Publicado en: 18 diciembre, 2015

IU en Twitter: cómo usar las redes para lograr notoriedad si no se habla de ti

Por Manolo Monereo

Hasta hace año y medio, los principales partidos políticos españoles vivían dándole la espalda a las redes sociales. Sin embargo, el uso que Podemos hizo de estos nuevos canales en la campaña electoral para las Elecciones Europeas de mayo de 2014 marcó un antes y un después en la manera en la que las formaciones […]

Hasta hace año y medio, los principales partidos políticos españoles vivían dándole la espalda a las redes sociales. Sin embargo, el uso que Podemos hizo de estos nuevos canales en la campaña electoral para las Elecciones Europeas de mayo de 2014 marcó un antes y un después en la manera en la que las formaciones entendían el Social Media.

Tanto es así que, tras los ensayos que han supuesto otras citas con las urnas que han tenido lugar desde entonces (como las elecciones andaluzas, madrileñas o catalanas), todos los partidos políticos han considerado las redes sociales como herramientas fundamentales para la comunicación durante la campaña electoral del 20D.

Sin embargo, los principales partidos han llevado a cabo una estrategia similar durante la campaña. Todos han aprendido ya que es necesario que los principales representantes de la formación cuenten, por ejemplo, con una cuenta oficial en Twitter y que sean muy activos tanto en esta plataforma como en otros perfiles sociales: debían dialogar con los posibles votantes, mostrarse cercanos y, en algunos casos, llegar a pecar incluso de sobreexposición, tanto en las redes sociales como en otros medios, como es el caso de la televisión. Lo importante es mostrar cercanía, una nueva forma de hacer política más próxima a los ciudadanos, estando junto a ellos en los canales que utilizan cada día y generando conversación.

Este planteamiento ha sido válido para las formaciones cuyos candidatos tenían posibilidades de llegar a la Moncloa el próximo día 20 de diciembre: PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos. Sin embargo, en estas elecciones en las que el tradicional bipartidismo se ha multiplicado, otros partidos han quedado fuera del pastel mediático tradicional y, por ello, han tenido que repensar su estrategia en redes sociales.

Es lo que ha ocurrido con formaciones como Izquierda Unida, que ha tenido que recurrir al ingenio para hacer frente a esa realidad y lograr que su candidato, Alberto Garzón, adquiriese más repercusión durante la campaña.

Para lograrlo, Izquierda Unida se ha encomendado a las redes sociales. Desmarcándose del resto de formaciones, el partido ha llevado a cabo un planteamiento completamente distinto, descarado en algunos casos, pero que ha marcado el ritmo de la conversación política en Internet.

“Todo responde a una estrategia perfectamente planificada en base a un estudio previo que realizamos. Sabíamos que tendríamos que cubrir algunas necesidades ante la más que posible invisibilidad de nuestro partido en una campaña centrada en cuatro formaciones. Decidimos ser irreverentes, transgresores”, reconoce Alejo Sanz, miembro del equipo de Comunicación de Izquierda Unida, en conversación con cuartopoder.es.

Para desarrollar su planteamiento, Izquierda Unida “reclutó” de entre sus filas a expertos en comunicación, periodismo y Social Media. Algunos acompañan al candidato en su periplo por España, otros realizan su labor desde una “redacción central” creada para la ocasión. Curiosamente, se comunican entre ellos mediante una lista privada de la app de mensajería instantánea Telegram, donde también tiene abierto un canal para la campaña.

De su estudio previo y sus conversaciones han salido grandes hashtags y campañas virales que se han convertido en trending topic, aprovechándose de la actualidad. Por ejemplo, durante el debate con cuatro candidatos, el hashtag #FaltaGarzón consiguió más de 100.000 menciones en Twitter, viéndose superado únicamente por los lanzados por Ciudadanos y Podemos (que solo superaron ligeramente la cifra, aún estando presentes en el encuentro televisado). En el debate con nueve candidatos, el hashtag #GarzónArrasa fue el que más menciones recibió.

Pero lo que más ha llamado posiblemente la atención ha sido el uso de archivos GIF, memes y fotografías típicas de los años 80. En sus tuits, Izquierda Unida ha ironizado sobre momentos de la campaña o comentarios de otros candidatos utilizando la figura de la marioneta Rockefeller de José Luís Moreno, Epi y Blas (comparados con Pedro y Mariano) o los Power Rangers. Junto a ellos, también se han enviado mensajes protagonizados por el famoso travesti RuPaul, los personajes de Los Simpsons o el grupo musical Los Manolos.

rupaul

Tuit emitido por la cuenta corporativa de Izquierda Unida durante el “Cara a cara” del pasado lunes. / Foto: Twitter

Con estos mensajes Izquierda Unida ha conseguido con su cuenta corporativa en Twitter una relevancia social que no podía lograr por otros medios e incluso influir en los mensajes de otros partidos. Tras sacar a relucir una campaña en la que se potenciaba la figura de las abuelas, otras formaciones trataron de subirse al carro publicando tuits de temática similar. Sin embargo, la estrategia en Facebook ha sido muy distinta, más tradicional, aunque ha permitido que el vídeo de la campaña logre más de un millón de reproducciones en esta red social, mientras que en YouTube no ha pasado de 120.000 visionados. Curioso.

La cuenta del candidato ha seguido un curso diferente. Alberto Garzón es quien gestiona directamente su cuenta pero, a través de ella, ha conseguido posicionarse más cerca de la llamada “nueva política” que de la “vieja guardia”, a pesar de ser Izquierda Unida una formación con muchos años de historia.

En su perfil no se han publicado fotos de dibujos animados u otros iconos pop, pero sí que ha hecho comentarios irónicos que han tenido un importante alcance. Es el caso de los tuits que envió durante la celebración del debate de Atresmedia, que decían así: “¿Os está gustando mi intervención? Es lo que tiene la democracia, que está a régimen”. Este mensaje obtuvo casi 24.000 retuits y más de 17.000 “me gustas”.

Lo que demuestra la campaña realizada por Izquierda Unida es que las redes sociales, además de haberse constituido como un canal más de comunicación que ya no se puede dejar de tener en cuenta, ofrecen igualdad de oportunidades y universalizan el alcance de las publicaciones. Para triunfar en ellas es necesario utilizarlas con una estrategia planificada y un objetivo claro, así como salirse de los cánones ya establecidos y tratar de sorprender a los miembros de la comunidad ofreciendo un valor diferente.

En esta campaña, Izquierda Unida ha sorprendido en redes sociales. El domingo veremos si este éxito se traduce también en votos. Si no se lograra, al menos algo importante han conseguido: el rejuvenecimiento de la marca online de un partido “de los tradicionales”.

IU en Twitter: cómo usar las redes para lograr notoriedad si no se habla de ti

-->
COLABORA CON KAOS