Investidura fallida: Un «circo» malo

Publicidad

Bueno, terminó el circo, un «circo» malo. Un circo en el que todos y todas se han retratado. Han confirmado (en versión parodia/culebrón) que tengan las formas que tengan, no son ni más ni menos que los partidos del capital.
Se ha hecho evidente el degradante oportunismo (respecto al PSOE) de todos los partidos autoproclamados de izquierda dentro del Estado español.

Todos jugando al juego del inútil y mentiroso parlamentarismo, adaptándose a la opción del ‘mal menor’ (¡que viene la ultraderecha!) para justificar su falta de confianza en la movilización y organización de la clase trabajadora como auténtica palanca de cambio. Un parlamentarismo que a través del tiempo se ratifica como abyecto e inútil. Y los partidos van en busca de los cargos, ya que sólo cargos quieren. ¿Alguna duda?

¿Y aquellos que no estaban (aparentemente) peleando en el hemiciclo por los cargos? Tal el caso de los partidos que se dicen  ‘independentistas’ (JxCat y sobre todo ERC) … después del 1º de octubre, de la enorme movilización y de la represión…

Los problemas de la injusta redistribución de la renta, de precariedad laboral, de la falta garantías para la libre expresión de la ciudadanía, de la desarticulación de la sanidad pública, del yugo de la reforma laboral, de las miserables pensiones, no son la real preocupación de ninguno de estos partidos que han desfilado hoy por el parlamento.  Por el contrario, todas estas lacras que padece la población dentro del Estado español, son consecuencia del logro de sus intereses aliados a los poderes económicos y financieros.

Lo dicho, todos -sin excepción- son partidos del régimen, de sostenimiento del pacto de la transición, de la Monarquía heredera de Franco. Cada uno en su papel, pero la misma función en la esencia.

Un circo malo.



Esta es la información:
Pedro Sánchez pierde la investidura

Los partidos dispondrán hasta el 23 de septiembre para negociar. Si no hay investidura, el Rey disolverá las Cortes

Un total de 155 votos en contra, 124 votos a favor y 67 abstenciones. Ésta es la última respuesta que el Congreso ha dado a la candidatura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, y que pone en marcha la cuenta atrás para una repetición electoral el próximo 10 de noviembre, si en los próximos dos meses ningún candidato logra ser investido. La negociación será posible hasta el día 23 de septiembre. Si ese día culmina sin un candidato investido, el Rey disolverá Las Cortes y convocará elecciones.

La segunda votación del debate de investidura concluye así con un nuevo fracaso del jefe del Ejecutivo en funciones, que se convierte en el candidato más «fallido» de la democracia. Cuenta a sus espaldas con cuatro votaciones de investidura perdidas, dos en el debate de investidura al que se presentó como candidato en marzo de 2016, y las dos del pasado martes y hoy.

Sánchez perdió el martes la primera votación al lograr solo 124 votos a favor de su investidura —a los 123 «síes» del PSOE solo se unió el del PRC—, en tanto que 170 diputados le dijeron «no». Ningún candidato había cosechado tan pocos apoyos en una votación de investidura.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More