Investigación vincula a dueño de medios con terrorismo en Bolivia

Publicidad

Los testigos claves en el caso, al ser interrogados, señalaron a Balcázar como uno de los que financió el grupo terrorista que fue desmantelado parcialmente en Bolivia el pasado mes de abril.

La comisión de diputados bolivianos que investiga acciones de una banda terrorista, que fue neutralizada en Bolivia el pasado mes de abril, identificó al propietario de emisoras de radio locales, Lorgio Balcázar, como uno de los financistas de los extremistas.

De acuerdo con el presidente del referido grupo parlamentario, diputado César Navarro, de comprobarse los vínculos, los bienes de Balcázar podrían ser incautados, en cumplimiento con un decreto supremo recientemente firmado por el jefe de Estado de Bolivia, Evo Morales.

«No es una acusación a los medios de comunicación en general, no es un concepto global plural y colectivo, sino declaraciones que identificaron al dueño de ese medio de comunicación», precisó Navarro en declaraciones a la prensa en La Paz, la capital boliviana.

Morales, aprobó el pasado miércoles un decreto para incautar de manera expedita los bienes de personas acusadas por terrorismo o secesionismo, tras denuncias de que empresarios de la región de Santa Cruz (este) apoyaron a milicianos extranjeros que tenían planes separatistas.

Balcázar, propietario de varias radioemisoras de Santa Cruz, fue acusado además de recibir y guardar material bélico de Rózsa Flores, el presunto terrorista abatido a tiros en el operativo antiterrorista de abril y que formaba parte de una célula que pretendía cometer magnicidio, según ha denunciado el gobierno del país andino.

Mario Tadic, uno de los detenidos en la cárcel de San Pedro, de la ciudad La Paz, acusado de conformar la célula terrorista, acusó a Balcázar de ser el jefe de inteligencia dentro la organización.

Por otro lado, el fiscal a cargo de la investigación, Marcelo Sosa, reveló en conferencia de prensa que los testigos del caso involucraron al ex presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, el empresario de origen croata Branko Marinkovic, y al actual prefecto de ese departamento boliviano, Rubén Costas Aguilera, como financistas del grupo irregular.

Las declaraciones del testigo clave de la Fiscalía, Ignacio Villa (conocido como «el Viejo»), y de un paraguayo detenido la semana pasada, Alcides Mendoza, ambos supuestos colaboradores del grupo terrorista, señalan a Marinkovic de aportar 200 mil dólares a los terroristas para la compra de armamento.

«El Viejo» agregó que el objetivo del presunto grupo terrorista era asesinar al presidente Morales, al vicepresidente Álvaro García y al ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, por quienes se ofreció una recompensa de 100 mil dólares.

Además de intentar un magnicidio, se han atribuido a éste grupo terrorista los ataques con explosivos registrados recientemente en Santa Cruz, uno de ellos contra la casa del cardenal Julio Terrazas, máximo representante de la Iglesia católica en Bolivia.

Asimismo, un grupo vinculado al prefecto Costas Aguilera ha sido acusado de recaudar miles de dólares para promover acciones separatistas, por parte de la empresaria Kathy Rabzuck, quien se retiró del Comité Cívico de Santa Cruz luego de que se realizara un referendo secesionista ilegal en ese departamento en mayo de 2008.

Ante la denuncia, el propio Costas Aguilera ha reconocido, en declaraciones realizadas el pasado miércoles, que existió el grupo La Torre, en el que según Rabzuck se manejaban cifras de hasta 180 mil dólares semanalmente para financiar el movimiento autonomista en Santa Cruz.

El prefecto cruceño aseguró que todas las autoridades políticas del departamento boliviano han estado en las oficinas o ambientes donde funcionó La Torre.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More