Jorge López Ave

Publicidad

inSurGente.- . (…) ”Es necesario pasar a otra etapa, a la del crecimiento, a la de la unidad. Y si en estas horas que se habla y se actúa intentando aglutinar esfuerzos de organizaciones de izquierda, de hombres y mujeres que han batallado en las calles en contra del sistema capitalista, con la excusa de las elecciones europeas, no debería ser menos el intento unitario desde los medios de comunicación alternativos, antisistema, de izquierda anticapitalista o como quieran llamarlos/llamarnos” (…).

El sistema ha demostrado mil veces su capacidad de distraer a las masas, es un atributo del que se dotaron&nbsp en los confines de la historia. Se trata de aplicar anestesia a la población, de alejarla de cualquier conato de protesta, de eliminar rebeldías y cuestionamientos. En estos días de crisis agónica del capitalismo financiero, no podía ser menos. Por cierto, qué pocas veces podemos leer “crisis del capitalismo”, en general, se habla de “la crisis” sin más calificativos, como algo bajado de los infiernos, que no es de fácil comprensión ni mucho menos &nbsp con culpables nítidos, con nombres y apellidos.

A los consabidos espectáculos deportivos, polémicas arbitrales, dichos y redichos de jugadores millonarios y entrenadores no menos acaudalados, hay que añadir ahora la gripe porcina, (que no se sabe cómo se origina, ni exactamente dónde, ni siquiera porqué se cura en unos sitios y no en otros), las comparaciones sobre las posaderas de Letizia y de la consorte de Sarkozy… Todo vale para que en la calle no se hable de cosas importantes, que tienen que ver de verdad con la vida y no con la estupidez prefabricada con ruido amnésico. Será por eso que estos días he recordado la película Wag the dog (traducida en España como “La cortina de humo”), donde el Presidente de EE.UU es sorprendido en un asunto sexual (inspirado en el caso de Clinton y su becaria), pero para distraer a la opinión pública inventa una guerra contra Albania, con el consiguiente apoyo mediático y de adormecimiento de las masas.&nbsp &nbsp

En general, desde la izquierda se tiene claro que la prensa burguesa, que Falsimedia, es fiel escudero del sistema capitalista, su bastón necesario e imprescindible, pero es como si el dato se olvidara con prontitud, porque al final acaba entrando en los temas y la agenda (como dicen los profesionales del asunto) que el enemigo marca.
Podrá decirse que la debilidad de nuestra fuerza obliga a ir a remolque, a entrar en los asuntos que ellos fijan, y así ha sido en los últimos tiempos, se ha acudido a desentrañar sus mentiras desde una trinchera pequeña, combativa sí, pero limitada en su eficacia. El enemigo tira misiles y nosotros piedras, cual intifada palestina, cual resistencia obrera contra la explotación patronal.
Por eso, es necesario pasar a otra etapa, a la del crecimiento, a la de la unidad. Y si en estas horas que se habla y se actúa intentando aglutinar esfuerzos de organizaciones de izquierda, de hombres y mujeres que han batallado en las calles en contra del sistema capitalista, con la excusa de las elecciones europeas, no debería ser menos el intento unitario desde los medios de comunicación alternativos, antisistema, de izquierda anticapitalista o como quieran llamarlos/llamarnos.

Es hora de unidades, de generosidades, de multiplicar esfuerzos, de romper el marco limitado de llegar solamente a personas concienciadas y militantes, de arrancarle a Falsimedia los lectores que aún le puedan quedar de izquierdas. Porque, al igual que organizaciones han tenido en la calle y la lucha lugares de encuentro, los medios anticapitalistas que informamos desde internet debemos ir en esa dirección: la de trabajar juntos para ser más fuertes, para llegar a más y más personas. Por si fuera poco, tenemos programa (la República, el socialismo, la autodeterminación de los pueblos), tenemos línea editorial (la defensa de los trabajadores, de sus luchas, de sus conquistas, la denuncia de las injusticias allí donde se produzcan, de los pueblos oprimidos), tenemos un espacio (ganado con miles de horas de militancia informativa) y, por suerte, tenemos enemigos (los sustentadores del actual régimen, incluidos los denominados “progresistas” que no son otra cosa que serviles lacayos del sistema con sonrisa perenne).

En pocos días, los lectores de al menos dos medios de comunicación en la red, dos medios de izquierdas que se han batido durante años contra Falsimedia, aportando decenas de miles de pequeñas y grandes noticias, van a empezar una nueva etapa. Una etapa marcada por la colaboración, por el hermanamiento. Tenemos una aspiración: no sumar, sino multiplicar lectores. Ganamos metros en la trinchera de lucha, es una mala noticia para nuestros enemigos.


*Falsimedia: Término creado por el compañero Antonio Maira para sintetizar a los medios de “comunicación” que respaldan el sistema capitalista y sus ejecutores. Los que entienden la información como un mero negocio y obedecen a sus amos.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More