Indonesia: Continúa la huelga general con multitudinarias protestas contra la reforma laboral

Miles de indonesios volvieron a protestar este miércoles contra una reforma legislativa que recorta derechos laborales y amenaza el medio ambiente, con manifestaciones masivas en medio de una huelga general.

Las manifestaciones fueron en su mayor parte pacíficas, pero la represión policial fue contestada por parte de los manifestantes con lanzamiento de piedras en ciudades como Semarang, en la isla de Java, en el segundo día de protestas que está previsto que continúen mañana en distintas partes del archipiélago.

 

 

Las tensiones en las protestas se produjeron al día siguiente de que la policía usara gases lacrimógenos y cañones de agua y detuviera al menos a 10 manifestantes en Serang y Bandung, también en Java.

Varios sindicatos llamaron a la huelga para mostrar su rechazo a una batería de leyes aprobadas el lunes por el Parlamento indonesio, que revisaba unas 70 leyes y regulaciones, encaminada según el Gobierno a la creación de empleos y atraer a inversores.

 

Los indonesios continúan las tensas protestas contra la reforma laboral

 

No obstante, los críticos con la reforma mantienen que los trabajadores pierden derechos laborales con las nuevas leyes, como el salario mínimo o algunas prestaciones por desempleo, y la flexibilización de las regulaciones ambientales dañará al entorno.

La Federación nacional de Sindicatos (KSPN) anunció el martes que había creado un equipo especial para estudiar la larga batería de leyes con la intención de acudir al Tribunal Constitucional para impugnar los artículos que violen la Carta Magna indonesia y violen los derechos de los trabajadores, informaba hoy el Jakarta Post.

 

Los indonesios continúan las tensas protestas contra la reforma laboral

 

Durante un discurso previo a la votación, el ministro de Coordinación para Asuntos Económicos, Airlangga Hartarto, defendió que la reforma era necesaria para facilitar la inversión extranjera.

Indonesia estima para este año una contracción del PIB entre un 0,6 y un 1,7 % como consecuencia de las medidas impuesta para combatir la pandemia de la COVID-19, lo que supone la primera recesión que sufre el país desde la crisis financiera del Sudeste Asiático de 1997-98.

 

Fuente: Agencias

 

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS