Justicia rima con avaricia, codicia, estulticia, ficticia, impericia, malicia, inmundicia, sevicia y vitalicia


No voy a ser tan gallote, insolente e indocto, como para no reconocer, a estas alturas de mi vida, la inmensa riqueza del vocabulario castellano, que muchos llaman por extensión “español”, aunque en eso que se llama España, que para Rosa Díez y Fernando Savater es unidad de destino en lo personal, se pueda hablar en otras lenguas (eso sí, con cierta prudencia, no sea que Rodolfo “SS” Ares se cabree y lance a sus pacifistas a repartir hostias por Euskadi) como el catalán, el euskera, el gallego, además de varios dialectos como el churro (en la comunidad valenciana), el mismo valenciano y sus hermanos mallorquín, ibicenco y menorquín, el bable, el castúo, el aranés, y me quedo corto.&nbsp

Somos, por suerte o por desgracia, habitantes de una península que hija de cien mil leches (como gustaba en decir el formidable pintor zaragozano Manuel Viola, con aquella peculiar voz a lo Ray Charles), habida cuenta de que en esta parte de Europa, dejaron su impronta dominadora (eufemismo barato que quiere decir invasión, robo, saqueo y violación, a pesar de la bravura de los íberos, cántabros, astures, pero sobre todo de los vascones), infinidad de comunidades y pueblos tan astutos como los griegos, fenicios, cartagineses, romanos (que llamaban a este país tierra de conejos), celtas, godos, hunos, alanos, árabes (que se quedaron, afortunadamente para las artes, más de siete siglos), y mucho más recientemente, franceses, alemanes, británicos y norteamericanos, que supieron implantar, a sangre y fuego, su vigente régimen hipercapitalista, sumiendo en la pobreza y esclavitud al resto de los habitantes, que fueron perdiendo su capacidad adquisitiva, junto a inmigrantes de medio mundo que nos imaginaban ricos, generosos y alegres.&nbsp

Tremenda sorpresa, brother, cuando nuestros hermanos de África y América, se toparon con idénticos insultos, vejámenes, el mismo desprecio, racismo, xenofobia y crueldad, que aquellas que distinguieron el Descubrimiento de 1492. Eso sí, todo en mal castellano, en patético catalán, en deficiente euskera, que es como acostumbran a hablar muchos uniformados con porra y pistola.

En el siglo XXI, los resultados de este melting pot son más que espectaculares. En la sede deNaciones Unidas, se reconoce que el chino mandarín es el idioma más hablado del mundo, seguido del castellano y el inglés en todas sus variantes imaginables. Sin embargo, el idioma tiende trampas, y así, cuando diferentes Relatores Contra la Tortura de aquel organismo han avisado desde hace años, al gobierno y autoridades españolas, en varias lenguas, de la necesaria aplicación del habeas corpus y la prohibición de los malos tratos a detenidos, la capacidad de comprensión de los políticos españoles, sean del PP o del PSOE, tiende a ser la misma que la de un gorila ante un discurso académico, ya que el simpático primate únicamente podría comprender algunos pasajes del mensaje navideño de Juan Carlos de Borbón.

Lamentablemente, esa maldita práctica llamada Tortura, se lleva a cabo en la vieja Hispania de forma más que esporádica. Tal vez es que el castellano o inglés que hablan y escriben aquellos funcionarios, no sean inteligibles para Zapatero, y eso que el dominio de la lengua de Shakespeare por parte del leonés es impresionante, como se pude comprobar en este video http://www.youtube.com/watch?v=G4GipPyNwTs .
(¿Ya lo ha comprobado?, ¿ha visto qué serenidad y dominio?…pues sigo) En cuanto al castellano, mejor dejar al lector, en el apartado de las notas al margen, algunos de los titulares y contenidos que se suceden desde hace años en la prensa nacional e internacional*.

¿Quién es el culpable de la situación? Evidentemente un Parlamento y unos diputados incapaces, voluntariamente, de cambiar el esqueleto de esta patética democracia, adoptando un nuevo y firme edificio, en el que la Justicia sea piedra angular de la construcción.&nbsp

La sociedad exige a gritos que se le trate de forma diferente, que sus miembros sean considerados como ciudadanos, no asalariados del miedo y la sospecha. Los pueblos de eso que llaman España, claman por ser tratados como seres humanos, y no como animales de corral. Pero la justicia no aparece, no vibra, excepto cuando uno de sus profesionales se erige, artera e hipócritamente, en el papel protagonista de una denuncia, ocultada hasta hoy por todos los presidentes de gobierno desde 1977.&nbsp

Baltasar El Doliente
vierte hoy lágrimas de cocodrilo con aroma a cebolla, porque todo el tinglado que ZP le ha montado, con el apoyo de los cómicos de la Plata-Forma, pudo haberlo iniciado hace muchos años, antes de aquel esperpento judicial contra Pinochet y Videla, en el que demostró que era un juez que prefería lavar la ropa sucia de casa ajena, antes que hacerlo con la propia. Y de aquella mugre le vino esta roña, que hoy ensucia su ya pringada fama. Que bien la vaya en La Haya.

Con Garzón y sin Garzón, con Velasco y con Murillo, con Grande Marlaska y del Olmo, con Varela y el resto de los profesionales de eso que hoy aún se sigue llamando justicia (pueden reírse diez segundos), podemos afirmar en buen castellano, que el término JUSTICIA merece la rima con otros de significado más que penoso: avaricia, codicia, estulticia, ficticia, impericia, malicia, inmundicia, sevicia y vitalicia. ¿Hay quien dé más?

Notas
.- El relator de la o­nU para la prevención de la tortura, el jurista holandés Theo van Boven presentará en la Comisión de DDHH la creación en el Estado español de un «mecanismo nacional independiente para la prevención de la tortura» así como el fin de la incomunicación de los detenidos. Por otra parte, recomienda al Gobierno español elaborar un plan para prevenir la tortura y otros tratos crueles así como «suprimir el régimen de incomunicación de los detenidos».

El relator de la o­nU señala que «la incomunicación crea condiciones que facilitan la tortura además de que puede constituir por sí misma una forma de trato cruel e inhumano».

Un informe de la o­nU dice que en España se tortura de forma “más que esporádica”. El escrito, referido a detenidos por terrorismo, califica el control judicial de “más formal que objetivo”. Pide que se suprima la incomunicación y que se grabe en vídeo todos los interrogatorios policiales

El relator para la tortura del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, el holandés Theo van Boven, asegura en un informe hecho público ayer que “no se puede considerar una invención” las denuncias de malos tratos realizadas por personas acusadas de terrorismo en España.

El Relator contra la Tortura de las Naciones Unidas, Theo van Boven, solicitará al Gobierno español que elabore «un plan para prevenir la tortura y otros tratos crueles», así como «suprimir el régimen de incomunicación de los detenidos».

El jurista holandés incluye estas recomendaciones en el informe que presentará a la Comisión de Derechos de la o­nU el próximo 15 de marzo, y cuyo contenido adelantó ayer en parte la agencia Efe. Según estas fuentes, Van Boven considera en su informe que «la incomunicación crea condiciones que facilitan la tortura, además de que puede constituir por sí misma una forma de trato cruel e inhumano». El informe de Naciones Unidas del Relator Especial sobre la Tortura referida a España es demoledor.&nbsp

El Relator contra la Tortura de la o­nU, ha hecho público un informe sobre la realidad de la tortura en el Estado español que, a juicio de la firmante, debería preocupar en gran medida al Gobierno español, remover las conciencias adocenadas de los que callan y miran a otro lado y sonrojar a los que niegan la evidencia y embisten contra las víctimas de práctica tan aberrante..

Buena muestra de la importancia que debe tener el informe en cuestión era el silencio sepulcral de medios como «La Razón», «Abc», «El País» o «Diario de Navarra», poco interesados en el asunto tan poco gratificante en estos días de alborozo por detenciones y encarcelamientos. También «Deia» y «Diario de Noticias» obviaban la información.

Un informe de la o­nU que constata la práctica de torturas en España con “una frecuencia más que esporádica” ha causado indignación en el Gobierno. El Ejecutivo considera que esta aseveración es totalmente “inaceptable” por los “numerosos errores fácticos y metodológicos inexcusables” en que se basa, y que le hacen llegar a “conclusiones erróneas”.&nbsp

En el informe, el relator especial de la o­nU expone las conclusiones de la visita que realizó a España entre los pasados 6 y 10 de octubre tras haber recibido un centenar de denuncias de supuestas torturas o malos tratos a manos de la policía, la Guardia Civil, y también de la Ertzaintza y de los Mossos d'Esquadra.&nbsp

El embajador español en Naciones Unidas perdió los nervios ante las denuncias del Relator sobre la cuestión de la tortura

El nuevo presidente del Comité Contra la Tortura de la o­nU, el catedrático español Fernando Mariño Menéndez, manifestó ayer que el Estado español debería aceptar las recomendaciones que recoge el Relator Especial de Naciones Unidas para erradicar los malos tratos a los detenidos.

‘No hay duda de que en España hay casos de tortura’, dice Fernando Mariño, primer español en presidir el Comité de la o­nU contra la Tortura, que pide al Gobierno que vigile más las garantías de los detenidos.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS