Junqueras seguirá en la cárcel por no acatar la constitución pese al mandato popular

Por Kaos. Països Catalans

A Oriol Junqueras lo que le piden en realidad es un compromiso explícito de que acatará y defenderá la constitución monárquica contra el mandato popular. Por eso y porque el Estado necesita escarmentar al pueblo catalán es por lo que se le mantiene en prisión.

Que Oriol Junqueras y los demás encarcelados, así como los miles de procesados, sancionados o investigados catalanes (desde cargos de la Generalitat, el Parlament o municipales, pasando por dirigentes políticos y sociales, bomberos, profesores, tuiteros, activistas…) son presos o represaliados políticos es una evidencia, como lo es que la llamada ‘justicia’, o la policía, son instrumentos de coacción e imposición política de los principios del régimen del 78 y su constitución (la monarquía, la unidad de la ‘patria’, la propiedad privada, la ley de punto final del franquismo mal llamada ley de amnistía…).

A Oriol Junqueras, como a los demás presos o represaliados, se le mantiene en prisión por “riesgo de reiteración delictiva”. ¿De qué delito? El de saltarse la constitución de nuevo, es decir, el de respetar la voluntad mayoritaria del pueblo catalán, la misma que se expresó el 1-O y se reiteró el 21-D, a pesar de la represión y el 155. Las inconsecuencias de Puigdemont, Rajoy y la dirección soberanista de no llevar hasta el final el mandato popular del 1-O, llamando a la defensa popular de la proclamada república, permitió al Estado retomar la iniciativa contra los dirigentes independentistas y contra miles de activistas, situación en la que hoy estamos sumidos.

A Oriol Junqueras lo que en realidad le exigen es un compromiso explícito de que acatará y defenderá la constitución y su marco autonómico, es decir, que vaya abiertamente contra el mandato popular. Y como no lo hace se le mantiene en prisión, aunque haya hecho marcha atrás comprometiéndose  con la ‘bilateralidad’ y la ‘negociación’, insistiendo en su ‘pacifismo’… Por eso no sólo es un preso político, también es un rehén en manos del Estado frente a la mayoría social independentista expresada primero el 1-O y el 3-O, después en la tardíamente proclamada república catalana el 27-O, y reiterada de nuevo finalmente en las elecciones autonómicas del 21-D impuestas mediante el 155.

En esta situación, apelamos otra vez a la movilización solidaria y sostenida por la libertad de los presos políticos y represaliados del pueblo catalán frente a la acción autoritaria del régimen del 78, heredero del franquismo y herramienta pseudodemocrática de opresión de los pueblos y de explotación de la clase trabajadora y de los sectores populares. El mismo régimen que también reprime y encarcela a activistas por el derecho a la vivienda, a sindicalistas, a humoristas, a tuiteros… mientras gobierna en favor de las eléctricas, la gran banca o personajes como Florentino Pérez, mantiene en libertad a cientos de corruptos y financia a entidades como la Fundación Francisco Franco.

 

 

-->
COLABORA CON KAOS