Jubilados argentinos: Los más pobres del mundo

Por Edgardo Civit Evans, Los Andes

Políticos argentinos tienen la costumbre de pretender hacernos creer cosas que en realidad no existen, son diferentes, o nos engañan. Recordemos el avión que en un hora nos llevaría a Japón, el tren bala y muchas mentiras más. Del mismo modo, afirmó que teníamos uno de los mejores regímenes jubilatorios del mundo: no es verdad. […]

Políticos argentinos tienen la costumbre de pretender hacernos creer cosas que en realidad no existen, son diferentes, o nos engañan. Recordemos el avión que en un hora nos llevaría a Japón, el tren bala y muchas mentiras más.

Del mismo modo, afirmó que teníamos uno de los mejores regímenes jubilatorios del mundo: no es verdad.

El Estado (los gobiernos) sacan dinero del ANSES, del Fondo de Garantía y Sustentabilidad (FGS) y del PAMI (violando normas vigentes), incluso hasta para dar préstamos a empresas extranjeras.

En dos años se perdieron más de U$S.1.000.000.000 por malas inversiones y las devaluaciones, mientras que la Reforma Previsional se llevó $100.000.000. Nos representó perder el 9,4% de nuestros ingresos. Nos quitaron el turismo social y muchos servicios de salud.

En el mundo, sacar dinero de fondos para jubilaciones está prohibido y sus responsables van presos.

La ex presidente Cristina Fernández de Kirchner vetó el 82% móvil y nos llamó “buitres y caranchos”. El actual, Mauricio Macri, prometió que nuestros haberes estarían por encima de la inflación. Ambos aseguraron que no apelarían los juicios por mejoras de haberes contra ANSES. No cumplieron. Cuando hay sentencias, no las pagaron ni las pagan. Centenares o miles de casos con sentencia firme desde hace 4 años no cobran. Violan leyes. Miles de jubilados  han fallecido sin percibir los montos que les corresponden, incluso los de la famosa reparación histórica. Solo en Mendoza, el 4% del país, fueron 44 casos de muertes sin cobrar.

Manifestaron que los jubilados gozábamos de muy buenas remuneraciones: no es verdad.

La jubilación mínima apenas supera los 220 dólares, y el promedio con suerte los U$S400 (sin contar los privilegiados que oscilan en los U$S10.000). El 84% de los jubilados percibe menos de dos haberes mínimos (Marcos Peña).

El mismo monto que cuando Norma Plá (U$S220) enfrentó a Domingo Cavallo, quien ganaba U$S10.000,  50 veces más.

Gracias a la inflación, la canasta de un jubilado supera los $24.000 por mes. Millones cobran casi tres veces menos que esa cifra. Padecimos aumentos en la luz del 1.200% y del 700% en el gas, más alimentos, remedios, etc. La inflación es mayor de lo que nos dicen.

Demostraré algunas falacias argentinas basadas en cifras de las dos más grandes, mejores y serias organizaciones que tratan sobre el tema previsional a nivel global.

En el mundo -además de buenas remuneraciones- los jubilados pueden acceder a comprar departamentos en complejos privados para adultos mayores, con todo tipo de servicios. Intentan que vivan lo mejor posible sus últimos años de vida. En Argentina es al revés: bajas remuneraciones e inexistentes servicios.

“Index Melbourne Global Mercer Pension” mide desde hace años la calidad, sustentabilidad, adecuación e integración de los jubilados y pensionados en el mundo.

Sus conclusiones son invaluables por cuanto consideran a la persona mayor en su integridad: cuánto gana, cómo vive, cuál es su nivel de atención de salud, si posee vivienda, si es feliz. Todo lo referido con su atención es valorada.

Los políticos argentinos deberían leer las conclusiones del índice Mercer, dado que el año pasado y también en el 2018 coloca a Argentina en último lugar sobre 46 países medidos.

Estiman que no sólo es importante saber cuánto ganan los jubilados, medido en moneda estable, por ejemplo euro o dólar, sino como viven, si son felices. En países de la región cobran igual o menos (Colombia, Chile, Uruguay), pero viven mejor. No tienen inflación, el costo de vida es más económico, o tienen mejores servicios.

Dinamarca, Bélgica, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Suiza, Suecia, Canadá, Singapur, Gran Bretaña, Alemania, Polonia, Estados Unidos y Francia, en ese orden, son las naciones donde los adultos mayores tienen mayores ingresos y mejor calidad integral de vida.

Los países que tienen los mejores sistemas jubilatorios son: Dinamarca, Holanda, Australia, Suiza y Suecia. Todo lo que el jubilado gana y ahorra durante su vida laboral, va a pagar su pensión: son intocables.

En varios de ellos, el jubilado o pensionado percibe la misma remuneración que cuando estaba activo, o un poco menos, con montos mínimos que oscilan entre los 2.500 y los 3.500 euros por mes, cifra que representaría $150.000 de Argentina.

“Help Age Internacional” ha elaborado numerosos estudios respecto a cuales son los países donde es mejor envejecer por la calidad de vida. Enfoca cuatro aspectos: seguridad de ingresos, estado de salud, competencias y entornos sociales favorables. En el podio figuran cuatro europeos: Suiza, Suecia, Noruega y Alemania. Estados Unidos aparece en el noveno lugar.

Los países donde los jubilados son más felices, según “Help Age Internacional” son: Noruega, Australia, Suiza, Alemania, Dinamarca, Singapur, Holanda, Irlanda, Islandia, Canadá, Estados Unidos, Hong Kong, Nueva Zelanda y España.

En síntesis: millones de jubilados, pensionados, retirados y discapacitados cobramos en la Argentina menos que en naciones subdesarrolladas.

Nuestra calidad de vida y poder adquisitivo han disminuido a niveles de hace más de 30 años, con ingresos francamente miserables. En 6 años hemos perdido el 40% del poder adquisitivo.

Cobramos en devaluados pesos, y pagamos servicios y mercaderías en dólares.

Ello, por más que algunos mientan o pretendan hacernos creer otra cosa. Estamos últimos en el mundo en calidad de vida de los jubilados. Lamentable honor.

“La realidad es la única verdad”, afirmaba Aristóteles, hace 2.500 años.

losandes.com.ar/article/view?slug=jubilados-argentinos-los-mas-pobres-del-mundo-por-edgardo-civit-evans

COLABORA CON KAOS