Huelga en Italia de los trabajadores del transporte público

Una de las razones del paro general fueron “las políticas económicas del Gobierno de Matteo Renzi, dictadas por la Unión Europea”, justificaron los sindicatos a través de un comunicado.

Sindicatos italianos realizaron este viernes una huelga general en los servicios de transporte público para rechazar las políticas neoliberales del Gobierno del primer ministro Matteo Renzi, alineadas con la Unión Europea (UE).

Roma vivió una jornada de lucha que paralizó el transporte. El 90% de los trabajadores y trabajadoras del transporte público de la ciudad secundó la huelga de 24 horas: metro, autobuses, tranvías y trenes quedaron paralizados. Los pitidos de coches y la congestión del tráfico fueron constantes y generalizados. Y no sólo eso. El paro también afectó a otras ciudades italianas. En la región de la Campania -cuya capital es Nápoles-, el servicio ferroviario quedó completamente detenido, ya que el 80% del personal secundó la huelga. En Turín, el 67% de los empleados del transporte local tampoco trabajaron. Y en Milán, el servicio se mantuvo sin grandes incidencias, excepto las interrupciones provocadas por la manifestación de protesta que recorrió el centro de la ciudad.

En casi todos los aeropuertos italianos, se suspendieron vuelos o se produjeron retrasos. Y el puerto de Nola, en la provincia de Nápoles y punto logístico estratégico para todo el sur de Italia, quedó bloqueado desde las seis de la mañana. Piquetes formados por empleados de la empresa Almaviva y trabajadores despedidos de Fiat impidieron la circulación de mercancías.

La huelga fue convocada por los sindicatos Usb, Unicobas, Si Cobas, Adl y Cub Trasporto Lazio, entre otros, casi in extremis: a última hora del jueves, pocas horas antes de que el primer ministro italiano viajara a Bruselas para participar en el Consejo Europeo. De hecho, una de las razones del paro general fueron “las políticas económicas del Gobierno de Matteo Renzi, dictadas por la Unión Europea”, justificaron los sindicatos a través de un comunicado. Pero también había otras. Los sindicatos también quisieron expresar así su oposición a la reforma educativa llevada a cabo por el Partido Demócrata, y al sistema de pensiones regulado por la ley Fornero, aprobada hace años y que se esperaba que Renzi derogara y aún no lo ha hecho. Dicha ley retrasa las jubilaciones.

Asimismo, con la huelga, los convocantes muestran su defensa a la Carta Magna actual y su “no” al referéndum previsto para el próximo 4 de diciembre para aprobar una reforma de la Constitución. En definitiva, la huelga concentró tal popurrí de demandas, que demuestra un hartazgo general a las políticas del Gobierno. Un gran “¡basta!”. Este sábado seguirán las movilizaciones: se ha convocado una manifestación en la capital italiana con el lema “No a Renzi”: no a su referéndum, ni a sus políticas de Gobierno. Y sí a más trabajo y a políticas sociales.

En Italia el desempleo supera la media de la Unión Europea con una tasa de desocupación de 11,4%. Las mujeres registran la tercera tasa más baja de participación laboral, con un 51%.

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS