Huele a cal viva: Sánchez defiende “el legado” de Felipe González

Publicidad

Además de la corrupción de la monarquía, aparecen los papeles que prueban la relación de Felipe González con el terrorismo de Estado de los GAL. Ambas investigaciones han sido vetadas por PP, VOX y PSOE, mientras Sánchez defiende “el legado” de González como “uno de los grandes modernizadores de la historia democrática».

Ya el martes pasado la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, defendió la trayectoria de González ante la aparición de los papeles de la CIA que indican su visto bueno al terrorismo de Estado de los GAL y eludió respuestas claras sobre los nuevos casos de corrupción de la monarquía. Esa es la respuesta del Gobierno tras el veto del PSOE a las comisiones de investigación sobre la implicación de González en los GAL y la corrupción real.

Ahora le toca refrendar esa postura a Sánchez, que respecto a las pruebas de la aprobación de González al terrorismo de estado declaró: «Cuatro elecciones ganadas, casi 14 años de gobierno, modernización del sistema de salud, de pensiones, integración de España en Europa. Este es el legado de Felipe González, uno de los grandes modernizadores de la historia democrática». Tras vetar la otra investigación, relacionada con la monarquía, declaró que “aquí no hay impunidad, la justicia trabaja sin interferencias”. El chiste se cuenta sólo.

Respecto al veto del PSOE a estas investigaciones junto con PP y VOX, la no participación de Unidas Podemos en el veto ha causado malestar en las filas socialistas a pesar de ser socios de gobierno. Sin embargo, a pesar del olor a “cloaca del estado” de este veto, Unidas Podemos se defiende de las acusaciones del PSOE de disensión, reivindicando su lealtad.

Así, la decisión original de Unidas Podemos de sumarse al veto afirmando que “todo el mundo sabe lo que pasó”, fue repensada tras las declaraciones de rechazo de familiares de víctimas del GAL y la formación morada finalmente decidió no mancharse las manos hasta tal punto y observar el veto desde fuera.

“González ha aprobado la formación de un grupo de mercenarios, controlado por el Ejército, para combatir por fuera de la ley” Así lo recogía un informe de la CIA del 19 de enero de 1984. Esta es la estrella del documento desclasificado que ha reavivado el interés por lo que el Régimen del 78 llevaba décadas intentando ocultar sin mucho éxito.

Las operaciones del GAL comenzaron tres meses antes de la redacción de este informe, con el secuestro y ejecución de Lasa y Zabala, aunque en enero de 1984 todavía no era público ni su asesinato, ni la existencia del GAL. Sin embargo, la CIA ya estaba al corriente, no sólo de la creación de este cuerpo parapolicial, sino de los anteriormente utilizados por la “joven democracia española”, como Anti Terrorismo ETA (ATE), la Alianza Apostólica Anticomunista (Triple A) o el Batallón Vasco Español.

Sánchez ya justificaba el terrorismo de estado cuando se destapaba el asunto. Recientemente acaba de renovar su compromiso. Mientras, Iglesias pasaba de denunciar la responsabilidad del PSOE en la creación del GAL, calificándolo como el “partido de la cal viva”, a convertirlo en su socio de gobierno. Mientras tanto, el “Gobierno más progresista de la historia” sigue vigilado por Felipe González desde el yate en el tiempo libre que le dejan los consejos de administración de las grandes eléctricas.

Respecto a la monarquía, cada día, como si de una tradición se tratara, un nuevo caso de corrupción salpica a la figura de Juan Carlos I, Felipe VI y a la familia real de conjunto. Por supuesto siempre acompañados de los apellidos más “nobles” del empresariado español.

¿Qué implicaciones podría tener esto? Mientras continúa la batalla de “tirones de la manta” entre la revelación de las millonarias comisiones cobradas por la monarquía y la publicación de los papeles de la CIA, no parece cercano algún intento de juicio serio ni al expresidente ni al rey emérito. El Gobierno, la justicia y la prensa a coro continúan en modo “circulen, aquí no ha pasado nada”, toda una tradición del Régimen del 78’ cuando el olor de las cloacas es demasiado fuerte.

La impunidad en el Régimen del 78 no es solo para los crímenes de la dictadura. Es todo un sistema instituido del que se benefician gran parte de las “vacas sagradas” e instituciones del Régimen. Por eso el Rey Emérito de va de rositas a República Dominicana -donde también tiene casa Felipe por cierto-, los crímenes del GAL siguen impunes, como múltiples casos de torturas y muertes bajo custodia policial y mil y una corruptelas de todos los partidos del régimen.

 

Fuente

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More