Devastación, dolor y muerte en la Franja: Israel ya ha asesinado impunemente a más de 400 seres humanos. 81.000 personas refugiadas en 61 escuelas

Decenas de personas murieron el domingo en la periferia de la ciudad de Gaza por intensos ataques israelíes, una ofensiva que ha costado la vida a más de 400 palestinos en el enclave, y obligado a miles a huir de sus casas.

El barrio de Shejaiya, en el este de la ciudad de Gaza (norte), fue duramente golpeado por la ofensiva israelí, donde una tregua humanitaria de dos horas entre Hamas y el ejército fue frustrada tras media hora en vigor.

El objetivo de la tregua era la evacuación de los muertos y heridos de los últimos ataques israelíes. Según los servicios de emergencia, al menos 62 personas, éntre éstas un camarógrafo y un paramédico, perdieron la vida y más de 210 resultaron heridas en ese distrito cercano a la frontera con Israel.

Israel intensificó el domingo por la mañana sus ataques, pese a los esfuerzos diplomáticos para un alto el fuego.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, era esperado el domingo en la región y en Qatar estaba previsto un encuentro entre el presidente palestino, Mahmud Abas, y Jaled Mechaal, jefe en el exilio de Hamas, que controla la Franja.

Periodistas de la AFP vieron numerosos muertos y heridos tendidos en las calles de Shejaiya, mientras miles abandonaban descalzos y en pijama sus hogares.

Otros cuatro palestinos, miembros de una misma familia, perecieron en una casa en el campo de refugiados de Al Bureij (centro).

El conflicto iniciado el 8 de julio supuestamente y según versión israelí para poner fin a los disparos de cohetes desde el territorio palestino contra Israel es el más violento desde 2009.

Más de 400 personas murieron y más de 3.000 resultaron heridas de lado palestino, la inmensa mayoría civiles, según la ONU.

Cinco soldados israelíes murieron, la mayoría repeliendo el sábado un comando palestino que se había infiltrado en Israel a través de un túnel.

Los túneles, prioridad israelí

La destrucción de estas infraestructuras subterráneas es una de las prioridades de Israel para evitar ataques contra su territorio.

“Hay una amenaza permanente de ver (a combatientes palestinos) salir de un túnel cerca de una localidad israelí y cometer una masacre“, subrayó a la AFP el portavoz militar Arye Shalicar, a pesar de que no hay evidencias de que estas se hayan producido.

El brazo armado de Hamas, las Brigadas Ezzedine al Qasam, reivindicó operaciones “tras las líneas enemigas”, afirmando haber matado a once soldados.

Dos civiles israelíes también perdieron la vida en el conflicto, uno de ellos un beduino, que fue alcanzado el sábado por un cohete.

Según el portavoz del ejército israelí, 70 “terroristas” murieron desde el jueves, cuando se inició la ofensiva terrestre, y 13 palestinos fueron detenidos.

Israel movilizó a 53.200 hombres – de los 65.000 reservistas autorizados por el gobierno – para atacar la Franja, un pequeño territorio de 362 km2 donde viven hacinados 1,8 millones de palestinos.

La ONU indicó estar atendiendo a cerca de 63.000 desplazados, un número “superior al del conflicto de 2008-2009″, que dejó 1.400 palestinos muertos.

Hamas, que rechazó el martes una propuesta de tregua de El Cairo aceptada por Israel, planteó sus condiciones para un alto el fuego a Egipto, Catar, Turquía, la Liga Árabe y al presidente Abas.

Estas condiciones son, entre otras, “el fin de la agresión al pueblo palestino”, el levantamiento del bloqueo israelí del territorio, la apertura del paso fronterizo de Rafah con Egipto y la liberación de prisioneros.

Durante una breve visita a Israel, el jefe de la diplomacia francesa, Laurent Fabius, denunció un “balance humano extremadamente elevado” de la parte palestina e insistió en que la “prioridad absoluta” es lograr una tregua.

La nueva espiral de violencia se desencadenó tras el secuestro y asesinato de tres estudiantes israelíes en junio, atribuidos por Israel a Hamas -aunque esta organización negó haberlos ajecutados-, seguidos del asesinato de un joven palestino, quemado vivo en Jerusalén.

Fuentes: AFP/ Cubadebate

Periodista palestino asesinado en . pide que la prensa «extranjera» deje

 

 

 

 


 

Gracias a     por compartir su mensaje para titular esta noticia. Manu Abu Carlos está presente en el lugar de los hechos realizando tareas de difusión, apoyo y solidaridad con su pueblo.

 

Uno de los últimos ataques tuvo como blanco un grupo de personas que se encontraban a la salida de una mezquita en Jan Yunes, entre los ocho fallecidos tres eran miembros de una misma familia.
Además, al menos ocho miembros de una familia, entre ellos mujeres y niños, murieron el viernes en la noche a causa de disparos de un tanque del ejército israelí en el norte de la Franja de Gaza, según informaron los servicios de socorro palestinos.
En Beit Hanun, horas antes, tres adolescentes de entre 12 y 16 años fueron muertos por disparos de blindados, mientras un bebé de cinco meses había muerto en la madrugada en Rafah junto a otras cuatro personas.
Un soldado israelí fue muerto por «fuego amigo» durante los ataques, según medios de prensa, por lo que las víctimas hebreas han sido dos hasta ahora, tras el deceso de un civil el martes.
Tropas del ejército hebreo, apoyadas por la aviación y los tanques, empezaron a destruir el viernes los túneles en Gaza. 

Obama, premio nobel de la paz está «preocupado, pero reitera apoyo a Israel»-
El presidente estadounidense, Barack Obama, conversó por teléfono este viernes con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, «para expresar su preocupación por la crisis en la Franja de Gaza luego del inicio de la ofensiva terrestre israelí».

En una de sus alocuciones hipócritas el pacífico Obama dijo que  «Estados Unidos y nuestros aliados y amigos estamos profundamente preocupados por los riesgos de una mayor escalada y la pérdida de más vidas inocentes». Y agregó en un delirio que podemos de calificar de cínico-psicótico   «Esperamos que Israel siga enfocando este proceso en una manera que minimice las bajas civiles», añadió el mandatario, exhortando a un cese al fuego.

A solicitud de Jordania y Turquía -dos países que condenan la ofensiva israelí- el Consejo de Seguridad de la ONU celebró este viernes su reunión para debatir la forma de detener el baño de sangre.
Precisamente, en la jornada se desencadenó una crisis diplomática entre Israel y Turquía después de que el ministro de Relaciones Exteriores del primero, Avigdor Lieberman, denunciara la violación de las «reglas diplomáticas» por parte del segundo tras las violentas manifestaciones antiisraelíes registradas en todo el país.
Según el responsable, las duras declaraciones del primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, contra la operación israelí fueron el detonante.

Masacre sin fin
Pero, Israel se declaró dispuesto este viernes a «ampliar» su operación terrestre en la Franja de Gaza, iniciada la víspera, pese a los llamados internacionales para evitar la escalada.
– Se duplica número de desplazados en Gaza –
Según un responsable de la ONU, unas 40.000 personas se refugiaron en sus instalaciones en esta franja de tierra palestina de 362 km2, donde se agolpan en plena miseria 1,8 millones de personas, sometidas desde hace años a un bloqueo israelí. Este número podría aumentar considerablemente apenas en horas.
«No es posible solucionar [el problema] de los túneles desde el aire únicamente, nuestros soldados hacen también eso en el terreno», explicó el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, para explicar la ofensiva terrestre.
De momento, Israel asegura que no tiene la intención de tomar el control de Gaza, enclavada entre Israel, Egipto y el mar Mediterráneo.
– Un «alto precio» –
Hamas, prometió que Israel pagará «un alto precio» por haber entrado en Gaza, en una operación «destinada al fracaso».
«El inicio de la ofensiva terrestre israelí en Gaza es un paso peligroso, cuyas consecuencias no se han calculado», dijo el portavoz de Hamas, Fawri Barhum, en un comunicado.
Un 70% de la Franja de Gaza estaba privada de electricidad, según la Oficina de electricidad del enclave. El norte estaba particularmente afectado.
Los imanes de las 1.400 mezquitas de Gaza exhortaron este viernes a los creyentes a ser «fuertes y pacientes». «La victoria llegará», prometieron
Esta es la primera ofensiva terrestre en Gaza desde la llevada a cabo en diciembre-enero 2008-2009 que causó la muerte de unos 1.400 palestinos. Esa operación no puso fin a los lanzamientos de cohetes desde Gaza contra Israel, que originó los actuales ataques militares del Estado hebreo.
Unos 1.164 cohetes fueron lanzados en dirección a Israel desde que comenzaron las hostilidades, y el sistema de defensa antimisiles (Cúpula de Hierro) interceptó 320 de estos proyectiles, según el ejército israelí.
Pese a la ofensiva terrestre, los combatientes de Hamas lograron lanzar este viernes unos 30 cohetes contra territorio israelí.
La prensa israelí aplaudió el viernes la decisión de penetrar en el enclave. Para Yediot Aharonot, el asalto terrestre era necesario pues la campaña de bombardeos aéreos «se orientaba hacia un empate», ya que Hamas proseguía con sus lanzamientos de cohetes.
«No hay garantía de que la operación terrestre sea un éxito», matizó sin embargo el diario. El propio Netanyahu aseguró que no había «garantía de éxito a 100%». (Pues maldito, seas, genocida. Que la muerte de todos estos niños y niñas se te vuelva algún día en que haya justicia).

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS