Jesús Eguiguren vuelve a pedir la libertad de Arnaldo Otegi

Agencias

En una entrevista concedida a la Cadena SER, recogida por Europa Press, Eguiguren ha dicho que desconoce si se verá un desarme de ETA en los próximos meses, pero ha precisado que lo que se ha visto «ya» es «el desarme de la sociedad vasca».

   En su opinión, Euskadi ha pasado de ser «un lugar conflictivo» en España a ser «posiblemente el lugar más tranquilo, donde más convivencia hay, donde con más tranquilidad se puede andar en la calle, donde más respetada es la política y donde más perspectivas de futuro económico existe». «Hemos pasado de ser un problema para España a ser el oasis vasco», ha apuntado.

   A su juicio, «estos temas», como el de ETA, «hay que abordarlos cuanto antes y no dejarlos pudrir». «Aquí nadie ha querido saber nada después de que se hizo lo que llamamos la paz y, en ese sentido, las cosas van bien e irán bien, pero no será porque desde la política se haya ayudado», ha apuntado.

   En esta línea, ha indicado que la responsabilidad del Gobierno «es intentar que, cuanto antes, ETA forme parte del pasado». De esta forma, ha indicado que, en estos momentos, sabe que «el alejamiento de presos no tiene sentido, pero ni se ha movido un dedo, ni nadie lo denuncia ni a nadie le interesa».

   El dirigente socialistas ha dicho que, como él pidió, en su día, el alejamiento y la dispersión, y ahora se siente «con autoridad para pedir el acercamiento y que se busquen todas las fórmulas que el Derecho penal español ofrece, que son muchas, para responder a esta situación».

   Eguiguren ha asegurado que «ni siquiera hace falta» un «tipo de comunicación» con el entorno de la banda como la que él facilitó en su día porque el Ejecutivo «lo que tiene que hacer, lo tiene que hacer de forma unilateral», al igual que ETA.

   «Se le ha dado a este Gobierno uno de los problemas más graves que ha tenido España a lo largo de la transición prácticamente resuelto, y en vez de utilizarlo como un dato positivo en un país en el que faltan datos positivos, ha querido ignorarlo. Es algo muy difícil de entender», ha señalado.

   El presidente de los socialistas vascos ha dicho entender «en parte» que «nadie quiera saber nada de lo que pasa» en Euskadi porque «han sido muchos años de amargar la vida». No obstante ha advertido de que, «políticamente, las cosas son como son» y España «podía haber retomado el espíritu de consenso de la transición y dar a entender que la culminaba porque quedó pendiente el tema vasco».

   También se debería, según Eguiguren, haber facilitado que los vascos hicieran «su propio pacto estatutario constitucional para pasar a una nueva fase». «Pero es como si no hubiera preferido, casi, que el conflicto hubiera seguido», ha lamentado.

   Eguiguren se ha referido también a la visión de Arnaldo Otegi, a quien ha visitado en la cárcel de Logroño hace unos 20 días, que observa el proceso «de forma un tanto incrédula». «Yo creo que está convencido de que, si hubiera seguido apoyando a ETA, no estaría en la cárcel, en cambio, por haberse implicado en darle la vuelta a ese mundo y conseguir la paz, está en la cárcel», ha explicado.

   El líder socialista ha recomendado, en este sentido, no ser «ingenuos, que consolidar una formación política es muy difícil, no todo el monte es orégano, que tuvieron buenos resultados, pero que la política sigue adelante».

   «En ese sentido, me temo que esta situación en la que los líderes están en la cárcel, las bases no tienen unas directrices claras, unos piensan de una forma, otros de otra, no es bueno para ellos, no es bueno para la izquierda vasca, que necesitamos compañeros, el día de mañana, para hacer la alternativa, ni tampoco para España porque le interesa que el tema vasco quede resuelto», ha argumentado.

   A su juicio, esa «tarea» debe hacerla la izquierda abertzale, si bien se ha preguntado, en este sentido, «qué hubiera sido de nosotros si Felipe González o Alfonso Guerra, en la transición, hubieran estado en la cárcel o si a Carrillo o a Suárez les hubieran metido en la cárcel».

   «En cualquier país mínimamente inteligente, en una situación de éstas, a los líderes hay que dejarles en libertad, porque es bueno para el país», ha añadido,

   Eguiguren considera que «el tiempo de todos los de una generación está pasando» aunque «no hay una gran renovación» en ningún partido. Por ello, se ha mostrado convencido de que Arnaldo Otegi «que es el líder que puede decirle a Batasuna cosas que no le guste oír».

  

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS