Izquierda Republicana continua luchando por su dignidad

8

Ante la difusión en días pasados de una nota en la que se afirma que se han archivado de forma «definitiva»(?) las diligencias judiciales con relación a la denuncia presentada por Izquierda Republicana, por falsificación en documento público y privado, contra quienes usurpan su nombre y su legítima representación, no significa en absoluto, como pretenden hacer creer sus autores, que la lucha por la legítima representación de nuestro partido haya concluido con la victoria de ese “lado obscuro” del pasado de IR, que no acepta el cambio democrático producido en nuestro partido en 2007 y que ha hecho de la falsedad su estandarte.
El auto judicial que estima que no ve indicios de delito de falsedad documental es recurrible, y de ha hecho ha sido y seguirá siendo recurrido. También era recurrible la primera decisión de este mismo juez cuando no admitió a trámite nuestra denuncia. Fue nuestro recurso ante la Audiencia Provincial de Madrid lo que provocó que ésta ordenase al juez la apertura de las correspondientes diligencias, estimando que sí existían indicios de delito. Ahora, tras las diligencias, el juez insiste en no verlo, a pesar de las apreciaciones de los tres magistrados de la Audiencia Provincial que estimaron lo contrario; pues bien, ante ellos recurrimos de nuevo, y será por tanto, la Audiencia Provincial quien decida finalmente al respecto; algo que todavía no ha ocurrido, por lo que el proceso sigue abierto y sin conclusión definitiva.
Con independencia de este proceso por vía penal, existe otro proceso en paralelo por vía civil. Por lo que si el primero fuese archivado, se continuaría con el segundo, de manera que estamos aún muy lejos de haber perdido ninguna batalla.
Es conveniente ahora recordar que sigue igualmente abierto el proceso, por apropiación indebida de los bienes del partido, contra estos mismos embusteros que se lanzaron a la aventura de falsificar un congreso y una nueva dirección del partido, tratando de forma desesperada de neutralizar nuestra denuncia, y sin otro interés que salvarse de la quema.
La confianza en la justeza de nuestras reclamaciones nos seguirá siempre impulsando a continuar la lucha por todos los medios a nuestro alcance, hasta conseguir el total desenmascaramiento de tan burda impostura. Razón no nos falta, ni tampoco el apoyo de nuestra militancia, ni el de aquellos políticos honrados que buscan el bien de la causa republicana, y no su utilización en beneficio personal como oficio de menesterosos.
&nbsp Madrid, 27 de mayo de 2010
Comisión Ejecutiva Federal de Izquierda Republicana