigue al pie de la letra.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS