Irán ralentiza su actividad nuclear, según el OEIA

Irán ha ralentizado el ritmo de producción de uranio enriquecido por primera vez en años, aunque el objetivo final de sus esfuerzos atómicos sigue siendo dudoso, indicó hoy en Viena el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), en su último informe.

El documento indica que desde el pasado junio el número de centrifugadoras de gas en activo que producen uranio enriquecido se ha reducido en 328 unidades. "Es la primera vez que vemos una reducción", indicó un alto oficial del OIEA que quería mantener el anonimato.

Según el OIEA, Teherán ha cumplido con las exigencias para una vigilancia más efectiva de sus instalaciones de enriquecimiento de uranio en Natanz y Arak, donde el organismo dispone de cámaras de vigilancia y otros mecanismos de control, pero destaca que el país ha elevado la cantidad de máquinas centrifugadoras instaladas -aunque no todas hacen el trabajo de enriquecimiento- en unas 1.000 hasta sumar 8.308, desde junio.

En total, el programa nuclear de los ayatolás ha sido capaz de procesar hasta la fecha más de 1500 kilos de uranio enriquecido de baja pureza, no válido para servir de combustible a un arma nuclear.

La multiplicación de las máquinas centrifugadoras, según el organismo de Naciones Unidas, permitiría a Irán reanudar una gran expansión de la actividad de enriquecimiento si así lo decidiera, a menos que tengan problemas técnicos. Este informe del OIEA servirá como base para las conversaciones que las seis potencias celebrarán el 2 de septiembre para decidir si endurecen las sanciones a Teherán sobre su actividad nuclear, que Occidente acusa servirá para construir armas atómicas, mientras que Irán afirma que es para la generación de electricidad.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS