Joven acusado por sus mensajes en Twitter, ante la Audiencia Nacional: “No sois nadie para juzgarme”

Publicidad

El joven, acusado de mofarse de Miguel Ángel Blanco, del PP y Esperanza Aguirre y de alabar a ETA, los Grapo y grupos yihadistas a través de la red social Twitter, ha admitido ser el autor de las publicaciones por las que está siendo juzgado pero ha asegurado que desconoce si los comentarios “han tenido o no repercusión” y que lo hizo “sin ninguna intención”.

Sin embargo, la Fiscalía entiende que los mensajes publicados por Darío P.G. desde el año 2013 hasta 2015 constituyen un delito de enaltecimiento del terrorismo, al ensalzar actividades de ETA, los Grapo y de “grupos yihadistas radicales”, por lo que solicita una pena de dos años de prisión y ocho de inhabilitación absoluta.

En el juicio han comparecido además tres agentes de la Guardia Civil encargados de la investigación, quienes iniciaron las pesquisas tras una denuncia presentada por la periodista Pilar Rahola por mensajes “injuriosos contra su persona” desde el perfil del acusado.

A raíz de las denuncias de la periodista, los agentes descubrieron en el perfil otros comentarios dirigidos a políticos como la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre o el diputado Toni Cantó, al Rey y al concejal Miguel Ángel Blanco, de cuyo asesinato por ETA se acaban de cumplir 20 años.

Uno los agentes ha asegurado que el acusado mencionaba los perfiles que injuriaba, por lo que sus publicaciones podían alcanzar a los usuarios que visitaran o siguieran los perfiles de estos personajes públicos.

“Y me hundo… como la nuca de Miguel Ángel Blanco” o “Responder a @EsperanzAguirre @elmundoes asesina de niños se te queda corta. Que vuelvan los Grapo o ETA y te den tu merecido, escoria”, son algunos de los mensajes que aparecían en su perfil de la red social.

La Fiscalía, quien ha elevado sus conclusiones a definitivas, entiende que los mensajes publicados se integran en el delito de enaltecimiento del terrorismo, pues el procesado realiza referencias expresas a personas como Aguirre o Blanco con la intención de “jalear su asesinato por grupos terroristas”.

“Hemos elevado la charla tabernaria a pública de forma que a estas publicaciones pueden tener acceso un gran número de personas, incluso las víctimas”, ha afirmado la fiscal.

Frente a esto, la defensa ha solicitado la libre absolución, pues entiende que la fiscal realiza una interpretación extensiva del delito de enaltecimiento del terrorismo pues no tipifica “amenazas, injurias ni expresiones de mal gusto o humorísticas” y saca de contexto los mensajes del procesado.

“El mensaje sobre Miguel Ángel Blanco hace referencia a un ‘selfie’ que le gustaría hacerse”, ha indicado el abogado defensor, quien ha asegurado que las fotografías no son constitutivas de delito y que falta en los mensajes la prueba de publicidad, pues se desconoce si las manifestaciones publicadas “han sido leídas, consultadas y seguidas”.

Finalmente, en el turno de última palabra, el acusado se ha dirigido a los magistrados y ha afirmado: “Ejercito mi derecho a la libertad de expresión. No sois nadie, vosotros, para juzgarme”. (Postdigital/Agencias)

enlace

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More