Indignación en México por ejecución extrajudicial de la policía

Publicidad

El pasado 4 de mayo la policía municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos (Zona Metropolitana de Guadalajara, México) detuvo a un joven de 30 años llamado Giovanni López, presuntamente, por no llevar cubrebocas. Al día siguiente, le entregaron su cuerpo a la familia. El acta de defunción indica que murió por un golpe en la cabeza, aunque también presentaba un balazo en la pierna.

La información de este caso se mantuvo oculta durante un mes, ya que la familia fue amedrentada para que no la difundiera. Sin embargo, el pasado 3 de junio se publicó y difundió un video de la detención de Giovanni y la noticia de su asesinato.

La indignación se viralizó en redes con el numeral #JusticiaParaGiovanni y se convocó a una protesta en el centro de la ciudad. Cientos de personas marcharon hasta las afueras del Palacio de Gobierno de Guadalajara con consignas como “Giovanni no murió, la policía lo mató” y “la policía no me cuida, viola y asesina”.

En medio de la manifestación, se realizaron pintas a las paredes del Palacio, se rompieron vidrios y puertas y se quemaron dos camionetas de la policía estatal. Después de estos actos, llegaron cientos de elementos antimotines con sillas, palos de madera y metal y piedras y reprimieron a las y los manifestantes con golpes y gas lacrimógeno.

La gente se dispersó y entonces empezaron a realizar detenciones arbitrarias, sometiendo a las y los detenidos con violencia. Una persona prendió fuego a un policía que estaba amenazando a una manifestante, pero lo apagaron de inmediato y el oficial se encuentra en buen estado. Al final del día, la Fiscalía del Estado reportó la detención de 34 personas: 26 hombres, 2 mujeres y 6 menores de edad.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More