Juan Carlos I viajó a Suiza con 1,7 millones en un maletín, según su contable

Publicidad

  • El financiero Arturo Fasana declaró ante la Justicia helvética que el rey emérito le visitó en su casa con el dinero en efectivo y le dijo que provenía de una donación

  • El monarca aseguró, según su contable, que el dinero procedía de una donación del rey de Bahréin pero la entrega en efectivo dificulta su rastreo

El rey emérito, Juan Carlos I, viajó a Suiza con un maletín de dinero en efectivo. Hasta 1,7 millones de euros según la versión aportada por el contable Arturo Fasana a la Justicia helvética en 2018. Según el financiero, el monarca le dijo en 2010 que necesitaba verle en su casa, y en aquella reunión, le entregó un maletín con 1.7 millones de euros en efectivo. Según la declaración de Fasana adelantada por El País, el monarca le aseguró entonces que los fondos procedían eran una donación personal realizada por el rey de Bahréin. Como el dinero fue entregado en mano, es imposible confirmar ese extremo de forma documental por medio de los registros bancarios.

Este elemento es importante, ya que desde 2018 la Justicia helvética investiga a los gestores de Juan Carlos I por un posible delito de blanqueo de capitales vinculado con esos Fondos. El fiscal Yves Bertossa trabaja con la tesis de que el dinero podría proveer en realidad de comisiones ilegales por contratos concedidos a empresas españolas en países árabes, y en contrato por la construcción de la línea de tren del AVE a La Meca, el mayor contrato de obra civil licitado en el mundo. Por el momento, se encuentran imputados tanto los gestores financieros de las fundaciones investigadas, que contaban con varios miembros de la Familia Real como beneficiarios, como los responsables del banco Mirabaud, donde se ingresaban los fondos. La aparición de estas fundaciones llevó a que el pasado 16 de marzo el rey Felipe VI anunciara que renunciaba a cualquier herencia que le pudiera corresponder del patrimonio de su padre y se desligara por completo de estas operaciones.

Ahora, la información sobre la investigación de las cuentas en Suiza ha llegado a la Audiencia Nacional, que en 2018 abrió una pieza separada para investigar los mismos hechos tras las revelaciones realizadas por la empresaria Corinna Larsen en una reunión grabada con el comisario José Villarejo. En España, la investigación del caso se ha movido de una manera mucho más lenta, con el principal impedimento de que Juan Carlos I no puede ser imputado penalmente debido al ordenamiento jurídico vigente. Pero hay una línea que sí es perseguible: la de todos aquellos que, en suelo español, pudieran participar en esta presunta trama, beneficiarla o haber pagado comisiones que luego fueron encubiertas. Por eso, el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón lanzó una comisión rogatoria a Suiza para conocer la marcha de las investigaciones en el país helvético, y si pudieran derivar en alguna responsabilidad penal también en España.

Un viaje por investigar

Así, según la versión de Fasana adelantada por El País, el 7 de abril de 2010 las cuentas en Suiza de la Fundación Lucum recibieron una inyección de 1.895.250 dólares, algo más de 1.7 millones de euros al cambio. No era la primera vez. La investigación helvética investiga también la entrada en agosto de 2008 en esas cuentas de un ingreso de 65 millones de euros, procedentes en este caso de Arabia Saudí. “Juan Carlos I es una persona apreciada en los países del Golfo. Volvía de Abu Dhabi y vino a mi casa en Ginebra. Quería almorzar conmigo. Me dijo que había recibido 1.9 millones del sultán de Bahréin, que le había ofrecido este dinero. Escribí un informe de visitas y pedía al banco que si podía entregar el dinero. Me dijeron que sí”, explica Fasana en su declaración según relata el diario. El matiz es importante, ya que con esto el financiero remarca ante el juez que contó siempre con el beneplácito del banco para que los fondos entraran en el cauce bancario legal. Algo ilícito si no se conoce la procedencia concisa de los mismos y por lo que los financieros podrían enfrentarse a una fuerte sanción, además de las posibles consecuencias penales para los responsables de la operación.

enlace

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More