Injurias por Internet

La justicia actúa contra la impunidad de las injurias anónimas en Internet La Fiscalía de Toledo denuncia a una web y busca identificar a los usuarios que vejaron a la portavoz regional – El Gobierno no logró la retirada de los insultos

ROSARIO G. GÓMEZ&nbsp – Madrid –&nbsp 19/11/2010 CIBERPAIS

El cerco a los insultos en Internet se estrecha cada vez más. La Justicia ha puesto en su punto de mira a los medios digitales para perseguir delitos de injurias y calumnias que a menudo cometen los internautas protegidos (supuestamente) bajo el anonimato o el seudónimo. La Fiscalía de Toledo ha actuado contra el diario&nbsp Periodista digital, que albergó insultos y expresiones vejatorias hacia de la portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Isabel Rodríguez García. Entiende la Fiscalía que esa cabecera&nbsp online&nbsp ha podido incurrir en un delito de "injurias graves con publicidad".

Los dueños de las web solo responden si los comentarios no son retirados

Los insultos a la directora han estado visibles en la Red durante meses

El julio de 2010,&nbsp periodistadigital.com&nbsp incluyó en su página web comentarios extremadamente despectivos hacia la política socialista. Una persona que utiliza de alias&nbsp Cuidadín&nbsp decía de ella: "Esta tía es totalmente violable. Pero no por lo buena que está, que da asco la cerda, sino por hacerla daño y mucho". Otro, que firmaba como&nbsp 11m=psoeta&nbsp se dirigía a ella como "puta zorra ladrona y vaga". La denuncia presentada por la Fiscalía pide al juez que se averigüe la identidad de las direcciones IP (la&nbsp matrícula&nbsp de los ordenadores) desde las que se enviaron los mensajes, que aparecían en el pie de un artículo titulado&nbsp Usan el despacho de la portavoz de Barreda&nbsp [José María Barreda, presidente de Castilla-La Mancha]&nbsp para defender a su novia,&nbsp publicado el 29 de julio de 2010.

La Junta de Castilla-La Mancha remitió a los pocos días a&nbsp Periodista digital&nbsp un burofax en el que requería "con carácter inmediato" que dejara de almacenar o impidiera el acceso a cualquier tipo de "contenido injurioso e incitador de la violencia" contra la portavoz del Ejecutivo. En septiembre, cuando la Fiscalía abrió diligencias, aún eran accesibles al público.

El director de&nbsp Periodista digital,&nbsp Alfonso Rojo, aseguró ayer que nunca tuvo conocimiento de ningún burofax ni de la denuncia realizada por la Fiscalía de Toledo. Rojo dijo que mensajes de este tipo "son inadmisibles". "Si los vemos, los eliminamos y bloqueamos la dirección IP. Si alguien detecta un comentario injurioso, insultante o repulsivo se elimina&nbsp motu proprio.&nbsp No aportan nada".

Pero lo cierto es que ayer, tres meses después de que fuera enviada la petición para que se suprimieran las referencias injuriosas hacia la portavoz del Ejecutivo castellano-manchego, se podía leer en la web de este diario&nbsp online&nbsp el mensaje firmado por&nbsp 11m=psoeta.&nbsp El que rubricaba&nbsp Cuidadínhabía desaparecido.

Casos como este ponen de manifiesto la impunidad con que se mueven en la web los grupos deinsultadores,&nbsp algunos perfectamente organizados. El catedrático de Derecho Penal de la Universidad Carlos III Javier Álvarez sostiene que tales mensajes son "indubitadamente injuriosos". Asegura que a la hora de perseguir estos delitos no es lo mismo que se trate de un medio estable que otro en el que la página está en un país, el servidor en otro y el que injuria, en un tercero. "Eso los hace absolutamente invisibles y resulta muy difícil perseguir estas conductas. Se necesitan muchos medios". Especialmente escurridizos son los&nbsp blogs, "un coladero absoluto", apunta Álvarez.

Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, afirma que es muy fácil conocer la identidad de los autores que realizan comentarios en Internet. "Todos los que navegamos dejamos rastro. No hay anonimato. Todos tenemos un número IP, a no ser que se trate de ciberdelincuentes". Argumenta que un juez puede perseguir "perfectamente" delitos de injuria o de vulneración del derecho al honor, especialmente frecuentes en la Red.

"Algunos medios digitales se escudan en que son medios libres y permiten a cualquiera escribir lo que le da la gana. Pero no se puede poner el medio por encima de los derechos fundamentales. No se pueden sacrificar los derechos por la fluidez del medio", explica Álvarez.

La ley española de la sociedad de la información dicta que los propietarios de las web no son responsables de los comentarios que se vierten en ellas, salvo que, cuando tengan conocimiento de que esas opiniones son ilícitas, no los retiren rápidamente. Javier Álvarez recuerda que cuando se ignora el nombre de la persona firmante, existe una responsabilidad en cadena. "Los periódicos exigen que se identifiquen los autores de las cartas al director. De lo contrario, serían un vehículo para comentarios injuriosos. En el caso de que no se identifique el autor, responde directamente el director, el editor o quien especifique el Código Penal. En los delitos de prensa e imprenta responden los autores para evitar precisamente que se estrangule la libertad de expresión".

Delitos con rastro

Los comentarios aparecidos en&nbsp Periodista digital&nbsp sobre la portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha son, para los expertos consultados, claramente injuriosos. Uno de ellos, firmado por el aliasCuidadín&nbsp decía: "Esta tía es totalmente violable. Pero no por lo buena que está, que da asco la cerda, sino por hacerla daño y mucho. Pero cuidado, que esta es de las que las violan y disfrutan como una puerca de cochiquera de tercera. Hay que esforzarse en que sangre y le duela y que no le guste nada". El otro, remitido por&nbsp 11m=psoeta,&nbsp añadía: "La cara de puta zorra ladrona y vaga que tiene, esta mierda es la que manda hoy en España gracias al socialismo criminal, a esta no van a detenerla con las televisiones 100000000 policías?? Si de mi dependiera no saldría de cárcel en su puta vida estos parásitos,,,, todo llegarA".

La Fiscalía pide que una vez conocida la identidad de los autores sean imputados y que se recabe su hoja histórica penal.

Aunque se escondan en seudónimos, todos los delitos que se cometen en la Red se pueden perseguir. Dejan rastro. Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas (AI), asegura que en Internet no existe el anonimato. "Aunque alguien se esconda con el nombre de Caperucita Roja, tiene un número IP y se puede hacer un seguimiento completísimo para saber quién es Caperucita Roja. Vemos cada día cómo las unidades de delitos telemáticos destapan redes de pederastas".

Otra cosa es quién es responsable. La AI ha recurrido al Tribunal de Luxemburgo la sentencia que condenó a esa entidad por alojar la web putaSGAE.org, que atentaba contra el derecho al honor de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). Domingo se queja de que en este caso el juez no falló contra los editores sino contra el proveedor de servicios. "Justo lo contrario por los que luchamos cuando se aprobó la ley".

Insultos en la Red

-&nbsp Ramoncín.&nbsp El cantante José Ramón Julio Márquez,&nbsp Ramoncín,&nbsp ganó en septiembre de 2007 una demanda contra el sitio&nbsp alasbarricadas.com&nbsp en el que aparecían comentarios y fotografías que vulneraban el derecho al honor del cantante. "Pedante, creído, farandulero, mal politiquillo, mal presentador de programas, chupacámaras, menudo hipócrita" son algunos de los calificativos injuriosos. El juez entendió que el titular de la web no cumplió "diligentemente" con su deber de retirar los mensajes y las fotografías difamatorias.

-&nbsp Los Mossos.&nbsp La Brigada de los Mossos d’Esquadra acudió a los tribunales por los comentarios vertidos en su contra por un internauta, que los tachaba de "escoria, puta chusma" después de que una furgoneta de los Mossos atropellara en 2006 mortalmente a un motorista. El juez percibió un delito de injurias graves con publicidad.

-&nbsp SGAE.&nbsp La Asociación de Internautas fue condenada a pagar 36.000 euros a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) por alojar la web putaSGAE.org, por entender que dicha página era una intromisión ilegítima en el derecho fundamental al honor. La sentencia ha sido recurrida ante el Tribunal Europeo.

&nbsp ALUMNIAS E INJURIAS POR INTERNET

Calumnias e injurias en Internet

Si por algo se ha destacado Internet es por la posibilidad que ofrece a todo el mundo de expresarse con gran libertad, de manera fácil, barata y cómoda, ya sea mediante la publicación de contenidos en páginas personales, fotografías o aportaciones en foros y lista de correo, entre otros.

Sin embargo, esta libertad y el anonimato que aporta muchas veces la Red, ha contribuido a que se lleven a cabo conductas tan poco lícitas y molestas como la emisión de mensajes injuriosos y calumniosos contra otras personas.

El Código Penal Español de 1995, en su artículo 205, define el delito de calumnia como: "La imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad!.

Así mismo, el artículo 208 de la misma norma define injuria como:

La acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación.

Solamente serán constitutivas de delito las injurias que, por su naturaleza, efectos y circunstancias, sean tenidas en el concepto público por graves.

Las injurias que consistan en la imputación de hechos no se considerarán graves, salvo cuando se hayan llevado a cabo con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad.

Las calumnias e injurias hechas con publicidad verán incrementadas su pena. (Artículos 206 y 209 C.P).

El artículo 211 C.P establece que los delitos de calumnia y la injuria se reputarán hechas con publicidad cuando se propaguen por medio de la imprenta, la radiodifusión o por cualquier otro medio de eficacia semejante. Y es aquí donde entra en juego Internet, medio que posibilita la difusión de un contenido o información a muchos lugares distintos al mismo tiempo, permitiendo que la propagación de la calumnia o injuria sea infinitamente superior.

Por tanto, puede incluirse en este supuesto la difusión de mensajes injuriosos o calumniosos a través de Internet, en especial a través del entorno world wide web.

El artículo 212 C.P establece la responsabilidad solidaria del propietario del medio informativo a través del que se haya propagado la calumnia o injuria. En el caso de Internet, la responsabilidad civil solidaria alcanzaría al propietario del servidos en el que se publicó la información constitutiva de delito, aunque debería tenerse en cuenta, en este caso, si existió la posibilidad de conocer dicha situación, ya que el volumen de información contenida en un servidor no es comparable con cualquier otro medio de información, como puede ser una revista, una radio, un programa de televisión o un periódico.

El ofendido deberá interponer querella contra el presunto autor, tal y como establece el Artículo 215 C.P:

1. Nadie será penado por calumnia o injuria sino en virtud de querella de la persona ofendida por el delito o de su representante legal. Bastará la denuncia cuando la ofensa se dirija contra funcionario público, autoridad o agente de la misma sobre hechos concernientes al ejercicio de sus cargos….

Si el Juez o Tribunal reconoce la falsedad o la falta de certeza de las imputaciones, podrá ordenar, a petición del ofendido, la publicación de la retractación en el mismo medio en el cual se vertieron dichas declaraciones. (Artículo 214 C.P)

&nbsp

&nbsp

Noelia García Noguera
Abogados Portaley.com
Abogada Especialista Nuevas Tecnologías

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS