HONDURAS: Indígenas afirman que Ley de Propiedad amenaza sus derechos

La Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh) continúa luchando para que los derechos humanos del pueblo garífuna se respeten, particularmente aquellos relacionados con la Ley de Propiedad. Para ello, la organización entró con un Recurso de Inconstitucionalidad ante la Corte Suprema de Justicia sobre el Capítulo III de la Ley de Propiedad, a causa de las violaciones cometidas contra lo establecido en el artículo seis del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo y el artigo 173 de la Constitución de la República.

Según la Ofraneh, el Capítulo III de la Ley de Propiedad es una amenaza para los pueblos indígenas y negros del país, ya que de acuerdo con el artículo 100 de la mencionada Ley, se permite la disolución de la propiedad comunitaria. Además, la entidad recuerda que el artículo 97 legaliza las usurpaciones sistemáticas que se cometen contra los pueblos indígenas.&nbsp

En septiembre de 2003, la Ofraneh realizó una consulta comunitaria en San Juan Tela, en la que los representantes del Estado hondureño se comprometieron a respetar el Convenio 169. Con el rechazo del anteproyecto por parte de la comunidad, las autoridades estatales presentaron un segundo anteproyecto, que tenía las mismas características destructoras de los usos y costumbres garífunas, sin presentar ninguna protección y respeto por los territorios ancestrales de esos pueblos.&nbsp

En junio de 2004, el Congreso Nacional aprobó una nueva versión de la ley, que según los indígenas, representó una verdadera amenaza para la supervivencia cultural de los pueblos. En 2006, la Ofraneh presentó una petición de revisión ante el Panel de Inspección del Banco Mundial sobre el Proyecto de Administración de Tierras de Honduras (PATH), por diversas violaciones cometidas.&nbsp

El Panel de Inspección emitió un informe en junio de 2007, señalando que el Estado de Honduras había violado el Convenio 169 de la OIT. Sin embargo, la asesora jurídica del Banco afirmó que no existía compromiso alguno por parte de la institución en cumplir con convenio o tratado alguno que no fuesen de naturaleza ambiental.&nbsp

De acuerdo con la Ofraneh, el Banco Mundial con su proyecto PATH viola el Convenio de Diversidad Biológica, dado que en el artículo 8j se habla sobre la importancia del conocimiento tradicional para la conservación de la diversidad biológica, siendo de esta manera fundamental la preservación del manejo comunitario de los territorios.

A causa de la indiferencia del Poder Legislativo, la Ofraneh decidió entrar con el recurso ante la Corte: «Al ser admitido por parte de la Corte Suprema de Justicia el Recurso presentado por nuestra organización, se da la posibilidad de enmendar una violación a la Convención de Viena sobre Tratados (1969) del cual Honduras es signatario,y el cual en su artículo 26, referente al 'Pacta sunt servanda’, es más que específico en su contenido, el que reza ‘Todo tratado en vigor obliga a las partes y debe ser cumplido por ellas de buena fe’».

Traducción: Daniel Barrantes – barrantes.daniel@gmail.com

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS