Iruñea, la ikurriña y el diferente comportamiento de EH Bildu, según estén gobernando o en la oposición

Publicidad

Vaya por delante que con estas líneas queremos reivindicar que la ikurriña pueda ondear en el balcón del Ayuntamiento de Iruñea (Pamplona). Y es que, pese a la negación del Estado, Navarra es Euskal Herria; incluso, si nos apuran un poco, podríamos decir que Euskal Herria es Navarra.

Es por eso que nos parece deleznable el ensañamiento del nuevo alcalde de la citada ciudad (en realidad no tan nuevo, puesto que ya lo fue con anterioridad), así como el de la Policía municipal en intentar impedir exhibir la ikurriña ayer, el día del chupinazo.

Impresentables fueron las imágenes provocadas por dicha policía al intentar que miembros de EH Bildu y Geroa Bai colocaran la ikurriña en la fachada del Ayuntamiento.

En cualquier caso, una crítica severa también se merece el ex alcalde Joseba Asiron y EH Bildu de Iruñea. Y es que su comportamiento ayer fue legítimo, pero no estuvo exento de hipocresía. Este ha demostrado que, dependiendo quien gobierna la ciudad se debe colocar o no la ikurriña en el balcón del Consistorio. Vamos, que cuando están ellos no hay que arriesgarse a montar trifulca alguna por intentar colocar dicha bandera. No vaya a ser que se estropee la fiesta y, con ella, su prestigio.

Nos explicamos. El pasado año, sin ir más lejos, cuando la decisión de colocarla o no era suya, Asirón tomó la decisión de representar a la ikurriña con un mástil vacío; entonces dijo que en representación de “identidades proscritas”.

Así fue cómo lo dijo: “esas identidades proscritas, esas identidades que todavía hoy no pueden verse reconocidas en el Ayuntamiento”.

En definitiva, la ikurriña estuvo, como hemos dicho, representada por un palo largo y tieso, ese que sujetan las banderas y que sin estas quedan realmente tristes; más todavía cuando al lado hay otros mástiles con banderas (la española, por ejemplo) incluidas . Ya se sabe, en tiempos de la “nueva estrategia” y sobre todo gobernando, no se pueden asumir los riesgos que siempre conllevan la desobediencia.

Este año, sin embargo, con EH Bildu en la oposición han intentado colocar la ikurriña de manera física. ¿Cómo se entiende eso?

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More