(Informe OCDE) España, el estado que más cruel ha sido con el pueblo durante la crisis

Publicidad

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha lanzado un informe en el que confirma este ensanchamiento entre las rentas y el aumento de la desigualdad.La crisis agravó estos problemas, pero la leve recuperación económica no ha devuelto a los países de la OCDE a los niveles posteriores.

Uno de los métodos usados para radiografiar la desigualdad entre las rentas altas y bajas es el conocido como índice Gini. Este oscila del cero al uno, siendo el uno la desigualdad absoluta. España pasó de 0,324 en 2007 a 0,346 en 2014, último año que comprende el estudio. A pesar de la bajada del desempleo y de la vuelta a la senda económica positiva, las diferencias aumentaron.

«En España, a pesar de un prolongado período de fuerte creación de empleo, estimulado por la reforma laboral de 2012» los elevados niveles «de desempleo de alta duración, la caída de los salarios reales, y la persistente segmentación del mercado laboral» han evitado recuperar niveles previos a la crisis.

Además, la OCDE avisa sobre la gestación de un mercado laboral «segmentado» entre fijos y temporales lo que ha supuesto «una disminución abrupta de los ingresos laborales». Recientemente la Organización Internacional del Trabajo (OIT) confirmó que España era el segundo país con más trabajadores temporales, sólo por detrás de Polonia.

No sólo España ha sufrido la crisis. «En los últimos siete años, los niveles de desigualdad de ingresos han permanecido en máximos históricos«, afirma la OCDE. Remarcando la situación de Portugal, ya que «los ingresos del trabajo que percibe el 10% de los trabajadores con sueldos más bajos descendió incluso más.En parte, por un desempleo de larga duración muy alto y la congelación del salario mínimo».

Aunque es cierto que si se tienen en cuenta los 34 países que forman parte de la OCDE, el índice Gini ha pasado del 0,317 en 2007 al 0,318 en 2014, por lo que la diferencia salarial no ha sido tan grave en líneas generales. Aunque es un máximo no alcanzado desde 1980. En parte gracias a que países como Islandia, Finlandia, Holanda o Bélgica redujeron sus diferencias salariales.

En cuanto a los países con mayores o menores diferencias salariales, España se encuentra entre los líderes de la OCDE. Chile (0.465), México (0.459) y Estados Unidos (0.394) copan el podio de diferencias salariales. España se quedaría en el noveno lugar. Los países nórdicos son los que más estrechez entre rentas muestran: Islandia (0.244), Noruega (0.252) y Dinamarca (0.254) están a la cabeza.

Por otra parte, la OCDE destaca que la renta real media de los hogares cayó una media del 2,1% entre 2007 y 2010. Pero fueron los que poseían el 10% de las rentas más bajas los más afectados, que perdieron un 5,3%, mientras que los que tenían el 10% de los salarios más altos ganaron un 1,1% de renta al comienzo de la crisis.

Los datos del período que comprende entre 2010 y 2014, teórica recuperación, volvieron a ser más lesivos para los hogares con menos ingresos. El 10% con los ingresos más bajos perdió otro 3,6% y el 10% con los ingresos más altos ganó un 2,3%.

«Incluso en los países donde la situación laboral ha mejorado, la mala calidad de los empleos representa una carga importante sobre los hogares», asegura la OCDE, que señala a la congelación de los sueldos como principal causa. Incluso en países que se libraron «relativamente» de a crisis.

Por último, el informe detalla las tasas de pobreza de cada país miembro. Asignatura donde España sale mal parada. Mientras que la media pasa del 11,4% al 11,5%, España aumentó del 14,2% al 15,9% entre 2007 y 2014, casi un punto más. Turquía (17.2%) y Estados Unidos (17.5%) son los dos países con mayor tasa de pobreza.

Agencias/Prensa

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More