Italia: Arrestaron a Nicoletta Dosio, valiente profesora que se había opuesto al trabajo del TAV en Valle de Susa

Publicidad

En la tarde del 30 de diciembre de 2019, llegó la notificación de que las medidas alternativas a la prisión para Nicoletta Dosio han sido suspendidas.  Con la notificación, para que la detención se llevara a cabo, cada momento fue bueno, de hecho, los policías no esperaron; unas horas después fueron a recoger a Nicoletta a su casa.

El coche donde se encontraba Nicoletta, en un principio, había sido bloqueado por varios ciudadanos de Bussoleno, que se precipitaron a la calle e intentaron en vano oponerse con sus propios cuerpos al paso del coche de los policías con Nicoletta a bordo.

La revocación de las medidas cautelares con la detención de Nicoletta se produjo unas horas más tarde, llegando durante los días festivos, la noche antes de la víspera de Año Nuevo. Algunos compañeros y activistas de No Tav escriben que esto no fue accidental, sino que tenía un doble propósito: el de hacer que pasara lo más desapercibido posible aprovechando los días festivos, y también se supone que es un intento punitivo más, revocando las medidas alternativas y llevando a cabo el arresto precisamente en esta época de Navidad cuando todos los familiares se habían reunido y apretado alrededor de Nicoletta.

El arresto de Nicoletta siguió al de otros activistas de No Tav que operan en las últimas semanas.

Nicoletta Dosio fue notificada de la orden de detención en noviembre del año pasado, a la que siguieron inicialmente medidas alternativas a la prisión, que hoy se han revocado.

Nicoletta, de 73 años, profesora griega jubilada del movimiento No Tav, fue juzgada y condenada por haber participado en una manifestación de protesta contra la construcción de la Alta Velocidad en Valle de Susa en 2012. De hecho, Nicoletta es castigada no tanto por haber participado en la manifestación de protesta en 2012, sino porque hoy representa un símbolo, un símbolo de desobediencia civil y resistencia popular, por haberse opuesto a la destrucción del valle donde vive. Nicoletta, más allá de las motivaciones de la sentencia, es condenada en un intento de hacer doblar la cabeza a todo el movimiento No Tav, que durante años se ha opuesto a las obras de la línea de alta velocidad; por un lado, por el fuerte impacto y daño al medio ambiente y a la salud de los residentes, que se está procurando en toda la zona afectada por las obras, y por otro lado, por la sospecha desde el principio de una fuerte infiltración mafiosa en las empresas a las que se han contratado las obras. Sospecho que entonces se confirmó que tenía una base de verdad, cuando hace algún tiempo se abrió una investigación por parte de la ROS por la posible infiltración de la ‘ndrangheta por parte de empresas relacionadas con el trabajo del TAV.

Con la notificación de noviembre, Haidi Gaggio Giuliani, (la madre de Carlo Giuliani) acababa de decir a Nicoletta: «Soy un vieja maestra de escuela, te lo digo, me siento como si viviera en le Favole a rovescio (las Fábulas al revés) de Gianni Rodari que tanto entretenían a mis chicos y chicas. Siento que estoy viviendo en un mundo al revés. Pero no es muy divertido».

Estas son las palabras que Nicoletta escribió hace dos días en su tablón de anuncios de la fb:

«Otra Navidad se ha ido.

Un día de viento, con ráfagas de fohn caliente luchando contra la helada del viento del norte. En el aire una primavera improbable, hecha de hierba nueva que ha brotado fuera de temporada y montañas blancas de nieve.

Bajamos a la ciudad, a la cárcel de la Vallette, para saludar, al menos desde lejos, a Giorgio, Mattia, Luca – (otros compañeros y activistas del No Tav arrestados en estos días) – y, con ellos, a la humanidad sufriente que ese no-lugar encierra. Todo alrededor es una noche helada, chorreando humedad, desgarrada por los focos de la prisión: muros y puertas, las siluetas de los edificios de la prisión, la angustia de un no-cuarto delimitado por la masa de las luces psicodélicas parpadeantes del centro de Iren y las colinas artificiales del vertedero de Barricalla. No muy lejos, disfrazado por la noche, el matadero, silencioso después de la matanza prenavideña.

Este paisaje se sitúa en el marco de los suburbios obreros, los grandes falansteri de los años sesenta, poblados por inmigrantes del sur deprimido, trabajadores de Fiat y el auge industrial de un norte rico y arrogante. Las luces navideñas que se filtran por las ventanas, los árboles apenas decorados que pueblan los jardines del condominio son una anomalía que multiplica la insensatez de ese otro mundo de rejas y dolor, también compuesto por hombres, mujeres y niños, sí, los pequeños hijos de los presos, nacidos en la cárcel, que comparten con sus madres la vida oscura, las rejas de las ventanas. Y los enfermos, para los cuales ni siquiera la incapacidad física o la perspectiva de la muerte se convierte en un motivo de clemencia.

Me pregunto cómo todo esto puede beneficiar la justicia social, la construcción de un mundo mejor…

Cuando comienza nuestro «paseo musical» por los muros de la prisión, los vehículos blindados azules parpadeantes se acercan, las fuerzas armadas con equipo antidisturbios se materializan para actuar como una escolta amenazadora.

Desde la camioneta que abre la pequeña multitud de resistentes, se alternan la música y las palabras, los saludos a nuestros compañeros y a todos los presos junto con las consignas liberadoras de la lucha por el NO TAV.

Los pocos transeúntes miran con curiosidad esa inusual procesión, el ondear de las banderas.

Llegamos al área detrás de la prisión, el lugar más cercano a los bloques de detención, disfrazado por los altos muros, pero no lo suficiente como para ver las pequeñas ventanas de los pisos superiores.

Aquí termina la ciudad y comienzan los campos sembrados de trigo, las manchas de robinia que esconden las ruinas de las antiguas granjas, la tierra manchada por el asfalto y amenazada por los centros comerciales.

Y es justo al borde de un campo de trigo, cuyo verde se vislumbra antes de tiempo debido a la confusión de las estaciones, que se despliega el momento más liberador de nuestro lento progreso en la solidaridad. De repente, una fantasmagoría de molinetes y estrellas florece en el cielo: cascadas de luz que caen a su alrededor, iluminando la noche, rompiendo el silencio amurallado de los días que nunca pasan.

Pienso en los niños y en su maravilla: tal vez esta noche sueñen con un mundo de colores».

Frente a un Estado italiano cada vez más pequeño, Nicoletta con su amabilidad, su sonrisa mostrada incluso cuando se la llevan para hacer su arresto, y frente a su consistencia y determinación, hoy aparece como un gigante.

A Nicoletta, lamentablemente, por ahora sólo podemos enviarle toda nuestra solidaridad y la cercanía de nuestra redacción, y desearle que, como hizo con los niños a los que enseñó durante tantos años, vuelva pronto a soñar y a ver un mundo en color.

Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Fuente

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More