Indígenas Lencas: recolonización en Honduras es parte del feroz neoliberalismo

Lempira, Honduras (Conexihon.info).- Esta mañana de sol, viento y espíritus de lucha se juntaron en el Centro Utopía, lugar al que los y las indígenas miembros del Consejo Cívico de Organizaciones de Populares Indígenas de Honduras (Copinh) fueron llegando desde las comunidades lejanas de los departamentos de Intibucá, Lempira y La Paz.

Mientras en las escuelas hondureñas se celebra el 20 de junio el Día del Indio Lempira, alrededor del pino de la memoria, se celebra una especial ceremonia espiritual del pueblo Lenca. En ese lugar, donde cuelgan los nombres de los mártires del Copinh, están también los colores del pueblo Lenca, y la ceremonia da inicio con la palabra de la guía espiritual, Pascualita Vásquez. Dos sacerdotes están ahí, escuchan a la guía y reciben de ella las bendiciones, guardando silencio y respeto.

Entonces, Pascualita recuerda que sus compañeros luchaban por la tierra, por la memoria de los abuelos y las abuelas, por guardar la espiritualidad y continuar con la defensa de los bienes naturales. Se trata de una Ceremonia y homenaje a los Mártires y a la gesta insurreccional de Lempira, Señor de la Sierra, la misma dio comienzo este jueves con una celebración muy diferente a la que se vive en los centros educativos hondureños, donde miles de niños vestidos con trajes de manta y taparrabos emulan un pasado que se niega a desaparecer.

Las comunidades Lencas, recuerdan su arraigo, invocando la presencia de sus ancestros como parte de una cosmovisión, que día a día, luchan por no perder. En este lugar la pobreza se ha adueñado de muchos sueños, la falta de oportunidades y la necesidad de subsistencia han orillado a sus miembros a la migración a las ciudades, donde generalmente se terminan “integrando”, dejando en el olvido su identidad.

El patriarcado y las iglesias

Los copines hicieron un análisis de la realidad de Honduras, mientras la coordinadora de las mujeres, Luz Esperanza Reyes, reflexionó sobre el patriarcado y sus daños contra la vida de las mujeres. Reyes denunció el papel de las iglesias contra los cuerpos de las mujeres y sus derechos a decidir, recordó también las históricas luchas de las mujeres del Copinh y sus propuestas actuales.

Igualmente, Melissa Cardoza profundizó sobre qué es el patriarcado en los hechos cotidianos, como se expresa en las organizaciones y en las condiciones de las mujeres, reflexionó sobre las diferencias del trabajo entre los hombres y las mujeres y el origen de la injusticia, el uso de la violencia doméstica, de pareja y la militarización. Habló sobre el papel del feminismo y su relación con otros movimientos sociales.

Somos la sangre de Lempira

Lempira, el señor de la sierra, sigue viviendo en las comunidades lencas que luchan contra el neoliberalismo, el patriarcado y el racismo. Según los indígenas, existen historias de personas que dicen haberlo visto andando entre las sierras, las orquídeas y la neblina, cruzando los caminos por donde lo ven las mujeres que se levantan antes que todos a tomarse el café de la madrugada.

Lempira se irá cuando los pueblos dejen de luchar, pero si del Copinh depende no va a dejar de estar entre nosotras y nosotros. Somos sangre de Lempira.

Los nuevos colonizadores

“Echarles carrera fue lo que hizo Lempira – aseguran en la asamblea-, echarles carrera a los colonizadores que vinieron desde Europa a robar y a matar, a imponer sus ideas, su idioma y sus creencias. Eso es lo que toca hacer con los nuevos colonizadores que son las transnacionales que intentan controlar y explotar el agua, los bosques, el maicito, las playas, y las y los habitantes de esas tierras. Hacerlo con organización, con reflexiones y con acciones colectivas directos. Con la seguridad de que las leyes pueden estar en nuestra contra, pero no la legitimidad de nuestras utopías”.

De su lado, Tomás Membreño, consideró que el Plan de Nación gubernamental, emprendido desde el Poder Ejecutivo, tiene severos  efectos en las comunidades, especialmente con la aprobación de los megaproyectos y la mal llamada “economía verde que ahora andan proponiendo los capitalista en todo el mundo”, por lo que “los pueblos están enfrentando esta realidad global también de manera global”.

Finalmente, Roberto Barra coincide sobre como estas realidades se relacionan con los tratados de libre comercio, las transnacionales, los megaproyectos mineros, de represas, y la importancia de rescatar una perspectiva para Honduras y el pueblo Lenca.

El feroz neoliberalismo

Afirmó, que este se trata de un proceso “recolonización en el país, como parte del feroz neoliberalismo, más agresiva que la que tuvo que enfrentar Lempira y por lo tanto una gran vulnerabilidad de los derechos humanos, aunado a la escalada de violencia que tienede a crecer en los próximos años”.

Señaló que “el movimiento de la resistencia está replegado después de la efervescencia frente a la lucha contra el golpismo, y la efervescencia electoral ha servido para que las leyes más agresivas sean aprobadas y el movimiento social en la dimensión posterior al golpe de estado se ha desmovilizado. Planteó  algunos escenarios sobre la política electoral y los movimientos sociales y  sólo en la organización se puede enfrentar estas realidades desde el pueblo”.

“Copinh es una organización indígena formada por las comunidades pobres del pueblo lenca que no depende de ningún partido y que su lucha desde hace 20 años va más allá de las coyunturas electorales, la prioridad de la organización es seguir en la defensa de los bienes de la naturaleza, continuar la lucha por los títulos comunitarios, la defensa de la territorialidad, cultura, soberanías, por la refundación  y las necesidades de la población, seguir con la lucha antipatriarcal”, sostuvieron.

La organización plantea que no renunciará a sus luchas históricas y a la refundación del país que se hará con la construcción del poder indígena, negro, mestizo, feminista, de la diversidad sexual, de la juventud desde abajo, con toda la creatividad y esperanza que en este tiempo se necesita. La jornada concluyó con una caminata desde el centro Utopía hasta la Escuela Normal de Occidente, donde se hizo un homenaje a Nestor Ovidio Zúniga, luchador, pintor y poeta.

Programa General:

Jueves, 19 de junio, Centro de Encuentro y Amistad Utopía.

I.- Momento: Ceremonia y homenaje a los Mártires y a la gesta insurreccional de Lempira, Señor de la Sierra.

II.- Momento: Análisis De Coyuntura del País desde La Perspectiva Antipatriarcal, Indígena Y desde los Desafíos de los Movimientos Sociales. Momento de participación y aportes.

III.- Conferencia sobre las amenazas que implica la explotación minera y el anteproyecto de Ley General de Minería e Hidrocarburos.

III.- Actividad de resistencia en defensa de los bosques.

IV.- Actividades culturales

Viernes 20 de julio, principales calles de la Esperanza e Intibucá.

I.- Momento: Ceremonia Lenca.

II.- Compartir con medios locales, nacionales e internacionales la Declaración.

III.- Caminata: “LEMPIRA, Señor de la Sierra, en Defensa de Nuestras Soberanías, Cultura, Territorios y Bienes de la Naturaleza”.

Actividades espirituales y culturales en varios momentos.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS