Huelgas por la seguridad climática

Publicidad

La emergencia climática y ecológica es tal que se deben examinar y experimentar estrategias adicionales de activismo para un cambio transformador. En particular, se deberían considerar estrategias que ofrecen oportunidades para la participación masiva, a nivel mundial, ya que permiten un entendimiento y un apoyo más amplio sobre los cambios necesarios en los medios y los estilos de vida para reducir los daños por el caos climático.

Las “huelgas globales por el clima” coorganizadas por el grupo de acción climática 350.org no han incluido huelgas laborales reales, organizadas por sindicatos en disputa con sus empresas. En su lugar, han supuesto que jóvenes faltaran a clase, con algunas manifestaciones de adultos apoyándoles, a veces animadas por los sindicatos y permitidas por la patronal.

La siguiente reflexión sobre las huelgas para la “seguridad climática” describe una estrategia diferente, en la que los adultos muestran mucha más solidaridad con los jóvenes manifestantes por el clima, desafiando a la patronal a adoptar políticas que den significado a la noción de una emergencia climática. Esto implicará que los empresarios hagan recortes de emisiones de carbono, que hagan que la reducción y que la adaptación a alteraciones sea el principio organizativo central de sus empresas. Dichos retos a las empresas necesitan ser reales, que sean respaldados por los procesos de negociación de los sindicatos y por la amenaza de huelgas lícitamente organizadas. La reciente evolución del concepto de Seguridad y Salud Laboral para incluir los riesgos climáticos ofrece un contexto para este liderazgo sindical y para estas medidas. En última instancia esas acciones podrían permitir incorporar una agenda transformadora en las agendas políticas convencionales.

Un funcionario de alto rango de la Organización Internacional del Trabajo de la ONU y un eminente académico británico en relaciones industriales han revisado elementos de esta propuesta. Comparto la reflexión sin pulir, para sacarla “fuera” y que sea debatida por personas con más tiempo, más energía, más medios y más talento que yo para hacerlo realidad. En particular, espero que las personas con labores de liderazgo estratégico en movimientos activistas por el clima, sindicalistas con preocupaciones climáticas, y abogados activistas, lean esta propuesta hasta el final y decidan explorarla con más profundidad.

Explico la idea a través de un conjunto de propuestas. Cada una de ellas se podría elaborar y referenciar mejor, pero eso no es importante ahora, porque deseo transmitir estas ideas lo antes posible a personas que ya saben algo sobre estos temas. He numerado los párrafos para facilitar las referencias en debates futuros.

***

Huelgas por la seguridad climática. Razones y primeros pasos.

1. Necesitamos un cambio transformador de la sociedad y de la economía en su totalidad para tomar medidas serias con el objetivo de reducir la velocidad y los daños del caos climático, además de para tener  una mejor oportunidad de evitar la extinción humana a corto plazo.

2. Los argumentos a favor de derrocar gobiernos, crear alianzas con la élites, o imponer cambios para recortar las emisiones de carbono, sin unos cambios importantes en la distribución de la riqueza para compartir la carga (y legitimar los cambios difíciles), pronto podrían considerarse como respuestas apresuradas al pánico personal por el caos climático.

3. Para hacer un esfuerzo serio hacia un cambio transformador podemos intentar posibilitar coaliciones entre clases económicas, en todos los países, que combinen la experiencia y la preocupación por el clima con la experiencia y la preocupación por la justicia social.

4. Podemos invitar a la gente a pasar de un sentimiento de vulnerabilidad personal hacia una necesidad de solidaridad con otros y luego hacia un deseo de liberación del sistema actual que nos fuerza a destruir nuestro futuro para “arreglárnoslas” en el presente. La vulnerabilidad personal surge cuando la gente comienza a darse cuenta de la fragilidad ante los impactos climáticos de los sistemas de los que depende en su vida diaria. La solidaridad surge cuando la gente se da cuenta de que las reacciones defensivas individuales empeoraran las cosas y de que buscan el cuidado mutuo cuando se enfrentan a una crisis. Un deseo de liberación puede surgir cuando la gente llegue a ver cómo nuestro sistema cultural y económico nos ha enseñado, y nos ha conducido hacía, una competitividad destructiva y a tener dificultades.

5. La mayor parte de la gente trabaja para organizaciones. En sus puestos de trabajo es donde se relacionan entre ellos y organizan recursos dentro de la sociedad, esto incluye dirigir presupuestos y recursos que no tienen personalmente. Las organizaciones influencian a los gobiernos. Las organizaciones influencian y están siendo influenciadas por el clima.

6. Las organizaciones tienen el deber de cuidar de sus empleados, también en el área de Seguridad y Salud Laboral. Cada vez más, esta se considera que se puede ampliar más allá del puesto de trabajo a un rango de lugares desde los que trabaja el empleado o los que atraviesa para ir al trabajo. Recientemente, se está considerando al cambio climático como un tema de seguridad y salud laboral , tanto en el puesto de trabajo como en términos más generales. Esto plantea la cuestión de cuál es la obligación de cuidar de las empresas a medida que crece la realidad de las alteraciones del cambio climático, algo que podemos llamar “seguridad climática”

7. Los sindicatos son una red global crucial de personas que entienden aspectos como vulnerabilidad, solidaridad y liberación. Los sindicatos han trabajado en temas medioambientales, de forma limitada, pero han hecho mucho en el área seguridad y salud. Aunque su existencia está restringida en algunos países, especialmente China, son una influencia en la mayor parte del mundo.

8. Mientras que las respuestas de la patronal al cambio climático son bienvenidas, el contenido de sus declaraciones sobre la emergencia climática plantean cuestiones sobre si realmente la están tratando como una “emergencia.” Por ejemplo, cuando uno evacua un edificio en llamas no se para a recoger certificados de depósitos o acciones. Cuando la patronal declara emergencias (esto incluye universidades, administraciones locales y el sector privado) no han estado poniendo al clima como una prioridad junto con, y menos por encima de, el crecimiento organizativo o (para el sector privado) los beneficios. La mayoría no han incluido la adaptación a los daños que se están dando debido al cambio climático. No han establecido requisitos de actuación para los altos ejecutivos. Normalmente crean un nuevo objetivo de neutralidad de carbono, una línea presupuestaria, un proceso de consulta y el compromiso de informar. Aunque bienvenidos, como tales, no son medidas de emergencia y pueden aislar el tema de estrategias principales y asuntos financieros. Los sindicatos podrían desarrollar agendas más apropiadas para las empresas sobre políticas de seguridad climática que respondan a la naturaleza de la emergencia, para representar los verdaderos intereses de sus miembros en el área de seguridad y salud frente a la vulnerabilidad por el caos climático.

9. Como parte de las negociaciones de las condiciones de los empleados, las distintas ramas sindicales podrían pedir a sus empresas que declaren una emergencia climática que implique planes creíbles para intentar mejorar la seguridad climática de los empleados. La Oficina Internacional del Trabajo de la ONU aconseja promover “la inclusión de provisiones medioambientales especificas a través de convenios colectivos en todos los niveles…que incluyan, pero que no estén limitadas, a la reducción de emisiones” (en la sección 18d ). Además, la principal organización mundial del movimiento laboral, la Confederación Sindical Internacional ha hecho un llamamiento a la patronal para que asuman más responsabilidades sobre el cambio climático. Han demandado a las empresas “puestos de trabajo a prueba del clima” y que los sindicatos se impliquen en el activismo y la presión política contra el cambio climático, que incluyan considerar hacer huelgas y otras formas de compromiso con los jóvenes huelguistas climáticos.

10. Las políticas de emergencia climática de la patronal que pueden apoyar un cambio transformador y que los sindicatos pueden demandar en sus negociaciones, podrían incluir las siguientes áreas: Operaciones para conseguir emisiones netas de carbono cero, cambiar las inversiones a un portafolio de carbono cero, transformar productos y servicios para responder a la crisis, apoyar a los empleados para reducir riesgos en sus medios de vida y su seguridad futuras, alinear toda la influencia política directa e indirecta con acciones gubernamentales significativas para recortar emisiones, reducciones (drawdown) y para la adaptación. Ninguna de esas áreas es ajena al sector corporativo, y podría ser reflejo de unas buenas prácticas. Sin embargo, los sindicatos podrían demandar que estas áreas tengan una prioridad más alta que el crecimiento del negocio o la maximización de beneficios y que se conviertan en un criterio clave para la evaluación del director ejecutivo por parte del consejo.

11. El derecho de los sindicatos a cuestionar a la patronal y a ir a la huelga si no se satisfacen sus demandas es diferente en distintas partes del mundo, y generalmente están limitadas a disputas directas con sus empresas y a sus sueldos o condiciones. Las acciones de apoyo a otros trabajadores en otras organizaciones no es ilegal en muchos países, al no ser disputas comerciales con su propio empresario. Sin embargo, un sindicato puede recibir asesoramiento de una organización de coordinación para ayudarle a considerar demandar medidas particulares a la empresa como parte de su negociación. Puede entonces elegir que sus miembros voten por la huelga, si la respuesta de la empresa no se considera suficiente. Dicha votación puede darse de una manera que implique que un sindicato pueda considerar ir a la huelga el mismo día que otros sindicatos. Quizá a nivel mundial.

12. Inicialmente es el sindicato quien elige qué es un asunto de condiciones laborales, y si no es satisfecho, sus miembros pueden votan por la huelga. Por esto, si un sindicato reconoce que el clima es un asunto de seguridad y salud laboral entonces puede actuar bajo esa perspectiva. Sin embargo, la empresa podría objetar la opinión de los sindicatos de que la seguridad climática sea una cuestión de relaciones laborales y llevar el tema a un tribunal laboral o a un tribunal superior para obtener un requerimiento e intentar probar que el sindicato estaba actuando de manera ilegal. Los sindicatos necesitarían alegar que en estos momentos esta es una cuestión clave para las condiciones laborales, debido a la creciente vulnerabilidad a la que se enfrentan los trabajadores debido a los efectos del cambio climático, tanto ahora como en el futuro. Cada vez hay más investigaciones acreditadas que apoyan esta perspectiva, especialmente en algunos sectores y regiones. En particular, la mayor autoridad en relaciones laborales, la Organización Internacional del Trabajo de la ONU, informa que el clima es un asunto grave para el ámbito laboral. Además, desafortunadamente, los impactos del cambio climático empeoraran, y por ello estos argumentos sobre la seguridad climática podrían ser más fáciles de demostrar.

13. Los niños y los jóvenes que se ausentan de la escuela, a menudo sin permiso, han puesto de manifiesto que algunos de ellos ven su activismo por el clima como algo más importante que su propia obediencia y su progreso por no faltar a clase. Esto ha inspirado a adultos y ha desencadenado debates sobre lo qué los adultos pueden hacer para solidarizarse con ellos.

14. En 2019 los jóvenes manifestantes pidieron a los adultos que se unieran a ellos en una “huelga global por el clima”. Una huelga laboral se produce cuando los trabajadores no acuden a su puesto de trabajo sin permiso de la empresa, como parte de un conflicto laboral. La lista de acciones que apoyaron la “huelga global por el clima” indica que no hubo ni una huelga sindical que apoyó la huelga. En su lugar, algunos sindicatos apoyaron las manifestaciones, y en muchos casos la empresa “permitió a los trabajadores hacer huelga”, lo que significa que no era realmente una huelga. En muchas ocasiones, los sindicatos pidieron a las empresas que permitiesen a sus empleados realizar acciones simbólicas en apoyo a los jóvenes activistas. Por eso, estas acciones no implicaron que los sindicatos desarrollasen sus propios requerimientos a las empresas sobre seguridad medioambiental o climática, tampoco que les presionasen para su adopción. Algunos miembros individuales de sindicatos individuales han demandado una huelga real, pero esto no se ha trasladado a una votación por una huelga propiamente dicha.

15. Las recomendaciones actuales a adultos y jóvenes sobre huelgas laborales potenciales son insuficientes y se corre el riesgo de desinformar a los jóvenes activistas sobre lo que requiere una huelga real y qué puede conseguir. El grupo de acción climática 350.org está vinculado a Fridays for Future y a otros como un núcleo para la “huelga global por el clima.” El grupo ofrece principios para participar en las huelgas climáticas dirigidas por los jóvenes, que están dirigidas a organizaciones no gubernamentales, no a sindicatos. Su guía para las personas que quieren organizar una huelga no ofrece orientación para organizar una huelga real. Por ejemplo, dice a los activistas “una vez que tu empresa ha accedido a apoyar que los empleados participen” entonces se pueden seguir los pasos siguientes. Esta información podría ser actualizada para ofrecer asesoramiento sobre las razones y los métodos para convocar huelgas laborales reales, al mismo tiempo, son importantes las fuentes alternativas de asesoramiento y de coordinación sindicales. Si eso no sucede, utilizar el lenguaje de las huelgas laborales sin tener intención de tenerlas en consideración puede derivar en afirmaciones de que se está engañando a los jóvenes y a conflictos con el movimiento sindical.

16. Actualmente, la respuesta de los adultos no ha igualado el auto sacrificio de los jóvenes. La Desobediencia Civil No Violenta (NVDA) parece cercana, pero es cuestionable si tiene el mismo impacto en los medios de vida individuales o en el futuro de los participantes que el absentismo escolar. Tampoco es probable que ofrezca un camino para el mismo nivel de participación en masa, mientras que cualquier niño puede considerar boicotear la escuela, NVDA es apropiado solo para algunas personas. Como se describe arriba, la respuesta de los sindicatos ha sido limitada, no ha supuesto huelgas legales en desacuerdo con la patronal después de haber demandado políticas de seguridad climática transformadoras. Las oenegés implicadas todavía no han animado o permitido esta clase de respuesta, en lugar de promover formas de protesta que no han tenido antecedentes de éxito en temas medioambientales. Es hora de que los adultos que apoyan las huelgas juveniles hagan más que apoyarles con palabras o con extras opcionales a sus vidas normales. La solidaridad real implica hacer sacrificios personales. Por eso, es hora de explorar los medios para permitir huelgas por la seguridad climática por todo el mundo.

17. Sería provechoso que bufetes o colegios de abogados establecidos en cada país del mundo emitan guías sobre la razón por la que la seguridad climática es ahora un tema de responsabilidad de la patronal. Eso debería incluir cómo está evolucionando la naturaleza de esta responsabilidad pero es posible que se centre en la adaptación a los riesgos cada vez mayores para la seguridad y la salud de los empleados, tanto como en las emisiones de carbono y la reducción (drawdown). Esta guía puede usarse para informar a los jueces que puedan servir en los tribunales futuros, y en UK a los Lores, para que puedan entender las últimas novedades, tanto sobre el cambio climático como sus implicaciones en el área de seguridad y salud. Un tema particular para la investigación y la opinión legal podría ser la influencia política. La obligación de cuidar de la seguridad climática no puede llevarse a cabo solamente a través de prácticas laborales, y requiere la acción de los gobiernos, así que, puede ser que la forma en la que la empresa influya directa e indirectamente las acciones significativas de los gobiernos se convierta ahora en un asunto de relaciones laborales.

18. Será provechoso el debate de estas ideas con jóvenes líderes dentro del movimiento de huelgas por el clima, para que pueda quedar claro el porqué y el cómo los adultos pueden explorar unirse a ellos en huelgas para la seguridad climática, y como las ideas y las acciones actuales se quedan cortas. Esto es urgente, ya que algunas élites, a menudo bien intencionadas, están intentando apropiarse de los jóvenes activistas y distraerlos de una historia de décadas y siglos en los que la gente luchó para responsabilizar a aquellos en el poder. En su lugar, dicen que las viejas generaciones no han hecho lo suficiente por las nuevas generaciones. Ese marco intergeneracional también pasa por alto cómo hoy los adolescentes occidentales tienen una huella de carbono bastante más alta que la de un ciudadano medio de cualquier edad en África o India. En su lugar, se necesitan estrategias para producir un cambio generalizado que impliquen aprendizaje y cooperación intergeneracional entre aquellos que estén preparados para asumir riesgos para crear un cambio transformador.

19. Será provechoso un acercamiento de grupos activistas como Extinction Rebellion, Sunrise Movement, Greenpeace, y Fridays for Future, con los sindicatos, demandando que sean ellos quienes tomen la iniciativa para definir como deberían ser las políticas y las acciones empresariales sobre la emergencia climática. Puede que se necesite continuar haciendo dichas demandas con alguna acción directa lúdica.

20. Será provechoso organizar una variedad de estrategias de comunicación y de trabajo para crear concienciación, inicialmente entre los activistas climáticos, de la necesidad y los procesos para promover las políticas de seguridad climática en las empresas, como parte de un trabajo más amplio para la transformación social. Eso puede incluir artículos dirigidos a progresistas con un mensaje del estilo: “Dirigir tu indignación hacia hombres estúpidos no ayuda en nada a Greta: ¿No es hora de que organices una huelga?”

21. Durante los días que faltan a la escuela mientras se manifiestan, se podría apoyar a los niños y a los jóvenes a que aprendan lo que les ayudará en un mundo abrumado por el clima. Su currículo actual espera que la economía mundial vigente continúe, como si el cambio climático no fuese a perjudicarle. Se podrían enseñar una serie de habilidades sociales y profesionales para que estén mejor preparados para los peligros futuros. Algunos de los que hagan huelga en su trabajo podrían respaldar este aprendizaje. Otros adultos que hagan huelga podrían ocuparse de actividades adaptativas y regenerativas en sus comunidades locales durante los días que estén de huelga. Dichas actividades se podrían respaldar y coordinar con programas relevantes de oenegés.

22. Será provechosa una financiación importante (esto es, millones de dólares) para una iniciativa global para incentivar a las partes constituyentes de esta acción. Esto incluye el establecimiento más amplio del concepto de seguridad climática como responsabilidad de las empresas entre la profesión pública y legal, superar a los jóvenes huelguistas en este tema, la influencia de los sindicatos para demandar políticas solidas sobre seguridad climática, asesoramiento técnico a activistas y sindicalistas sobre los procesos para demandarlo, apoyo financiero para los huelguistas en caso de que las empresas retrasen el pago de sus nóminas, apoyo legal a sindicatos cuando les lleven a los tribunales por huelgas ilegales por la seguridad climática o si las empresas intentan represalias contra sus empleados, comunicaciones públicas de los juicios y sus decisiones, educación y comunicación pública sobre la conexión a unas agendas más amplias de solidaridad y liberación a las que invita el caos climático.

23. El éxito de estas acciones no estará en unas pocas empresas que adopten una política climática de emergencia relevante según demande un sindicato. No estará en unos pocos sindicatos cuyos miembros voten por la huelga y eligiendo hacerlo en un día especifico de “huelga global por el clima”. No estará en aplacar la culpa de adultos que no han mostrado antes una solidaridad real con los niños manifestantes. El éxito de estas acciones podría ser triple. Primero, ayudando a establecer colaboración entre activistas medioambientales, sindicatos y algunas empresas sobre la emergencia climática. Segundo, estableciendo narrativas representativas que muestren que podemos cambiar de la vulnerabilidad a la solidaridad y a la liberación a medida que nos enfrentemos a una ansiedad y unos trastornos climáticos crecientes, algo que podría ayudar a las sociedades a prepararse para una “adaptación profunda” a un futuro muy difícil. Tercero, al captar algunas empresas para que alineen su influencia política con su responsabilidad hacia sus trabajadores sobre seguridad climática, y por lo tanto apoyen una mayor acción gubernamental.

24. Dado el fracaso de los intentos reformistas durante las pasadas décadas para frenar las emisiones de carbono, no alinear el discurso y las acciones hacia una transformación real del sistema económico actual sería contraproducente. Por ello, si los activistas climáticos y los profesionales siguen usando los términos “emergencia” y “huelga” de manera que no es coherente con su verdadero significado, estarán minando las posibilidades para una transformación. Si se cuestiona esta propuesta como “demasiado política” o “demasiado divisoria” o “demasiado izquierdista”, entonces se podría estar promulgado una ideología de capitalismo neoliberal que ignora los siglos de evidencia de los logros de organizarse contra el poder de turno. Si usar terminología radical para unas estrategias reformistas que realmente no desafían al poder, se puede estar extendiendo la negación implicativa que ha aquejado al movimiento medioambiental durante las últimas décadas (algo que expliqué en mi documento de Adaptación Profunda). 

Fuente: https://jembendell.com/2020/02/03/striking/#like-1833

Fuente de la traducción: Rebelion.org

Traducido por Eva Calleja

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More