Horror vacui: Inundación mediática y salas vacías ( + videos)

Horror vacui es una frase latina que se utiliza en la crítica de arte cuando se quiere hacer referencia al intento de enmascarar un espacio vacío. En latín significa literalmente “miedo al vacío” y la he recordado a propósito de un testimonio de primera mano acerca del poder de convocatoria de la&nbsp señora Yoani Sánchez, quien acaba de ser incluida por la revista Foreing policy entre los 100 pensadores más influyentes del mundo.

Esta entrevista que realizamos a José Manzaneda, quien cubrió para Cubainformación una muy promocionada videoconferencia con Yoani Sánchez en la sala BBK de la ciudad de Bilbao, nos permite acercanos a la influencia real de esta persona que según una encuesta realizada por la representación diplomática de Estados Unidos en La Habana sólo es conocida por el 2% de los cubanos.&nbsp &nbsp Manzaneda relata que apenas 20 personas&nbsp -casi la mitad de ellas miembros de organizaciones de solidaridad con Cuba- se encontraban en un vacío lunetario de 600 butacas para escuchar a la influyente pensadora después de una semana de insistentes anuncios en periódicos y emisoras de la ciudad.

Así que ya sabe, cuando usted vea a Yoani Sánchez anunciar alegremente en la red social Twitter o en su muy promocionado blog, “haré una videoconferencia” en tal o más cual lugar, se trata de horror vacui, ese relleno que busca enmascararnos el vacío que sus promotores no logran evitar a pesar a pesar del trato privilegiado que le dan los medios de comunicación como Foreing policy.

Ver a continuación video en la sala BBK de Bilbao&nbsp y video con el testimonio de José Manzaneda

Artículos relacionados:

  • El viejo retablo, con nuevas marionetas, sigue sin gente en la platea ( +&nbsp videos)
  • Oportunistas el 80% de los cubanos, según Yoani&nbsp Sánchez
  • Tuiteros de EE.UU. en Cuba escriben mal y mienten peor&nbsp (video)
  • Wikileaks salpica a la Casa Blanca al publicar la “entrevista” que Obama respondió en La&nbsp Habana
  • NOTICIAS ANTICAPITALISTAS