Honduras. Policía intenta detener caravana migratoria antes de cruzar Guatemala, pero la mayoría continúa rumbo al norte

Pobres deteniendo pobres sin éxito, por orden de Washington

67 migrantes hondureños fueron detenidos por la policía militar de Guatemala en la frontera de ambos países centroamericanos.

La segunda caravana de pobres de 2020 partió desde San pedro de Sula, hace un par de días. Primero fueron detenidos por policías antidisturbios de Honduras. Según las autoridades, se les exigió una prueba negativa de la Covid-19 y un pasaporte para poder ingresar a Guatemala. Sin embargo, una buena cantidad de personas entró a Guatemala por otros pasos. El objetivo de los migrantes es llegar a Estados Unidos.

En esta ocasión, la migración fue intensificada por los desastres y muertes que provocaron los huracanes en el país hondureño.

Entre la pobreza estructural, la crisis sanitaria de la Covid y los efectos de los temporales que dejaron a más de 3, 5 millones de personas sin nada y, con suerte, durmiendo en albergues, se suma la dictadura de Juan Hernández del ultra derechista Partido Nacional, involucrado en millonarios casos de corrupción, narcotráfico y represión contra cualquier tipo de disidencia social y política.

Por su parte, Guatemala sufre una crisis institucional, sanitaria, social, económica y política de proporciones, debido a las movilizaciones populares que desde el 21 de noviembre exigen la renuncia de todo el Ejecutivo y Legislativo.

Tanto Honduras, como Guatemala, cuentan con gobiernos de extrema derecha, representantes de unas oligarquías, antisociales y corruptas. Igualmente, ambos gobiernos son meros satélites de los intereses de Washington. Entre las órdenes de Estados Unidos se encuentra, precisamente, impedir las migraciones a su interior. Al respecto, quienes logran atravesar Guatemala, deben recorrer México, que, a su vez, también tiene «convenios» en contra de la migración a territorio estadounidense.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS