Jaque a la banca

El nuevo presidente de la patronal bancaria, José María Roldán, un ex empleado del Banco de España, se ha marcado un objetivo imposible: salvar la imagen de la banca. Como si a la Banca le importase que su imagen sea digna. Ética y Banca son conceptos incompatibles. La Banca tiene y ha tenido siempre un objetivo exclusivo: aumentar la cuenta de resultados, algo a lo que nunca renunciará sean cuales sean los medios que para ello tenga que utilizar y así ha sido desde hace 4.000 años cuando en Babilonia empezaron a ser habituales los préstamos destinados al comercio.
 
Roldán pretende recuperar el prestigio y la reputación pérdida por el sector desde el estallido de la crisis olvidando voluntariamente que fueron los bancos los responsables de su existencia. Se ofrece como una especie de Papa Francisco, tratando de convencernos de que los crímenes de la iglesia se van a corregir mientras sus cardenales exaltan el franquismo, sus curas siguen violando a los niños y sus obispos se enriquecen al mismo tiempo que presionan al Estado para que el aborregamiento de la población no se deteriore más de lo que está. Misión imposible para los dos, además de interesada ya que que solo persiguen recuperar el terreno perdido y seguir enriqueciéndose. Todos sabemos que el prestigio de la Banca es directamente proporcional a los dígitos de su cuenta de resultados y el de la Iglesia a su cuota de poder dentro del Estado. Un tandem Banca-Iglesia que Ruiz Mateos supo aprovechar como nadie con la única excepción del Banco Popular Español.
Si hay algún negocio que se base en la confianza ese es el negocio bancario, los bancos lo saben y quieren que volvamos a ser confiados, lo necesitan para que nuestros depósitos de dinero les permitan seguir especulando con dinero ajeno. La Banca sin dinero en efectivo, sin liquidez muere. En agosto de 2007 los Bancos centrales tuvieron que intervenir para proporcionar liquidez al sistema bancario, ayudas que recogieron de diferentes formas desde el banco más pequeño al más grande. La Banca cortó el grifo del crédito y el cierre de empresas fue y sigue siendo diario y constante, una situación que prolongada desde 2007 ha llevado a España a unas cifras de paro nunca conocidas. España entró en recesión. La especulación salvaje en los mercados secundarios de hipotecas inmobiliarias llevó al país a la quiebra. Una especulación alimentada por la descomunal inflación del mercado inmobiliario creada como consecuencia de la Ley de Suelo que el Partido Popular aprobó en 1997, solo un años después de que Aznar llegase al poder, y alimentada por una oferta ilimitada de crédito hipotecario cuyos fondos se obtenían en mercados financieros secundarios. Una oferta que se traducía en operaciones a más de 40 años y soportada por garantías sobrevaloradas por las propias sociedades de tasación de los bancos. Aparte del mercado tradicional , representado por la concesión de hipotecas para la compra de viviendas, los bancos crearon su propia guerra al objeto de quitarse unos a otros hipotecas concedidas muchos años atrás y de paso incrementar el capital prestado. El crédito fluía incansable, pero lo hacia gracias a que el dinero que los bancos prestaban no era suyo, cuando se produjo la quiebra de Lehman Brothers, las compañías hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac o la aseguradora AIG, la desconfianza se adueñó de los mercados hipotecarios y los bancos españoles dejaron de otorgar créditos, ya no podían conseguir dinero ajeno, se paralizó la venta de viviendas y el sector de la construcción acompañó al bancario en una caída que aún hoy no ha terminado, arrastrando consigo al resto de la nación y detrayendo ingentes cantidades de un dinero público.Ambición sin límites, especulación salvaje, pólvora ajena y proteccionismo culpable del Banco de España, – del banco en el que Roldán era, ni más ni menos que Director General de Regulación y Estabilidad Financiera y desde allí vio impávido y sin mover un dedo como el sistema financiero se iba a hacer puñetas- junto con el apoyo y visto bueno de los gobiernos del PP y del PSOE constituyeron los ingredientes principales de una crisis económica que ya lleva siete años instalada en las familias españolas, que no en las grandes multinacionales, ni en la Banca, ni en el PP, ni en el PSOE.
 
Roldán quiere lavar la imagen de la Banca, ¿como lo hará?. ¿Acaso dejará de ejecutar hipotecas a las familias? ¿Reactivará el crédito a Pymes y Autónomos? ¿Devolverán las ayudas recibidas? ¿Volverán a contratar a las decenas de miles de empleados despedidos o prejubilados? ¿Cerrarán las sucursales que tienen operativas en paraísos fiscales? ¿Dejarán de aplicarnos comisiones hasta por ingresar dinero, comisiones que hoy son su principal fuente de ingresos? ¿Seguirán manteniendo en nómina a personas investigadas por blanqueo de dinero y fraude fiscal? ¿Cerrarán sus compañías subsidiarias de crédito fácil al 20% de interés?¿Devolverán el dinero a aquellos a los que colocaron participaciones preferentes o bonos convertibles? ¿Repondrán el dinero que existía en el Fondo de Garantía de Depósitos? ¿Dejarán de controlar sectores estratégicos como la energía? ¿Pagarán los mismos impuestos que el resto de sociedades españolas? ¿Ingresarán en prisión los responsables de la multitud de estafas que han llevado a cabo?.
 
Todos estamos seguros de que no harán nada de lo anteriormente cuestionado, entonces ¿que harán?. Me temo que un spot corporativo acompañado de una oferta de cacerolas o toallas, seguido de la creación de alguna fundación para la protección de los humedales del Reino de Tonga, fundación de la que por supuesto será presidente de honor el Rey, la Reina o porque no la Banca March, no en vano su fundador financió el levantamiento militar de 1936.
 
La banca no puede salvar su imagen, lleva siglos pegado a ella, en todo caso podría disfrazarse, que es lo que hará. Que nos estafen es grave, pero que encima nos consideren idiotas es el colmo. Empieza a ser hora de que en esta desigual partida el jaque lo demos los ciudadanos, quizás hagamos caer alguna torre y tengamos posibilidad de dar jaque mate.
Benito Sacaluga
NOTICIAS ANTICAPITALISTAS