Italia. El papel del coronavirus en el auge de Fratelli d’Italia. Una nueva extrema derecha

Publicidad

El partido de extrema derecha que dirige Giorgia Meloni adoptó el nombre del himno nacional italiano popularmente conocido por su primer verso, “Fratelli d’Italia”, de modo que en el ritual de cantar su himno los italianos evocan un partido que destaca “el respecto a la soberanía, la independencia y la unidad nacional” como sus valores fundamentales.

La letra del himno, cuyo nombre formal es Il canto degli italiani, guarda un significado tan subjetivo que ha sido utilizado indistintamente por diferentes bandos a lo largo de la historia. Durante la dictadura de Benito Mussolini, el himno fue usado por las organizaciones antifascistas debido a su contenido nítidamente liberal y republicano. Pero también fue recurrente en los círculos fascistas por su carga de patriotismo y unidad nacional. Actualmente, solo se canta la primera estrofa en dos ocasiones, y el estribillo.

Fratelli d’Italia se fundó en Roma en el año 2012, bajo los auspicios de Giorgia Meloni, Guido Crosseto e Ignacio La Russa, coordinador nacional del Pueblo de la Libertad (Pdl), partido al que pertenecía Silvio Berlusconi. Inicialmente lo bautizaron como Fratelli d’Italia – Centrodestra Nazionale. En 2014, presidido por Giorgia Meloni, cambió el nombre por Fratelli d’Italia – Alleanza Nazionale y lo mantuvo hasta el 3 de diciembre del 2017. En ese momento se adoptó como símbolo la llama tricolor del Movimiento Social Italiano (MSI), formado en 1946 por partidarios del ex dictador Benito Mussolini, la mayoría de los cuales había participado en la experiencia de la República Social Italiana y el Partido Fascista Republicano. Con la adopción de la llama tricolor, se trataba de explicitar el vínculo entre ambas formaciones, el SMI i el FdI. El lema del MSI era: «no renegar, no restaurar». Se refería al propósito de recoger lo mejor del régimen fascista, pero aceptando que tomado en su totalidad había quedado desfasado en el tiempo. Finalmente, en el congreso del partido del 2 y 3 de diciembre de 2017 el nombre del partido se redujo a Fratelli d’Italia.

En la página web de acogida, “chisiamo”, el partido se presenta como “un Movimiento que, sobre la base de los principios de soberanía popular, libertad, democracia, justicia, solidaridad social, mérito y equidad fiscal, se inspira en una visión espiritual de la vida y los valores de la tradición nacional, liberal y popular, y participa en la construcción de la Europa de los pueblos.» «Movimiento» va con mayúscula en el texto, un detalle a considerar.

Quince puntos para un programa

Veamos ahora sucintamente el enunciado de los 15 puntos del programa de los Fratelli de enero de 2018 y el Programa de los Hermanos de Italia para las elecciones europeas del 2019.

  • El plan de apoyo más impresionante para las familias y la tasa de natalidad en la historia de Italia.
  • Italia primero y los italianos primero.
  • Prioridad a la seguridad y la legalidad.
  • Lucha contra la inmigración irregular y No Ius Soli.
  • La protección de nuestra identidad del proceso de islamización.
  • Menos impuestos y menos burocracia.
  • Una fuerte defensa del “Made in Italy» y de nuestras empresas.
  • Relanzando la economía nacional del sur de Italia.
  • Apoyo a los que crean empleo y trabajo por cuenta propia.
  • La cultura y la belleza en el centro de la identidad italiana.
  • Lucha contra la pobreza, reforma de la asistencia social y el sistema de pensiones.
  • Para el derecho de los jóvenes al futuro.
  • Protección de la naturaleza y medio ambiente.
  • Bancos que sirvan a los hogares y a las empresas.
  • Por un Gobierno fuerte e instituciones eficientes.

Como queda explicitado en estos enunciados, las principales tendencias ideológicas de FdI son el nacionalismo italiano y el conservadurismo. Su ideario se resume en “Prima l’Italia, expulsión de inmigrantes, rechazo moderado de Bruselas y mejorar las vidas de los italianos de a pie, en vez de complacer a las grandes empresas”. «Hundamos los barcos de los migrantes», es uno de sus lemas estrella. «La inmigración incontrolada debe ser regulada», fue la reacción del partido en febrero de 2018 ante la noticia de que en Macerata un simpatizante de extrema derecha, que tenía una bandera italiana y había levantado el brazo haciendo el saludo fascista, disparó e hirió a seis emigrantes, Meloni pronunció la violenta arenga antiinmigración junto a Rachele Mussolini, una nieta del Duce. Ocurrió en la ciudad de Latina una de las ciudades levantadas de nueva planta por el dictador en las marismas del Agro Pontino, al sur de Roma, con el fin de trasladar a miles de italianos de las zonas más pobres del norte.

Está en contra de conceder la ciudadanía a los nacidos en Italia de padres emigrantes. Cuando Italia quedó fuera del Mundial de fútbol, dijo que era porque había «demasiados» extranjeros en la Liga italiana. Las opiniones de Meloni sobre los emigrantes son igual o incluso más radicales que las que mantiene el otro líder de la ultraderecha, Matteo Salvini, líder de la Liga Norte. De hecho, su formación compite con la Liga en su mensaje contrario a la inmigración. Ambos partidos son nacionalistas, pero la Liga es más populista, mientras que FdI es más tradicionalmente conservador.

Fratelli d’Italia incluye varias fracciones, entre las que se destacan:

  • Prima l’Italia (Italia primero), dirigido por Gianni Alemanno.
  • FareItalia (Hacer Italia), dirigido por Adolfo Urso.
  • Io Amo l’Italia (Yo amo Italia), dirigido por Magdi Allam.
  • Io Sud (Yo Sur), dirigido por Adriana Poli Bortone.

Resultados electorales

Observemos ahora la evolución del numero de diputados de Fratelli d’italia y de la Liga Norte en la década de los años 2010.

En las elecciones generales de 2013, de un total de 630 diputados Fratelli d’Italia, que se presentó en alianza con el Partido de la Libertad (PdL) de Berlusconi, alcanzó sólo 666.765 votos (2,0%) y 9 escaños. Por su parte, la Liga Norte de Salvini obtuvo 1.390.534 votos (3,29/%) y 18 escaños.

En mayo de 2017, Matteo Salvini fue reelegido secretario federal de la Liga y lanzó su propia candidatura. Bajo Salvini, el partido había enfatizado el euroescepticismo, la oposición a la inmigración y otras políticas populistas. De hecho, el objetivo de Salvini fue relanzar la LN como un partido «nacional» o, incluso, «nacionalista italiano». Sus anteriores veleidades separatistas respecto al norte de Italia se habían evaporado. Este enfoque se hizo particularmente evidente en diciembre cuando la Liga presentó su nuevo logotipo electoral, sin la palabra «Nord».

Veamos ahora los resultados electorales de Fratelli d’Italia y la Liga Norte en las elecciones generales del 2018: Fratelli d’Italia obtuvo 1429.559 votos (4,35%) y 19 escaños y la Liga Norte 5698. 687 votos (17,35%) y 73 escaños. Es decir, ambas formaciones consiguieron unos resultados notablemente superiores a los de 2013.

El 6 de junio del 2019 en Italia se celebraron las elecciones europeas. En el programa de los Fratelli d’Italia se podía leer:

  • Los italianos primeros en acceder a los servicios sociales.
  • Pensión social sólo para aquellos que han estado en Italia por lo menos 15 años.

En estos comicios los resultados fueron los siguientes: 5 escaños (6,46%) para el FdI y 28 escaños (34,33%) para la Liga. Según una encuesta de agosto del año 2018, la Liga de Salvini marcó un nuevo máximo histórico, subiendo hasta el 37 % de intención de voto, superando en 22 puntos al centroizquierdista Partido Democrático (PD), principal partido de la oposición. El Movimiento 5 Estrellas, socio de gobierno de la Liga, se mantuvo tercero con un 17,9 %. Forza Italia (FI) cayó hasta el 7,1 % y se situó en empate técnico con los Fratelli d’Italia, que se colocaron con un 6,5 %.

Meloni y la estrategia fallida de Salvini

El 8 de agosto del 2019, envalentonado por las encuestas y por haber sido el líder más votado en las pasadas elecciones europeas, el viceprimer ministro de Italia, titular del Interior y líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, dio por rota la coalición de gobierno que su partido mantenía desde el año anterior con el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y exigió elecciones cuanto antes. «Quiero ser primer ministro» dijo. Presentó una moción de censura en contra del primer ministro Giuseppe Conte, que renunció al cargo oficialmente. Con tal de evitar los comicios que podrían llevar a Salvini al poder, el PD y el M5E, dos movimientos hasta ahora enemigos, comenzaron a negociar. Al principio, el líder del PD, Nicola Zingaretti, en razón de la «discontinuidad», le puso un veto al nombre de Conte como nuevo primer ministro. Pero fue cediendo con el pasar de los días, presionado por figuras como los expremiers Matteo Renzi y Romano Prodi y en nombre de la «real-politik».

Acorralado por esta maniobra, Salvini intentó resucitar su fallida alianza con el M5E. Esperó una reunión, que nunca llegó, con su exsocio Luigi Di Maio, a quien había fagocitado con sus políticas antiinmigrantes. Le mandó mensajes para seducirlo con la idea de un nuevo acuerdo. Incluso le habría ofrecido la jefatura de gobierno con tal de evitar que sellara un acuerdo con el PD. Pero las cartas estaban echadas.

La estrategia fallida de Salvini le fue restando votos al líder de la Liga, pero no pasó inadvertida para Meloni, que todo indica que ella sí obtuvo votos de esta situación. El caso es que este partido seguía creciendo con cada cita electoral, como lleva sucediendo durante el último año. En Emilia Romaña, el 28 de enero del 2020 la formación de los Fratelli consiguió el 8%, mientras que en Calabria llegó al 10%. Pueden resultar cifras todavía modestas, pero no hacen sino confirmar una tendencia ascendente. La propia Meloni reconoce que es “el único partido que crece”. “Es un resultado muy bueno para ellos, ya que Hermanos de Italia es un partido que nace en Roma y se dirige a los electores del centro del país. Que lleguen a estas cifras en una región como Emilia Romaña, que pertenece a los efectos al norte acomodado, sólo puede indicar que en las próximas citas en el centro-sur seguirán creciendo”, señala el politólogo Lorenzo Castellani.

Con los indicios de la pandemia del coronavirus, a principios del año 2020, tanto Salvini como Meloni comenzaron una lucha soterrada por el control de la agenda política por parte de la derecha. Una serie de factores explican el auge de los Fratelli d’Italia.

Giorgia Meloni, su perfil

“Conquista los medios, domina las redes sociales, llena las plazas… la fulgurante ascensión de Matteo Salvini parecía significar que la derecha italiana había encontrado al sustituto de Silvio Berlusconi. Sin embargo, hay otro partido clasificado en la derecha, incluso muy a la derecha, que continúa incrementando su aceptación y popularidad, elección tras elección. Dicho partido se llama Fratelli d’Italia (Hermanos de Italia) y es liderado por una mujer, Giorgia Meloni”. Alphonse Moura

Giorgia Meloni (Roma, 1977), líder de Fratelli d’Italia, asegura que “siempre he sido de derechas», pero la realidad es que ha militado en formaciones de ultraderecha. Presume de ser soberanista, nacionalista, cristiana y madre. Es directa, sin filtros, y llega al corazón de las periferias. En los últimos tiempos, gracias a la pandemia del coronavirus y a la inacción de la UE, su partido es el que más crece en el país latino. En este escenario, Meloni abriga esperanzas de convertirse en la primera mujer en gobernar el país.

Para algunos, Giorgia Meloni puede hacer pensar en Marine Le Pen. Es una mujer, joven, rubia y de extrema derecha. Es también la única mujer al frente de un gran partido nacional en Italia. Pero ella no es Marine. Es más radical, su discurso es más extremista. Más directo. Su fuerte acento romano le da escaños. Hay voces que le piden que haga un curso de dicción, pero se niega a escucharlas. Su acento, y un tono muy pronunciado, sabe que le da votos, credibilidad a nivel nacional y proximidad a las clases populares.

Este acento no es casual. Meloni creció en la Garbatella, uno de los barrios populares e izquierdistas más conocidos de Roma. Pero desde muy joven, cuando tenía 15 años, empezó a militar en «Fronte della Gioventù», movimiento estudiantil de la derecha más radical que gravitaba en torno al fascista Movimiento Social Italiano (MSI), fundado por Giorgio Almirante, y que más tarde Gianfranco Fini transformó en Alianza Nacional (AN), desprendiéndose de sus veleidades neofascistas para convertirse en un hombre de gobierno. En 2006, Meloni se convirtió en la vicepresidenta adjunta más joven de la Cámara de Diputados de Italia y comenzó a trabajar como periodista. Dos años después, tras la última victoria de Berlusconi a nivel nacional con su coalición El Pueblo de la Libertad (Pdl), volvió a entrar en la Cámara Baja como parlamentaria y fue nombrada ministra junto al ex Cavaliere en la cartera de Juventud. Con 31 años, fue el miembro más joven de un Gobierno en la historia de la Italia republicana.

Pero su paso decisivo en la política lo dio cuando fundó Fraterni d’Italia en 2012. Cuatro años después, su ambición le llevó a mirar hacia la alcaldía de Roma, que quiso conseguir en 2016, pero se quedó con un 20% de los votos; en aquellos momentos estaba embarazada de ocho meses de su primera hija, Ginevra. Fue entonces cuando su relación con Berlusconi se tensó. Il Cavalieri dijo que el cargo no era compatible con la maternidad. Sin duda,sus posiciones ideológicas están a la derecha de las de Matteo Salvini. En materia migratoria es totalmente radical -lleva años planteando un bloqueo naval y hasta hundir los barcos de los migrantes- y, en lo social, tiene un discurso mucho más conservador que el otro líder de ultraderecha. Faro del tradicionalismo, se presenta como defensora y valedora de ideas muy ultracatólicas, próximas a grupos como Hazte Oir y se opone al aborto o al feminismo. Integrada también en el movimiento que Steve Bannon, el ex asesor de Donald Trump, ha creado en Europa, quizás podría haber sido la aliada perfecta de Salvini para formar un Gobierno ultranacionalista. Pero últimamente Salvini baja en las encuestas.

Meloni tiene amigos incondicionales entre la extrema derecha europea. La férrea defensa de unas fronteras seguras frente a la inmigración masiva y sus planteamientos provida han propiciado que, por ejemplo, cada vez sean más los miembros de Vox que abrazan el discurso de la dirigente italiana. Abascal ha sido el único español invitado a dar un discurso en Atreju, en la Isla Tiberina. Un encuentro que la formación de Meloni organiza anualmente y que también ha contado con la presencia del primer ministro de Hungría, Viktor Orban, presidente de su formación Fidesz, y el ex ministro del Interior italiano Matteo Salvini, líder de la Ligla Norte, entre otros. Los tres han sido recibidos como estrellas en Tiberina. Y en la actualidad, Meloni reconoce en Orban y en su formación el espejo en el que mirarse. «Es un patriota como nosotros, una persona que no tiene miedo de defender la identidad europea y denunciar la islamización de Europa», aplaude.

Con su lema “Dios, patria y familia” y su programa ultraderechista radical, Meloni ha ido obteniendo cada vez más adeptos entre el electorado de derecha radical, mientras Salvini los pierde. Además, su retórica populista le ha ganado también el apoyo de los desilusionados con la izquierda. Italia ha pagado un gran tributo en vidas humanas debido a la pandemia de la COVID-19, y Meloni se ha beneficiado de ella. Es deudora de ello, y del papel que ha jugado la UE.

Cómo la UE pierde peso en favor de la derecha radical

Durante los primeros días de marzo del 2020, un grupo de nueve especialistas chinos llegaban a Bérgamo (la Lombardía) con un cargamento de 30 toneladas de material médico. La ciudad, la zona cero de la pandemia del Covid19 en Italia, contaba ya con 400 muertos. Poco después, se sumaban brigadas médicas de Cuba; todos los esfuerzos parecían pocos para ganar al virus. Un convoy del ejército ruso atravesó también la frontera de Austria con Italia, en dirección a Bérgamo. Era una columna de jeeps y camiones con material médico y especialistas. La bandera rusa –la bandera tricolor del zarismo– ondeaba al viento. Desde los balcones, los italianos les vitoreaban, les aplaudían, cantaban el himno nacional, repetían el “Fratelli d’Italia”, su primer verso. Se decían: lo que no hace la UE lo hacen ellos. Y ello a pesar de que Italia fue uno de los miembros fundadores del proceso de integración europea. El resentimiento antieuropeo fue creciendo. El presidente de la región italiana de Lombardía, Attilio Fontana, tildó de «chacales» a las personas que acusaban a Rusia de la politización de su ayuda al país europeo.

A mediados de marzo, más de dos tercios de los encuestados italianos declaraban que ser miembro de la UE era una “desventaja” para Italia. Consultados dos semanas después, más del 75% opinaba que la UE había permanecido ausente ante la crisis. Entrado el mes de abril, según una encuesta importante, menos del 30% de los italianos otorgaba su confianza a la UE y sus principales instituciones.

Al mismo tiempo, Meloni era considerada el segundo político más popular de Italia, con un índice de aprobación del 46%, solo por detrás del primer ministro Giuseppe Conte y justo por delante de Salvini y Emma Bonino, la ex comisaria europea y ex líder del pequeño Partido Radical.

Es curioso observar como esta situación contrasta con la que se vivía en Alemania y Francia, por ejemplo. En Francia, la ultraderechista Marine Le Pen ha sido en gran medida marginada por la crisis. En Alemania, la derecha radical, Alternativa para Alemania, se ha involucrado en una lucha interna por el poder y, según una encuesta, registra los niveles más bajos de intención de voto desde 2017, con solo un 9%.

Tras sufrir la peor crisis de su historia reciente después de la Segunda Guerra Mundial, con más de 22.000 muertes por el virus y la parálisis total de sus actividades, los eurobonos eran considerados la mejor fórmula para financiar la reactivación y recuperación de la economía italiana. La posición inicial de Alemania y Holanda contra los «coronabonos» generó una oleada de indignación entre la población, inclusive por parte de las nuevas generaciones, lo que alimenta el sentimiento euroescéptico y nacionalista que propagaban los partidos de extrema derecha italianos.

La pandemia no solo se ha cobrado vidas humanas. Esa fue la primera consecuencia, pero le sigue una terrible crisis económica. Las expectativas son que la economía de Italia se contraerá aproximadamente un 9% este año, tal vez incluso más. Es probable que el desempleo aumente considerablemente, al igual que el número de italianos en pobreza absoluta. En estas circunstancias, con la reacción de los países del norte poniendo trabas a las ayudas a los países del sur era fácil que el resentimiento de los italianos contra la UE fuera alto. Para muchos, seguir los pasos de los británicos aparecía como una posibilidad real, y tentadora. ¿Quién lo hubiera pensado, hace solo 12 meses?

Según Giovanni Orsina, experto en partidos de derecha: «Si existe la percepción de que Italia ha recibido poco o nada [de Europa en términos de ayuda], si el dinero no llega y la gente comienza a experimentar serias dificultades económicas, entonces podríamos presenciar ira en el país». «Y si tienes un país muy preocupado, no puedes permitirte que Salvini y Meloni soplen sobre las brasas (…) el riesgo es tener una situación realmente difícil, encuestas muy negativas para el gobierno, personas que se manifiestan en las calles o van a robar en los supermercados «, continúa el profesor.

La extrema derecha se promociona

Como se ha comentado, ambos políticos, Meloni y Salvini, son euroescépticos, muy críticos con la UE particularmente con el euro. Tradicionalmente, los dos desconfían de la política de emigración del gobierno italiano y de la UE. Pero ante la crisis sanitaria y económica Meloni enseguida lo vio claro: ahora es la hora de polarizar y endurecer el mensaje. No dudó en utilizar un lenguaje gráfico para atacar a la clase política italiana: La acusó de haber vendido los intereses de Italia y de arrodillarse “para lamer los pies de franceses y alemanes”. Al mismo tiempo, jugó la carta antiislámica, promoviendo a los Fratelli como un escudo contra la “islamización de Europa”. Llegó a afirmar que no tenía interés en ver a Europa convertirse en “un continente musulmán”.

Ella y su partido defendieron la preservación de “la identidad de Italia”, Dios, la patria y la familia. Meloni inició una campaña muy dura contra la UE en redes, con frases como que la Unión pretendía ponerles una “soga al cuello”, y que les fuera devuelto a los italianos “nuestro dinero”.

Nadie lo hubiera podido prever. Pero el virus ha permitido a la nueva ultraderecha promocionarse, presentarse como la última defensora de la soberanía de Italia frente a la UE; también como la valedora del “honor del país”. Los Fratelli recurren al nacionalismo italiano enraizado en el fascismo Mussoliniano. «En esta emergencia no existe Europa ni la solidaridad europea. ¿Quizá creen que Italia y España deben arrodillarse frente a la próxima Troika?», ha declarado Meloni. Los Fratelli son ultranacionalistas. En su sitio web se destaca el lema “Difendiamo l’Italia” – Defendamos Italia. Y “Il voto che unise l’Italia” – El voto que une Italia. La estrategia es favorable a Meloni: su partido crece en detrimento de la Liga.

El 19 de abril, Roberto Monaldo reproducía desde Roma, en El Periódico, unas palabras que pronunció Giorgia Meloni en el Parlamento, expresadas a través de la mascarilla que le cubría el rostro en la que tenía dibujada la bandera italiana, «El Gobierno italiano no tiene una idea clara de su poder de negociación porque en este momento somos nosotros quienes decidimos si Europa existe. Todos entienden que existe una Europa sin Gran Bretaña y sin Italia. Más aún, solo queda una gran Alemania que aplasta incluso a Francia». Según Monaldo, en ese momento los sondeos daban a Meloni el 13,5% en intención de voto.

Por su parte, y según Europa Press, el 2 de abril Salvini consideraba «comprensible» un referéndum para salir de la UE ante el «egoísmo» mostrado por Bruselas. El resultado de todo ello salta en las encuestas publicadas en abril: el 71% de los italianos creía que la Unión Europea no había contribuido a encarar la grave pandemia y había perdido buena parte de su tradicional sentimiento europeísta. La decepción era tal que el 55% estaba de acuerdo en abandonar la Unión Europea y el euro. Una reciente encuesta de Europa Elects da un 49% y una subida de 20 puntos de apoyo al ’Italexit’. Un segundo sondeo del SWG de Trieste afirma que la confianza de los italianos en la UE ha pasado del 42% en 2019 al 27% actual. Incluso, según otra encuesta de la empresa EumetraMR, un 70% tiene una opinión no favorable de la UE y creen que Alemania es insolidaria y quiere regir la política económica italiana.

En cualquier caso, Meloni ha sido la gran ganadora de la crisis de COVID-19. Veamos los números, en las elecciones europeas del año pasado, los Fratelli recibieron un poco más del 6% de los votos. Como pone de manifiesto el cuadro siguiente, poco menos de un año después, el 14 de mayo, el partido alcanzó más del 14,5% en las encuestas, casi duplicando su base de apoyo.

La media intención de voto, para varios partidos, según diferentes encuestas de sondeo electoral:

Lega: 26,3% (-0,3)
Partito democratico (Pd) : 20,6% (-0,4)
Movimento cinque stelle (M5s): 15,9% (-0,1)
Fralelli d’Italia (Fdi):14,5% (+0,3)
Forza Italia:7,1% (+0,4)
Italia Viva: 3,0% (-0,2)
La Sinistra: 2,7% (-0,1)
Azione: 2,3% (+0,3)
Verdi: 1,7% (-0,1)
+Europa: 1,7% (=)

¿Por qué estos resultados? Por varias razones. El país latino nunca ha significado en la UE lo mismo que Alemania y sus aliados: Francia y el Benelux. Pero si miramos la situación actual, ya se ha constatado antes que la UE no atendió a la Lombardía en los momentos en que la necesitaba; se ha visto cómo tuvieron que acudir en su ayuda otros países. Por otra parte, el actual debate sobre el tema de los bonos del euro ha sido la espita que ha avivado la hoguera. Y, por último, no olvidemos que los líderes de la derecha populista radical italiana han conseguido estar muy presentes en los medios de comunicación, que no han dudado en propagar su opinión sobre los acontecimientos actuales. En fin, está claro que los ’pro-Italexit’ han encontrado en el victimismo el caldo de cultivo necesario entre una sociedad atemorizada ante la llegada de un tsunami.

Según Giovanni Orsina, una posible razón de la transferencia de votos de la Lega a Fratelli d’Italia es que algunos votantes de Salvini podrían haberse cansado del estilo populista e hipercomunicativo de este líder y preferir un partido que perteneciera más o menos al mismo espacio ideológico, pero que fuera más coherente, menos populista y estuviese liderado por una figura menos extravagante y más tranquilizadora. La cuestión es que los Fratelli han ido subiendo. Como ya se ha señalado, del apenas 6,46% que el partido cosechó en las últimas elecciones europeas de mayo de 2019 ha pasado a un 14,1% en la última encuesta, una subida radical que la coloca como el cuarto partido con mayor intención de voto ahora mismo, solo 1,4 puntos por debajo del Movimiento 5 Stelle (M5S). En una encuesta publicada por el Corriere di la Sera, se señala que, después de superar a Forza Italia de Berlusconi, el crecimiento ahora de los Fratelli d’Italia responde a una migración de antiguos partidarios de la Lega.

Con Georgia Meloni como líder, Fratelli d’Italia inició un regreso a la oscilante historia del fascismo italiano. En 2019, el partido propuso al biznieto de Benito Mussolini, Caio Giulio Cesare Mussolini, como candidato para las elecciones europeas, pero no prosperó. Y El 22 de mayo del 2020 se cumplieron 32 años de la muerte de Giorgio Almirante, fundador del neofascista MSI. Con ocasión de esta efeméride, Meloni escribió en su twitter: «Grande politico e patriota». Y ha comentado en su web: «Fu il firmatario delle leggi razziali e aderì alla Repubblica di Salò» (Fue signatario de las leyes raciales y se unió a la República de Salò, 1938). La República Social Italiana o República de Salò fue un estado títere de la Alemana nazi.

El Día de la República, el 2 de junio de 2020, la derecha italiana se manifiestó contra la gestión de la pandemia, con la participación de Matteo Salvini (líder de la Liga), la presidenta de Fratelli d’Italia (Giorgia Meloni) y el vicepresidente de Forza Italia (Antonio Tajani), a pesar de que las aglomeraciones están prohibidas por la crisis del coronavirus. «En estas últimas horas he explicado a los ciudadanos que no es necesario salir a la calle y que nos pueden seguir por las redes sociales, ayudándonos a difundir las imágenes de las manifestaciones», ha dicho Meloni en una entrevista que publica hoy el diario «Repubblica». Meloni y Salvini llevaban la cara cubierta con una mascarilla con la bandera de Italia pintada.

4/06/2020

Soledad Bengoechea es doctora en Historia Contemporánea por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es miembro del Grupo de Investigación Consolidado “Treball, Institucions i Gènere” (TIG), de la UB.

Referencias:

ALAMILLOS, A., Los fieles de Salvini se pasan de extrema a la extremísima derecha con los Fratelli d’Italia El Confidencial, 26/4/20. https://www.elconfidencial.com/mundo/europa/2020-04-26/los-fieles-de-salvini-se-pasan-de-extrema-a-la-extremisima-derecha-con-los-fratelli-d-italia_2566632/

ALÍAS, Marina, Giorgia Meloni y la «nueva generación de patriotas» que arropan a Abascal en Europa. Vozpopuli, 24/9/2019, https://www.vozpopuli.com/politica/Georgia-Meloni-europeos-Santiago-Abascal_0_1284771900.html

BRANDOLI, Javier, El coronavirus revive el espectro del “Italexit’, pero esta vez los europeístas tienen un plan, El Confidencial, 18/4/20. https://www.elconfidencial.com/mundo/europa/2020-04-18/euroescepticismo-italia-coronavirus_2550451/

BUJ, Ana, Meloni se confirma como referencia para la ultraderecha mundial, 5/2/20, La Vanguardia, https://www.lavanguardia.com/internacional/20200205/473294902773/giorgia-meloni-italia-ultraderecha-salvini.html

Cómo la UE perdió Italia ante la derecha radical, Exanime.net, 16/4/20, https://www.ezanime.net/como-la-ue-perdio-italia-ante-la-derecha-radical/

CORATELLA, Teresa, ¿Ha perdido la UE a Italia a frente China y Rusia? Los riesgos de la diplomacia de crisis, El Confidencial, 28/4/20. https://www.elconfidencial.com/mundo/europa/2020-04-28/china-rusia-italia-diplomacia-crisis_2566584/

Crece el euroescepticismo en Italia por el coronavirus, SWI, 18/4/20. https://www.swissinfo.ch/spa/crece-el-euroescepticismo-en-italia-por-el-coronavirus/45699082

Desde Rusia con amor… y desde Cuba o China, en ayuda de Italia el diario.es 23/3/20 https://www.eldiario.es/sociedad/Rusia-Cuba-China-ayuda-Italia_0_1008949803.html

Emotiva cuarentena: Italianos cantan al unísono contra el Covid-19, Semana, 3/3/20, https://www.semana.com/mundo/articulo/coronavirus-italianos-cantaron-el-himno-nacional-desde-sus-balcones/656700

GIUFFRIDA, Angela, La extrema derecha italiana retoca su imagen con la candidatura de Giorgia Meloni 17/2/18, El Diario.es. https://www.eldiario.es/theguardian/Italia-extrema-derecha-Meloni_0_739476371.html.

ITALIA: La Liga de Salvini marca un nuevo máximo histórico, subiendo hasta el 37 % de intención de voto, 4/8/2019 https://elelectoral.com/2019/08/italia-liga-salvini-nuevo-maximo-historico-37-intencion-voto/

La bandera y el himno italiano, al descubierto, Just Italia https://justitalia.es/la-bandera-y-el-himno-italiano-al-descubierto.

La crisis del covid-19 dispara el recelo hacia la UE en Italia, El Periódico, 20/4/20 https://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/internacional/crisiscrisis-covid-19-dispara-recelo-ue-italia_1229575.html

MASELLI, Francesco, Comment Giorgia Meloni s’est fait une place à la droite de Salvini, 12/5/19. L’Opinion https://www.lopinion.fr/edition/international/comment-giorgia-meloni-s-est-fait-place-a-droite-salvini-186632

MONALDO, Roberto, El euroescepticismo galopa en Italia con la crisis del coronavirus El Periódicico19/4/20, https://www.elperiodico.com/es/internacional/20200419/euroescepticismo-galopa-italia-crisis-coronavirus-7933141

MONZÓN, Ismael, Giorgia Meloni, la mujer que puede acabar con Salvini, 28/1/20, La Razón.es, https://www.larazon.es/internacional/20200128/nnoikvdo5bfsfpwocvh26mwouu.html.

Programma FRATELLI D’ITALIA IL MOVIMENTO DEI PATRIOTI, 01/18 IN 15 PRIORITÀ (Programa DE HERMANOS DE ITALIA EL MOVIMIENTO DE LOS PATRIOTAS EN 15 PRIORIDADES, Enero 2018).

SIGNO, María, Giorgia Meloni, la estrella emergente de la ultraderecha italiana, La Voz de Galicia 12/2/20 https://www.lavozdegalicia.es/noticia/internacional/2020/02/12/giorgia-meloni-estrella-emergente-ultraderecha-italiana/0003_202002G12P21991.htm

TORI, Manuel, Giorgia Meloni, la Le Pen italiana, 28/10/19, Público, https://www.publico.es/internacional/ultraderecha-italiana-giorgia-meloni-le-pen-italiana.html,

VICENTE, Daniel, Salvini deja de ser el hombre fuerte, ¿qué está pasando en Italia? El Salto21/5/2020. https://www.elsaltodiario.com/italia/salvini-deja-de-ser-el-hombre-fuerte-crisis-politica-coronavirus

vientosur.info/spip.php?article16034

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More