Publicado en: 12 abril, 2019

Internacional Guevarista se une a Jornada Mundial Lula Libre

Por Lois Pérez Leira

Campaña internacional por la libertad de Lula

(Redacción Internacional Guevarista).- Al cumplirse este 7 de abril un año de injusto encarcelamiento del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, víctima de la estrategia imperialista de criminalización de líderes políticos del movimiento popular latinoamericano, se inició una Jornada Mundial para exigir su liberación, a la cual adhiere la Internacional Guevarista.

En Brasil y en numerosas ciudades en Europa, América Latina y el Caribe, Norteamérica, y otras latitudes, desde el 7 y hasta el 10 de abril, se desarrollarán actos masivos político-culturales, movilizaciones, foros ciudadanos, para solidarizarse con el dirigente sindical que permanece detenido en la sede de la Policía Federal de Curitiba.

Justo desde esa localidad, más de 10 mil personas llegadas en diversas caravanas desde varios puntos del continente, iniciaron la jornada este domingo 7 de abril con una concentraron y una vigilia multitudinaria.

La Internacional Guevarista participa con toda su militancia en diferentes ciudades del mundo y recuerda la campaña de recolección de firmas que realizó el año pasado exigiendo la liberación del compañero Lula, en la cual más de un centenar de  destacadas personalidades del quehacer político, social, cultural e intelectual de América Latina, Europa y Norteamérica, respaldaron con su puño y letra esta solicitud.

Para la Internacional Guevarista, la circunstancia persecutoria en que se encuentra Lula,  no es un hecho aislado, forma parte de un contexto geopolítico donde el ascenso de fuerzas retrógradas de la clase dominante impone procesos judiciales manipulados para frenar las conquistas sociales populares y los avances de la integración latinoamericana.

La Internacional Guevarista junto a otras organizaciones, continuará convocando y respaldando iniciativas en apoyo a la defensa de este líder sindical mundial como un acto de justicia  y una forma de continuar la lucha por la restauración de la democracia en Brasil, que se encuentra ahora en manos de un gobierno pro-imperialista y de ultraderecha.

Entre las personalidades que se han sumado a esta iniciativa resaltan: Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, Argentina; Mel Zelaya, presidente de Honduras 2006 -2009, derrocado por oligarquía militar;Martín Almada, Premio Nobel Alternativo, Paraguay; Piedad Córdoba, Ex Senadora, Colombia; Mariela Castro Espín, Diputada de la Asamblea Nacional de Cuba; Julio Anguita, ex Coordinador General de Izquierda Unida (España); Manolo Pichardo, presidente de la Conferencia Permanente de Partidos políticos de América latina y el Caribe (CEPPPAL);Víctor Polay Campos, preso político del Perú; Milagro Sala. Presa política. Argentina;Stela Calloni, periodista, analista Internacional, Argentina;Atilio Borón, politólogo, Argentina;José Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda, Andalucía, España; Alicia Muñoz, ex senadora, ex Ministra de Gobierno de Bolivia; Cesar Montes, ex Comandante guerrillero, Guatemala; Nora Cortiñas, dirigente de Madres de Plaza de Mayo, Línea fundadora; Jorge Kreiness, Secretario Relaciones Internacionales del Partido Comunista Argentino; Annalisa Melandri, activista por los Derechos Humanos, periodista, Italia.

Las organizaciones que respaldaron la campaña son: La Internacional Guevarista; Liga Latinoamericana de los Irredentos; Partido Comunista Argentino; Miles; Liga Argentina por los Derechos del Hombre; Observatorio por el Cierre de la Escuela de las Américas, Chile; Coordinadora Simón Bolívar; Museo de la Memoria. Paraguay. Radio Al Son Del 23; Movimiento Tupamaro Bolivia – MTB; Partido de la
Revolución Popular PRP, República Dominicana; Partido Frente Grande. Argentina. Nova Esquerda Socialista. Galicia.; Fundación Luis Augusto Turcios Lima, Guatemala; Asociación Micaela Vive, Perú; Frente Amplio, República Dominicana.
Asociación de Trabajadores del Campo, Nicaragua; Vía Campesina Centroamérica; Movimiento Guevarista Boliviano; Partido Comunista del Trabajo, República Dominicana; Radio Rebelde 96.5; Círculo Bolivariano Yamileth López-Costa Rica; Movimientos de Mujeres Venezuela; Radio Os Irredentos, Brasil; Radio Conaicop; Radio Ciudadana 103.3 fm, Uruguay; Unidad del Pueblo, Canarias, Estado Español

 

“Sean capaces siempre de sentir, en lo más hondo, cualquier injusticia realizada contra cualquiera, en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda del revolucionario.” (Che Guevara)

 

Carta de Lula publicada en el diario francés  L’Humanité al cumplirse un año de injusta prisión:

“El mundo asiste hoy, con preocupación y tristeza, a los graves retrocesos que se suceden en Brasil desde que el golpe parlamentario de 2016 rompió la Constitución y los votos de 56 millones de brasileños y derribó a la presidenta Dilma Rousseff. La primera mujer que ocupó la Presidencia del país, Dilma fue elegida en 2010, reelegida en 2014 y alejada dos años después, sin ningún acto ilícito cometido.

Desde entonces, Brasil atraviesa uno de los momentos más críticos de su historia. El proceso de desarrollo con inclusión social iniciado en 2003, que tanta admiración despertó alrededor del planeta, fue violentamente interrumpido. El país que rescató de la extrema pobreza a millones de personas, que sacó a Brasil del Mapa Mundial del Hambre por primera vez en 500 años, que exportó políticas sociales victoriosas hacia el continente africano, que dialogó de igual a igual con las mayores potencias mundiales y que luchó por la paz entre los pueblos es hoy su extremo opuesto.

Estoy detenido desde el 7 de abril de 2018, sin ninguna prueba de cualquier crimen cometido. Mi vida y la de mis familiares fueron devastadas. Mi residencia fue invadida y revirada por la policía. Años y años de investigación feroz no encontraron ningún centavo irregular en mis cuentas, cuyo origen no puede ser comprobado, ninguna evolución patrimonial incompatible con el fruto de mi trabajo. Nada de yates, mansiones cinematográficas, maletas de dinero, cuentas secretas: nada. Incluso después de haber sido presidente, volví a vivir en el mismo apartamento desprovisto de cualquier lujo, en la región metropolitana de São Paulo.

Fui condenado y preso por “actos indeterminados”, figura inexistente en la legislación penal brasileña. He presentado abundante documentación comprobando mi inocencia. Mis acusadores, al contrario, no encontraron una sola prueba contra mí.

Hace un año atrapado en aislamiento, prohibido de dar entrevistas. Me impidió disputar la elección presidencial de 2018, cuando todas las encuestas de opinión pública indicaban mi amplio favoritismo. Se abrió así el camino para la victoria del candidato de la extrema derecha, notado por el discurso racista, homofóbico y misógino, y por la defensa intransigente de la tortura y del régimen totalitario instalado en Brasil por el golpe militar y civil de 1964.

El juez de primera instancia, que tantas injusticias cometió contra mí y que me condenó sin pruebas, fue alzado al cargo de ministro de Justicia del nuevo gobierno. Es el jefe superior de mi carcel, lo que sería impensable en el estado de derecho constitucional y democrático. El actual presidente, electo con base en la divulgación masiva de fake news (mentiras) – incluso modelo utilizado recientemente en otros países – aceleró el desmonte del estado de bienestar social implantado desde la llegada del Partido de los Trabajadores (PT) al poder, en 2003 .

Las políticas públicas que combinaban el desarrollo económico y la justicia social fueron abandonadas. Los derechos laborales históricos están siendo revocados. Se profundizaron las desigualdades sociales. Millones de personas fueron empujados hacia la extrema pobreza. El número de desempleados supera la marca de 13 millones. El hambre y la mortalidad infantil están de vuelta. La búsqueda del diálogo y la paz ha sido sustituida por el discurso y la práctica del odio y la intolerancia. Brasil sangra.

En este momento de inmenso dolor, causada no sólo por las injusticias cometidas contra mí, sino sobre todo por las graves amenazas a la democracia y al sufrimiento impuesto a nuestro pueblo, quiero agradecer las manifestaciones de solidaridad que llegan de todas partes del mundo. Y reafirmar que no abandonaremos la lucha, hasta que Brasil y los brasileños vuelvan a ser felices.

Luiz Inacio Lula da Silva

COLABORA CON KAOS