Ino Galparsoro: Rehén del estado burgues

INO GALPARSORO, REHÉN DEL ESTADO BURGUÉS

Carmelo Suárez (Srio. General PCPE)

La socialdemocracia liberal en el gobierno por segunda vez consecutiva -esto es, el nuevo gobierno Zapatero-, demuestra en la práctica política su verdadero carácter; el que ya denunció el PCPE antes de las elecciones -y ante electores y electoras que argumentaban por el voto útil “de izquierda”-: la socialdemocracia es el elemento más útil para la burguesía en esta fase concreta de la dictadura del capital.

Su línea de actuación no tiene fisura en la incondicional sumisión al mandato de la oligarquía que dicta en este país.

Hace pocos días el ex­­-fiscal general del estado, Eligio Hernández, en una conferencia sobre la memoria histórica se lamentaba de que esta ley “no haya podido ir más allá”, porque no se daban las condiciones. Y a continuación la pregunta se planteó en el coloquio: si el Gobierno no es soberano para hacer leyes, y el Parlamento tampoco lo es para aprobarlas ¿se puede considerar esto una democracia? El ponente optó por el pragmático recurso de no contestar a la cuestión, como si no existiera la pregunta.

Pero veamos lo que hace el nuevo gobierno en algunos temas de actualidad, para constatar que esto no es cosa de la pasada legislatura:

* Ante la crisis económica el Gobierno no opta por socializar, aunque al menos sea en parte, las astronómicas ganancias obtenidas por el capital financiero durante catorce años de ciclo expansivo. Lo que hace es optar por aumentar las condenas hipotecarias de la población, alargándolas hasta el infinito.
* En la escena internacional los primeros pasos de su nuevo gobierno se han dirigido a ratificar su implicación con la estrategia militar del imperialismo; así envía a su recién estrenada ministra de la guerra a Afganistán y Líbano, donde su ejército participa, con carta blanca, como parte de las fuerzas de ocupación.
* En el caso del “secuestro” de un barco pesquero en aguas de Somalia -de los que andan esquilmando el litoral africano-, adopta maneras de planetarca y envía una fragata para hacer músculo en la escena internacional, al tiempo que paga el rescate. El Frontex se extiende ahora a la costa oriental del continente.
* Nada más terminar las elecciones se activa el juicio contra las gestoras pro-amnistía. La Audiencia Nacional (el nuevo TOP) se aplica, implacable, a la represión de las luchas del pueblo vasco, de sus redes de solidaridad y asistencia mutua.
* En un intento de mantener ciertas formalidades democráticas trata de impulsar –junto con todo el bloque burgués- el desalojo de las alcaldías de ANV. Como no lo consigue, pues envía al TOP a la alcaldesa de Arrasate, y éste -como no podía ser de otra manera-, la envía directamente a la cárcel por terrorista. Sin empuñar un arma, sin ningún altercado con la policía, sin ninguna prueba de participación en nada de nada que tenga que ver con una acción violenta Ino Galparsoro es una terrorista. Justicia a la carta.

Lo dicho, el gobierno y el parlamento no son soberanos, y el poder judicial actúa al dictado del gobierno. Esto no es una democracia.

Y la pregunta ahora es más directa: ¿Quién manda aquí y ahora?

Solo hay una respuesta: la oligarquía.

Se constata, en la práctica diaria, que la situación del estado español se corresponde con la formulación histórica de una dictadura del capital, con formalidades democráticas. Tienen derechos aquellas personas y/o colectivos que asumen los principios políticos e ideológicos del bloque dominante. Pero quienes confrontan con ese bloque dominante, y su proyecto político, pueden ser objeto de todo tipo de violencia y/o violación.

Y esa oligarquía -que ejerce el poder absoluto- tiene un tema central en el que no piensa ceder: los derechos nacionales, incluido el derecho de autodeterminación. Se desata toda la violencia necesaria para tratar de reprimir esas aspiraciones.

Por tanto, independientemente de las formas, la lucha del pueblo vasco por sus derechos nacionales es una lucha por una reivindicación democrática. Y en consecuencia no compartirán esa aspiración quienes forman el bloque oligárquico y el bloque social subalterno al mismo.

Pero es fundamental tener clara una cuestión, para decidir los caminos a recorrer en busca de esa reivindicación democrática: en el marco de la monarquía borbónica parlamentaria no habrá derecho de autodeterminación.

Por tanto esa cuestión remite a una lucha directa contra la actual formación estatal en su elemento más central: la monarquía. Aquí es donde la lucha por la república se convierte en una lucha central por los derechos nacionales. Abrir un período constituyente republicano será la forma de abrir el camino para el ejercicio del derecho de autodeterminación, y para la resolución histórica de la formación estatal española, superando el reiterativo ejercicio de la violencia por parte del bloque oligárquico contra las aspiraciones nacionales de los pueblos y naciones del estado español.

En ese desarrollo temporal es donde cada formación política ha de hacer valer su propia propuesta para el futuro del estado. La propuesta del PCPE por conocida no procede detallarla en este documento.

Que el futuro se encamine en torno a esta propuesta de República de carácter Confederal, o en torno a otra, dependerá del mismo desarrollo de la lucha política concreta.

El bloque oligárquico -consciente de que se enfrentará en algún momento a esta fase de la lucha de clases en el estado-, mientras tanto, y como estrategia para tratar de contrarrestar a las fuerzas que le son desfavorables, toma rehenes. Así hay que concluir que Ino Galparsoro ha sido secuestrada por la oligarquía española, utilizando sus aparatos de represión y violencia, dentro de la confrontación con la izquierda abertzale que lucha por sus derechos nacionales.

La utilización de cualquier otra terminología para calificar esta acción no es más que cinismo cómplice de la opresión oligárquica.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS