Independencia en Cataluña: Otra cortina de humo

La masiva asistencia a la manifestación por la independencia del 11 de septiembre en Barcelona ha vuelto a abrir el debate sobre un tema que no es nuevo. El gobierno catalán, en manos de CIU, ha encontrado una cortina de humo perfecta para superar el descrédito que tiene debido a la protección de los bancos en esta coyuntura de crisis. El gobierno español, en manos del PP, ya tiene un tema candente con el que desviar la atención y aglutinar a la población entorno a su política y su idea de España. Así, todos los gobiernos tienen una tregua, al menos mientras dura la falsa polémica, inflada debidamente gracias a los medios de comunicación. En la práctica, todos los políticos hacen lo mismo, culpabilizar a otro de la situación, el PP dice que la culpa es del PSOE, éste que es del PP y CIU que es del gobierno de Madrid, y éste último dirá que es de los separatismos. Pero no escucharemos a ninguno decir que los responsables han sido ellos en connivencia con la banca y la patronal. Una parte de la gente trabajadora se ilusiona pensando que su patronal y su gobierno será menos malo que el de la nación invasora y concibe la independencia como una manera de quitarse cadenas. Pero en la práctica, la “Europa de los Pueblos” es una creación destinada a que ningún pueblo se escape de la Unión Europea y su lógica de mercado, que por supuesto necesita gestores. La independencia, como la plantea CIU o cualquier otro partido político, no es una solución a la crisis, más bien es una perpetuación de la misma. La única forma de superar esta situación sería emanciparse de una vez del sistema económico y político y construir uno diferente, en el que nación ya no sea un sinónimo de Estado sino una realidad cultural y popular.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS