Publicado en: 8 febrero, 2018

Honduras. No va ley Mordaza a redes, causa demandas a telefonía privada

Por El Libertador

El presidente del Cohep afirmó que la libertad de expresión es el bien más preciado que tiene la población hondureña, por lo tanto está “completamente en contra” de la iniciativa de ley que se discutirá en el Poder Legislativo.

Imponer sanciones a las redes sociales como desea el gobierno de Honduras, esencialmente, conlleva sanciones a empresas multinacionales de telecomunicaciones, propietarias de Internet y de las redes sociales, algo no tan fácil, porque la ética de esos negocios y los derechos humanos de sus consumidores están regidos y protegidos por normativas de comercio global.

Ese contexto de potenciales demandas contra las telefónicas privadas le explicó al gobierno Tavel Otero, presidente de la junta directiva Tigo Honduras, o sea, Otero es ejecutivo en el país de Millicom International Cellular, S.A. (NYSE: MICC), operador cuasi global de telefonía móvil que opera comercialmente bajo la marca Tigo, con presencia en América y África.

“La ley no es necesaria, pese a que todas personas están expuestas a los comentarios que surgen en la redes sociales”, recomienda Luis Larach, casi diciéndole que es mejor la tolerancia que enfrentar la cólera de las multinacionales de las telecomunicaciones, NYSE (Tigo) y América Móvil (Claro) de Carlos Slim.

Si se analiza las normas y castigos que rigen el comercio global, no extraña para nada que este día el presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Luis Larach, haya dicho que está en contra de la propuesta de Ley para regular el odio y la discriminación en las redes sociales.

Esta iniciativa, que desde su presentación ha causado revuelo entre varios sectores de la población, continuó en discusión este miércoles en el congreso Nacional, sin embargo, los entendidos en el negocio multinacional de las telecomunicaciones están seguros que no pasará de la creación ayer de la Comisión Nacional de Ciberseguridad que ya creó el Partido Nacional.

El presidente del Cohep afirmó que la libertad de expresión es el bien más preciado que tiene la población hondureña, por lo tanto está “completamente en contra” de la iniciativa de ley que se discutirá en el Poder Legislativo.

Pero no sólo se trata que Luis Larach se oponga a la propuesta del gobierno de Juan Hernández que busca se regulen los mensajes de odio y discriminación en internet, especialmente cuando a través de las redes sociales la población muestra su desencanto con el fraude electoral, rechaza la reelección presidencial y ante el agobio económico y ausencia de desarrollo de país exige cambio de modelo y de gobierno.

El asunto va más allá. Imponer sanciones a las redes sociales como desea el gobierno de Honduras, esencialmente, conlleva sanciones a empresas multinacionales de telecomunicaciones, propietarias de Internet y de las redes sociales, algo no tan fácil, porque la ética de esos negocios y los derechos humanos de sus consumidores están regidos y protegidos por normativas internacionales de comercio, una realidad digital moderna y con más poder financiero que cualquier gobierno de la tierra.

Un alto empresario confió a EL LIBERTADOR, que ese contexto de potenciales demandas contra las telefónicas privadas se le explicó al gobierno. El primero en exponer los riesgos fue Tavel Otero, presidente de la junta directiva Tigo Honduras, o sea, Otero es ejecutivo en el país de Millicom International Cellular, S.A. (NYSE: MICC), operador cuasi global de telefonía móvil que opera comercialmente bajo la marca Tigo, con presencia en América y África.

Millicom International Cellular, S.A. (NYSE: MICC) es un operador de telefonía móvil que opera comercialmente bajo la marca Tigo, con presencia en América y África. Con oficinas centrales en Luxemburgo, la compañía provee de servicios móviles, Televisión y de internet en más de 17 países. Tigo dirige desde Miami la mayor parte de las operaciones en Latinoamérica.

Tigo fue lanzado en Honduras en agosto de 2004, como parte de un proceso de integración de la marca nacional CELTEL con las internacionales, siendo el mayor operador de telefonía móvil del país. Tigo compite con el operador regional Claro de América Móvil y Digicel con servicios sobre redes AMPS/CDMA y GSM/GPRS, en 800 y 850 MHz respectivamente. El 28/08/2008 Tigo lanzó comercialmente el servicio de 3G con UMTS/HSDPA en 850 MHz. En enero del 2012 Tigo lanzó su red 4G con tecnología basada en HSPA+ en 850 MHz iniciando en la ciudad de Tegucigalpa siendo ellos los primeros en introducir esta tecnología.

En tanto Claro, es una marca de servicios de comunicaciones latinoamericano, propiedad de la empresa mexicana América Móvil y que, junto a Telmex, Telcel y Telesites, es controlada por el Grupo Carso, cuyo accionista mayoritario es Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del planeta.

La marca Claro fue lanzada en Honduras y Nicaragua en septiembre de 2006 como un proceso de agrupación de las marcas PCS Digital, Alo y Enitel (Empresa Nicaragüense de Telecomunicaciones) que operaban en la región. Contando en estos países con buena cobertura. Opera redes GSM en bandas de 1900 en Claro Honduras, mientras en Claro Nicaragua opera una red GSM 1900 con cobertura extendida y una UMTS 850 MHz con cobertura en gran parte del país.

.

http://www.web.ellibertador.hn/index.php/noticias/nacionales/2698-no-va-ley-mordaza-a-redes-causa-demandas-a-telefonia-privada

-->
COLABORA CON KAOS