Immanuel Wallerstein. Geopolítica del siglo XXI: fluidez en todas partes

Por Viento Sur

La arena más fluida en el sistema-mundo moderno, que está en crisis estructural, es posiblemente la arena geopolítica. Ningún país llega, ni de cerca, a dominar esta arena. El último poder hegemónico, Estados Unidos, ha actuado durante mucho tiempo como un gigante indefenso. Puede destruir pero no controlar la situación. Aún proclama reglas esperando que […]

La arena más fluida en el sistema-mundo moderno, que está en crisis estructural, es posiblemente la arena geopolítica. Ningún país llega, ni de cerca, a dominar esta arena. El último poder hegemónico, Estados Unidos, ha actuado durante mucho tiempo como un gigante indefenso. Puede destruir pero no controlar la situación. Aún proclama reglas esperando que el resto [de países] las cumplan, pero puede ser y es ignorado.

Ahora hay una amplia lista de países que actúan según su conveniencia, a pesar de las presiones de otros países para que actúen en tal o cual sentido. Un vistazo a la situación del mundo confirmará sin dificultad la incapacidad de Estados Unidos para salirse con la suya.

Los dos países, además de Estados Unidos, que disponen de un fuerte poderío militar son Rusia y China. En su momento, se tuvieron que mover con cuidado para evitar la reprimenda de Estados Unidos. La retórica de la guerra fría describió dos campos geopolíticos en competencia. La realidad era diferente. En realidad, la retórica enmascaraba la eficacia relativa de la hegemonía estadounidense.

Ahora es prácticamente al revés. Estados Unidos tiene que moverse con prudencia en relación a Rusia y China, con el fin de evitar perder toda capacidad de obtener su cooperación en las prioridades geopolíticas de Estados Unidos.

Mírese a continuación a los llamados aliados más fuertes de Estados Unidos. Podemos discutir sobre cuál es el aliado más cercano, o sobre quién lo ha sido durante mucho tiempo. Se puede elegir entre Gran Bretaña e Israel o incluso, dirían algunos, Arabia Saudita. También se puede hacer una lista de antiguos socios fiables de Estados Unidos: Japón y Corea del Sur, Canadá, Brasil y Alemania. Calificarlos como los segundos.

Fijémonos ahora en el comportamiento de todos estos países en los últimos veinte años. Digo veinte porque la nueva realidad es anterior al régimen de Donald Trump, aunque indudablemente él ha empeorado la capacidad de Estados Unidos para salirse con la suya.

Tomemos la situación en la península de Corea. Estados Unidos quiere que Corea del Norte renuncie a las armas nucleares. Este es un objetivo que Estados Unidos repite regularmente. Es cierto que lo hizo cuando Bush y Obama fueron presidentes. Y continúa siendo cierto con Trump. La diferencia es el modo de tratar de lograr este objetivo. Antes, las actuaciones de Estados Unidos añadían cierto nivel diplomacia a las sanciones. Esto reflejaba la comprensión de que demasiadas amenazas públicas por parte de Estados Unidos eran contraproducentes. Trump cree lo contrario. Él ve las amenazas públicas como el arma básica de su arsenal.

Sin embargo, Trump tiene días diferentes. El primer día amenaza a Corea del Norte con la devastación. Pero en el día siguiente se dirige con prioridad a Japón y Corea del Sur. Trump les acusa de otorgan un apoyo financiero insuficiente para cubrir los gastos derivados de la presencia militar permanente de EE UU en la zona. Entonces, en el vaivén de una posición a la otra, ni Japón ni Corea del Sur tienen la sensación de estar protegidos de forma segura.

Japón y Corea del Sur han hecho frente a sus temores e incertidumbres de forma dispar. El actual régimen japonés busca afianzar las garantías de Estados Unidos ofreciendo un apoyo público total a las (cambiantes) tácticas estadounidenses. De ese modo espera complacer lo suficiente a Estados Unidos para que Japón reciba las garantías que desea. El actual régimen de Corea del Sur desarrolla una táctica bien diferente. Persigue, de forma abierta, relaciones diplomáticas más estrechas con Corea del Norte, muy en contra de los deseos de Estados Unidos. De ese modo espera complacer suficientemente al régimen de Corea del Norte como para que éste responda aceptando no intensificar el conflicto.

No está claro que alguno de estos enfoques tácticos vaya a servir para enderezar la posición de EE UU. Lo que es seguro es que Estados Unidos no está al mando. Tanto Japón como Corea del Sur buscan a hurtadillas disponer de armas nucleares para fortalecer su posición, ya que desconocen lo que pueda depararles Estados Unidos en el futuro. La fluidez de la posición de Estados Unidos debilita aún más el poder de Estados Unidos debido a las reacciones que genera.

Tomemos sino la situación aún más complicada en el llamado mundo islámico, desde Magreb a Indonesia, y en particular en Siria. Cada potencia principal en la región (o que se ocupa de la región) tiene un enemigo (o enemigos) principal diferente. En este momento, para Arabia Saudita e Israel es Irán. Para Irán es Estados Unidos. Para Egipto es la Hermandad Musulmana. Para Turquía, los kurdos. Para el régimen iraquí, los sunitas. Para Italia, Al Qaeda, lo que hace que sea imposible controlar el flujo de migrantes. Y aún podíamos seguir.

¿Y para Estados Unidos? ¿Quién sabe? Esto es lo que da miedo a todos los demás. Estados Unidos parece tener en este momento dos prioridades bastante diferentes. Un día, es la aquiescencia de Corea del Norte con los imperativos de EE UU. Al día siguiente, es poner fin a la participación de Estados Unidos en la región de Asia oriental o, al menos, reducir su desembolso financiero. Nadie sabe a que atenerse.

Podríamos dibujar una situación similar en otras regiones o subregiones del mundo. La lección a retener al hacerlo es que al declive de Estados Unidos no le sigue [la emergencia de] otra hegemonía. Lo que ha ocurrido es que, la fluidez de la que hablamos se ha plegado al zigzag caótico general.

Por supuesto, en ello reside el gran peligro. De pronto, en todo el mundo la gente piensa, y sobre todo las fuerzas armadas, en accidentes nucleares, en errores, o en una locura. A corto plazo el debate geopolítico más importante es cómo lidiar con este peligro.

http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article43264

Commentary Number 467, February 15, 2018

Traducción: viento sur

vientosur.info/spip.php?article13518

-->
COLABORA CON KAOS