Iglesia católica y mujer

8 de diciembre, Día de la (in)maculada Concepción

Publicidad

Por Santi Ochoa

No debe pasar esta festividad de la (In)Maculada Concepción como una más, sin señalar lo patético y retrógrado que resulta hoy día la afrenta de la Iglesia Católica de exaltar como modelo femenino a la virgen María, cuando su relación con las mujeres a lo largo de la historia es tan despiadada como se muestra a continuación.

MUJER – MATRIMONIO – ABORTO

Para el cristianismo la mujer no tuvo alma hasta el año 585, en el segundo sínodo de Macon, salvo la Virgen María, que siempre ha habido clases.

Hasta 1215 (sesión 24 del Concilio de Letrán) el matrimonio católico no era ningún sacramento y hasta 1563 (Concilio de Trento) el matrimonio no era ni monógamo ni indisoluble. La Iglesia Católica en España hasta el siglo 16 permitía no solo el aborto, sino el infanticidio hasta la primera semana de vida, que es cuando el neonato debía ser bautizado. Hasta entonces se suponía que no tenía alma. Con la expansión colonial y la abundancia de guerras de la época se optó por la prohibición del infanticidio dada la evidente necesidad de mano de obra y carne de cañón.

INDULGENCIAS

La «Taxa Camarae» es una tarifa promulgada en el año 1517 por el papa León X con el fin de vender indulgencias, eso es perdonar las culpas a todos cuantos pudiesen pagar unas buenas libras al pontífice. No había delito, por horrible que fuese, que no pudiese ser perdonado a cambio de dinero. De sus 35 artículos, listamos un resumen de los abusos y crímenes contra las mujeres que se perdonaban pagando:

– Malos tratos a su mujer, 4 sueldos.
– Matar a tu mujer, 15 sueldos. + si es para casarse con otra, 9 sueldos.
– Pecado con mujer contra natura o de bestialidad, 15 sueldos.
– Desflorar a una virgen, 8 sueldos.
– Religiosa entregada a uno o más hombres simultánea o sucesivamente, 15 sueldos.

CONDENAS PAPALES

La Iglesia Católica se ha pasado toda su vida condenando cualquier progreso; aparte de las condenas más actuales de la masturbación, el divorcio, el preservativo, el aborto, la homosexualidad, la investigación con embriones y la muerte digna, aquí van unas cuantas menos conocidas:

Gregorio XVI, en 1834 condenó a la sociedad protectora de animales (no tienen alma) y los cubitos de hielo (terminarán fabricando sangre…) le siguió Pío IX, que después de establecer el dogma de la Infalibilidad del Papa, o sea de él mismo, condenó la anestesia (parirás con dolor) y el pararrayos (vienen del cielo). El siguiente, san Pío X, ya en el siglo XX como era santo, prohibió el tango (por lascivo), las patatas (bajo tierra-infierno) y el tabaco, cosa que no hacen ahora, aunque en 2005 Joseph Ratzinger ya condenó a Harry Potter.

En el siglo 19 la Iglesia católica perdió a la clase obrera por colocarse al lado de los patronos y condenar las revoluciones que luchaban por una sociedad más justa.
En el siglo 20 perdieron a los jóvenes e intelectuales por adoptar posturas filosóficas y culturales integristas y antimodernas.
En este siglo 21, si no abandonan la senda patriarcal perderán también a las mujeres, su último reducto.

Santi ochoa

Publicidad

También podría gustarte

Publicidad

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More